2.1 Comunicar En Positivo

No es el reparto injusto de los recursos nuestro mayor problema. La mayor escasez no es de recursos, de petróleo, agua potable, ni comida, sino de liderazgo en innovación social y del valor necesario para su aplicación. Comprometidos con la realidad -científica, ética y personal-, la sociedad puede encontrar soluciones a la pobreza, cura y prevención de enfermedades, e inestabilidad emocional que nos afectan.

Y sin embargo, el sistema establecido aborrece la realidad y la combate sin tregua por miedo a perder su hegemonía. Insistimos en gastar nuestros esfuerzos por exigir o suplicar, a aquellos que no desean cambiar el sistema, que lo hagan. La pregunta es ¿por qué no cambiarlo nosotros?.

Nos han convencido de que no podemos cambiar el mundo. Pero realmente ¿no podemos? ¿no queremos? ¿no sabemos?

¿Y si hicieras una lista de adjetivos positivos que definan tu proyecto?

Puedes realizar una lluvia anotando adjetivos buenos, adjetivos malos, adjetivos de personalidad, calificativos positivos sobre tu comportamiento, una descripción o extracto que defina a tu proyecto. Lo puedes hacer tú solo o bien junto a un grupo de personas que también lo conozcan.

Esta infografía de Marktetinandweb te puede dar algunas ideas:

como-usar-adjetivos-positivos

Para EN+ la comunicación positiva es aquella interacción – verbal o no verbal – que implica creación de soluciones a través de la empatía, optimismo y sinergia.

 

Repasemos estos tres términos:

empatía. 1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

Imagen de previsualización de YouTube

sinergia. 1. f. Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.

Imagen de previsualización de YouTube

optimismo. 1. m. Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable.

Imagen de previsualización de YouTube

Este valor nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir. La principal diferencia que existe entre una actitud optimista y su opuesto, el pesimismo, radica en el enfoque con que se aprecian las cosas: enfocarnos en descubrir inconvenientes y dificultades nos provoca apatía y desánimo. El optimismo supone hacer ese mismo esfuerzo para: encontrar soluciones, ventajas y posibilidades.

VERDADES CAMBIADAS

Estamos inmersos dentro de un juego que ensombrece el mundo entero y lo hace entrar en pánico. Un juego al que llaman crisis, pero que en realidad es algo mucho más importante y un punto de partida para algo que está por venir y que ya hemos empezado a construir.

Nunca como hoy, la teoría de las Verdades Cambiadas vienen manipuladas por los sistemas de poder y se propagan a través de los medios de comunicación. Esta teoría consiste en instaurar y propagar como verdadero e inmutable aquello que en realidad tan solo es aparente. Pero que goza de toda lógica y credibilidad para ser considerado como tal. Detrás de cada verdad cambiada existe el interés de quien la propaga.

Pero pese a todo, el mundo avanza sin que sea tan negativo como nos cuentan y  sí nos negamos a creer exclusivamente lo que nos cuenta el sistema y si entendemos que éste nos transmite una verdad cambiada; podemos trabajar para cambiar aquello que sabemos que está mal.

Además, estamos atravesando el umbral de una nueva era en la historia de la comunicación. La prensa, que en su día fue llamada el cuarto poder, ya la consideramos parte del primer poder. Y si levantamos la cabeza y miramos hacia el horizonte, nos daremos cuenta de que si a la comunicación le añadimos la tecnología y la marcamos de nuevos valores, tendremos entre manos un gigantesco y poderoso vehículo que nos acompañe y estimule a lo largo de los cambios que necesitamos.

En estos tiempos vivimos a fondo en la era de la tecnología y de la información. Somos los reyes de la comunicación. Tan solo falta, ahora, que ésta juegue a favor nuestro.

Éste libro pretende ser una pequeña guía que nos ayude a recorrer parte del camino que tenemos por delante. Nunca antes la humanidad había gozado de una oportunidad como la presente para provocar un cambio histórico cuya magnitud jamás ha sido vista. El contexto no nos puede ser más favorable. Tan solo nos falta saber cómo. Y eso es lo que tratamos de buscar con este libro.

Hoy, otro mundo es necesario. Y lo mejor de todo es que es posible.

Contraportada del libro Verdades Cambiadas de Jorge Dobner – Enpositivo.com

El próximo lunes daremos un paso más en la comunicación positiva o lo que lo mismo: la comunicación que nos ayuda crear/diseñar soluciones.

Para el tema de hoy necesitamos que expongáis en los comentarios alguna iniciativa de cambio social que cualquiera de nosotros podríamos realizar y nos expliquéis por qué creéis que la mayor parte de la población no quiere/puede/sabe formar parte de ella.

 

40 comments

  1. mariela rangelova petrova dice:

    GRACIAS EL MATERIAL Y LOS VÍDEOS ESTÁN GENIALES .

  2. Sabela dice:

    Para mi, una de las iniciativas de cambio social más importantes y más fáciles de llevar a cabo es la de tomar conciencia de la importancia de tus actos, de tus compras, de tus comentarios…

    Otra la de conocer la realidad de tu(s) vecino(s). Saber quién vive al otro lado y formar comunidad (que no sólo significa ser amigos o tener la misma opinión)

    Por qué la mayor parte de la población no quiere/puede/sabe formar parte de ella:

    Por comodidad, falta de tiempo, prioridades individualistas…

  3. Stella dice:

    Comparto la campaña de @malasmadres sobre la conciliación.Padres y madres desaparecidos. Mensaje de transformación social, cambio que hay que impulsar!
    https://www.youtube.com/watch?v=mteP2e1Cqkc

    Un abrazo!

  4. Lali dice:

    Hola a tod@s!

    Estoy cansada de escuchar: ¡no vas a cambiar el mundo, no merece la pena!. Gota a gota se hizo el océano, así que todo lo que podamos hacer en nuestro día a día será pieza fundamental en el cambio social que buscamos para un mejor futuro.

    Sin necesidad de plantearnos grandes retos, es necesario que adoptemos actitudes responsables en nuestro día a día.

    Tan fácil como reciclar en casa, dedicar unas horas a la semana a ayudar a los demás, aprender a utilizar un lenguaje no sexista,…TODO ayuda.

    Un saludo!!

  5. Stella García dice:

    Hola! Os comparto una iniciativa de unos emprendedores maravillosos, que se llama Sin Plástico http://www.sinplastico.es Están en mi barrio, en Bilbao. Tienen una tienda online donde se venden productos sin plástico, y un blog donde te ayudan con ideas de como ir cambiando hábitos, para erradicar el plástico de tu día a día.
    Son propuestas muy interesantes. Creo que todas podríamos hacerlo, aunque la mayor parte de la población es reticente a estos cambios, por estar muy instalados en lo conocido, lo que ya se que funciona, y no preocuparme más allá. No terminamos de ver lo que hacemos y nos afecta el uso del plástico para nuestra salud y nuestro entorno. Pero es accesible para todas. Hay que trabajar para sensibilizar y reducir las resistencias. Animo!

  6. marga dice:

    establecer la confianza como punto de partida.confiar, confiar… como… confiando. vivo en una urbanizacion 18 años, nunca he cerrado con llave mi casa, mi balcon abierto , mi coche no se le pueden subir las ventanas… nunca me robaron… a mis vecinos si, bueno miento, una vez vino una niña de 7 años a casa a decirme que he habia quitado un euro de la guantera…

  7. Eva Denche dice:

    Parar y observar mas. Estamos tan acelerados que no nos paramos a observar lo que pasa a nuestro alrededor, esto nos podría ayudar a entendernos mas unos a otros. Y nos dariamos cuenta de lo que nos pasa a todos, que somos iguales y que no deberiamos actuar tanto por separado.

  8. Ana dice:

    Después de leer los comentarios que han ido poniendo me quedo con pocas opciones. Pero quizá si tuviese que decir algo diría que debemos hacer más incapié en esos pequeños gestos de ayudar al resto, buscando una pequeña sonrisa.
    Estuve trabajando mucho tiempo casi en la Puerta del Sol de Madrid y estábamos hartas de ver carteristas. Cuando teníamos un hueco en el trabajo nos poníamos en la puerta del comercio a avisar a la gente que iba con el bolso abierto o algo así. Tenemos que ayudarnos entre nosotras, en esos casos la policía no se movía de su baldosín.

  9. Sol dice:

    La iniciativa que expongo es muyyyy facil, ahí radica su importancia. Creo que deberíamos sonreir más. Sonreir siempre, a conocidos y a desconocidos. Así el ambiente que se crearía todos los días en las calles… sería fantabuloso!!!
    Creo que ya hay mucha gente deseando felicidad con sus sonrisas pero nunca viene mal recordarlo y proponerlo.

  10. Loles dice:

    Pues la iniciativa que yo planteo es que cuando vayamos por la calle seamos más conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor; un poco en el tono del vídeo para ejemplificar la sinergia. Pequeños actos colaborativos que ayuden a los demás y que al mismo tiempo nos hacen sentirnos mejor. Normalmente cuando vamos por la calle, es casi como un automatismo y muchas veces no nos fijamos en lo que acontece a nuestro paso, incluso buscamos distracciones escuchando música o utilizando el móvil. Yo sugiero observar y actuar a pie de calle!

  11. Pepa dice:

    Podriamos empezar con algo tan smple como la cesta de la compra, empezar a comprar productos km0, y ecologicos, libres de pesticidas.
    Aparte de ser mas saludables no engordamos las grandes multinacionales que se dedican a contaminar las tierras y se enriquecen por ello

  12. Inés dice:

    Creo que algo en lo que toda la ciudadanía puede participar diariamente e influir en el cambio, es el simple hecho de comprar. Como consumidores que somos (el autoabastecimiento total es a día de hoy aún complicado) tenemos realmente fuerza para exigir una ética y una transparencia en la producción y distribución de los productos que compramos. Sin embargo, nos resulta más fácil mirar para otro lado o poner excusas, que ejercer ese pequeño pulso que produciría tantos cambios a nivel económico, social, ambiental…

  13. Ana B. Pardo dice:

    Este último año y especialmente este último mes he encontrado cientos de noticias sobre la presencia de plásticos en el mar y su impacto en la fauna marina. Es habitual encontrar fotos casi a diario en las redes sociales, en periódicos, blogs, … de aves que mueren por haber ingerido plásticos, tortugas, peces… etc. El estado del mar en este momento es dramático, y todo el mundo comparte esa información, se alarma de manera exagerada, pero no acaban de ver que esa bolsa de plástico que están utilizando cuando salen del supermercado tiene mucho que ver con el estado en el que se encuentran los océanos. La gente tiende a ver los problemas globales como algo que no va con ellos, lo ven algo muy lejano, cuando realmente no es así. Y no es nada fácil hacerles ver lo contrario…

  14. Dani dice:

    Muchos oímos que los productos de ropa, deporte o tecnología son fabricados en el continente asiático, aprovechando una mano de obra mucho más barata. Sabemos que muchas empresas fabrican sus productos haciendo uso de la explotación infantil. Otras expolian a África el coltán para la fabricación de móviles,tablets, ordenadores… Pero somos incapaces de concienciarnos de que si dejamos de comprar los productos que nos ofrecen estas empresas o buscamos otros alternativos podemos tener una gran repercusión como consumidores que somos.

  15. Núria dice:

    En el ayuntamiento en el que trabajo tenemos un proyecto que se llama “Servicio Buenos Dias”. Este servicio ofrece a personas mayores de 65 años que viven solos recibir una llamada de buenos dias por parte de personas voluntarias. Las personas voluntarias vienen a realizar las llamadas des de un espacio del ayuntamiento que se les ha habilitado. De estas llamadas han nacido relaciones muy bonitas entre personas voluntarias y usuarios. El proyecto funciona pero a menudo se hace difícil encontrar nuevas personas voluntarias que quieren participar.

    En general la participación y el apoderamiento por parte de la ciudadania cuesta y cuando la llamada viene dada por la administración, a menudo, cuesta más.

    Saludos

  16. Marta dice:

    Existen pequeños gestos que ayudan a diario a un cambio social, que ubican a las personas en una nueva visión del mundo. Como por ejemplo, cerrar el grifo cuando nos lavamos los dientes, llenar el cubo de fregar mientras esperamos a que salga agua caliente… En este sentido, comparto este vídeo realizado por ADICAE “Como salvar al planeta con pequeñas acciones” https://www.youtube.com/watch?v=CjwMwt1UJdA

    Considero que parte de esas acciones que nos conducen hacia un cambio no se llevan a cabo porque la percepción del impacto que tienen las persones es mínima cuando. Es decir, nos han hecho creer que nuestras acciones no influyen en nuestro entorno, tanto para bien como para mal, por lo que “para qué hacer algo si no sirve de nada”. Muchas veces se justifican en ese tipo de argumentos.

  17. Dr. T dice:

    Iniciativa Social: “Si quieres que el mundo cambie empieza por tu plato”
    Como consumidorxs tenemos mucho poder político: votamos todos los días con nuestros euros a las corporaciones que son las que manejan al estado.
    La razón por la que la mayoría de las personas no querrían formar parte de una iniciativa tal es que existen tradiciones familiares de consumo que son difíciles de cambiar. También es porque las personas no tienen tiempo para dedicarle a explorar alternativas sostenibles a la mayoría de los productos que compran.
    La manera de solucionar esto es ofrecer acompañamiento y también mucha autonomía a la hora de elegir. Si esta campaña logra evitar ser paternalista es probable que tenga éxito.

  18. Jessica dice:

    El respeto al peatón, a aquel que va de a pie. En mi ciudad no hay semaforos, lo que sugiere que se deben respetar tanto vehículos como peatones de forma tácita. Ahora bien con el correr del tiempo el parque automotor ha ido creciendo y con ello decreció la paciencia de muchos automovilistas, pretendiendo ser los únicos dueños de las calles y por ende del tiempo de los peatones, que debemos esperar largos minutos para cruzar las calles. Desafortunadamente con el transcurso del tiempo se esta perdiendo ese respeto lo que devendrá en la colocación de semáforos, que por cierto no garantiza que el respeto vuelva.

  19. Carolina dice:

    Iniciativa Social –
    Lamentablemente en el lugar donde vivo las personas en su mayoría están acostumbradas a sacar a sus mascotas y no levantar sus heces fecales.
    Es verdad que todos amamos a nuestros perros y creemos que nuestra obligación acaba ahí, sin tomar en cuenta que debemos levantar las heces fecales que dejan en la calle, porque estas almacena bacterias que pueden enfermar a otras personas y luego esto se puede convertir en un problema de salud pública.
    Pienso que la mayoría de personas no quiere ser parte de este acto porque es una responsabilidad que no es asumida como se debe; ya sea porque están mal acostumbrados, por irresponsabilidad o por falta de políticas de concientización y de educación.

  20. Gemma dice:

    Cambio social: Hay muchos cambios sociales que podríamos implementar en nuestra vida pero basicamente no lo hacemos porque nos es mas facil y comodo vivir como vivimos. En especial me gusta el proyecto de esta chica, http://www.upsocl.com/verde/ella-no-ha-producido-basura-en-dos-anos-y-asi-es-como-vive/
    Ha conseguido vivir sin tener desperdicios, lo cual es bastante impactante teniendo en cuenta que hoy en dia todo producto lleva packaging, y genera desperdicios. Vivimos en una sociedad demasiado centrada en gastos, consumo..etc. Creo que si concienciaramos mas a la gente, de que se puede vivir generando muchos menos desperdicios viviríamos mas felices. Creo que el ejemplo de esta chica, creando el blog, lo que nos enseña es que se puede vivir mejor, y nos muestra como. Ideas como esta deberían de ser mas esparcidas en la comunicación.

  21. CELIA dice:

    Iniciativa de cambio social:
    Grupos de consumo: crear grupos de consumo para promover un mayor consumo de frutas y verduras, locales, de temporada y ecológicas.
    Existen iniciativas de este tipo pero no son experiencias muy existosas creo que por varias razones:
    1. Mucha gente no sabe ni siquiera que esta alternativa existe.
    2. A menudo no se puede elegir tal o cual verdura ya que estamos acostumbrados a ver verduras de todo tipo en el supermercado da igual que no sea la temporada o que hayan hecho miles de kilómetros para llegar hasta ahí.
    3. A la gente le es más cómodo ir al supermercado, comprar todo lo que necesitan y olvidarse de las compras el resto de la semana.
    4. A veces, estos grupos de consumo suponen un compromiso o un desplazamiento extra que mucha gente no está dispuesta a hacer.

  22. Jaione dice:

    Como cambio social que podríamos cambiar sin casi ningún esfuerzo, el uso de lenguaje no sexista, que es el reflejo directo del la sociedad patriarcal en la que vivimos.
    Aunque es cierto que en uso coloquial resulta difícil, en multitud de ocasiones, es solo un leve esfuerzo utilizarlo y más en textos y discursos. Tan simple como usar un “@” en casos coloquiales, un “las/los” o un “las personas responsables” en vez de “el responsable”.

    Por que no se usa: porque el sistema no quiere aceptar que es un cambio necesario para el proceso de igualdad, porque la sociedad todavía es machista y no le interesa romper con el dominio de poder de los hombres, en pro de uno más equitativo.

    Mediante nuestro lenguaje, también trasladamos nuestros principios.

  23. Patricia dice:

    Iniciativa de cambio social: la lucha contra la contaminación acústica. Hace falta mucha concienciación al respecto y no siempre los municipios van a apoyarla porque prefieren no perder ingresos que defender la salud de los ciudadanos. Muchos ciudadanos que no tienen la desgracia de padecerla tampoco son solidarios porque no lo consideran un problema. Así que por un lado están las leyes que defienden a los ciudadanos pero la negativa de algunos municipios a aplicarlas hace difícil el proceso. La falta de solidaridad del resto de la población hacia los afectados a los que sólo les quedan los tribunales también es parte del problema. Aunque los tribunales les den la razón después de un calvario y muchos años de sufrimiento, realmente nadie les va a compensar lo padecido.
    Así que por un lado están los intereses económicos y por otro falta de solidaridad y empatía hacia los problemas ajenos. Creo que es el mismo patrón en todos las situaciones.

  24. Andrea dice:

    Os voy a poner el ejemplo de un problema que ha habido y sigue estando en un pueblo de mas de 50.000 habitantes, cerca del mio.

    Resulta que el agua del pantano del cual el pueblo se abastecía esta contaminado por una sustancia por lindane, una sustancia que tiene actividad de insecticida, prohibido en todas sus formulaciones y usos por ser dañino para la salud humana y el medio ambiente.

    El grupo ecologista del pueblo, tras muchos años de manifestarse, de incidencias con políticos y entidades responsables, han logrado que dicho pantano se cierre, pero no por la contaminación, sino porque el el pantano se fe secando y bajo el nivel del agua dejaba empeoraba su calidad.

    A todo esto, los habitantes del pueblo han estado tomando agua contaminada, aun ellos sabiéndolo, haciendo oídos sordos a lo que los ecologistas, basándose en estudios y pruebras realizas al agua denunciaban, y creyendo a políticos, que aseguraban que la dosis de lindane que contenía el agua que llegaba a las casa no podía suponer un perjuicio para la salud.
    ¿Por qué la ciudadanía el su conjunto no se han unido a los ecologistas ni han luchado para que ese agua de calidad?

    Yo pienso que es porque han dado por echo que la alcaldía del pueblo y demás instituciones les iba a ignorar y que sus protestas no iban a llegar a ninguna parte. Este es un gran ejemplo de a infensión aprendida.

  25. popih sandoval dice:

    Iniciativa Social:
    Reparto del excedente de comida sobrante de los negocios de hostelería para personas necesitadas.

    Por qué no tiene calado?
    Primero porque no se ha planteado, o por lo menos no se ha conseguido llevar a cabo.
    Posiblemente muchos pensemos en ello pero no conseguimos ponernos de acuerdo….y mientras los excedentes siguen yendo a la basura….y cada vez más gente pasa hambre.

    Mi perspectiva quiere ser optimista y pensar que aunque todavía no lo hemos conseguido todavía y cada día estamos a tiempo

  26. Andrea Iglesias Iglesias dice:

    – Expón una iniciativa de cambio social:
    Hace poco en mi comunidad se propuso una iniciativa de cambio social que no tuvo mucho éxito, la iniciativa suponía un banco de tiempo para la comunidad, ya que había muchas personas mayores con mucho tiempo libre que deseaban compartir con otra gente sus conocimientos y a la vez estar acompañadas, y también había mucha gente joven que no sabía que hacer, se aburrían, no tenían espacios donde relacionarse, y además les costaba el hecho de relacionarse con otros jóvenes. Así, se preparó un aula de un colegio cercano, para que una vez a la semana tanto personas mayores como jóvenes intercambiaran conocimientos, los jóvenes enseñaran a utulizar nuevas tecnologías a personas mayores y éstas enseñaran a cocinar, coser, pescar…

    – ¿Por qué la mayor parte de la población no quiere/puede/sabe formar parte de estas iniciativas?

    En el caso que he propuesto podría decir que ésta iniciativa no tuvo mucho éxito ya que no existe un fuerte sentimiento de pertenencia en la comunidad, tal vez en un pueblo más pequeño hubiese surtido más efecto. Además el ritmo de vida que llevamos, con horarios de trabajo bastante estrictos, interfirió en el hecho de que la gente se pudiera reunir el mismo día a la misma hora, tal vez hubo un fallo de planificación a la hora de elaborar el proyecto.

  27. Vega dice:

    Una de las iniciativas de cambio social que más me ha calado y que cada vez están más en auge son los huertos urbanos. Incluso hay colegios en los que se potencia esta iniciativa así como el reciclaje o el comercio justo.

    Considero que la educación para el desarrollo y educar en este mensaje positivo, en el cambio social desde pequeños es fundamental para que ‘creemos’ mentes críticas y participativas desde la infancia. En muchas ocasiones los más pequeños de la casa nos dan grandes lecciones sobre cómo reciclar o cuidar el Plantea. Creo que son pequeñas-grandes iniciativas que contribuyen al cambio social.

  28. Lara dice:

    En el hilo a mis comentarios en apartados anteriores, me gustaría hacer hincapié en la importancia de fomentar el pequeño comercio en los grandes núcleos de población. La rapidez del día a día en las ciudades ha relegado a un segundo plano la actividad del pequeño comerciante a favor de las grandes superficies y multinacionales. En consecuencia, nosotros, como consumidores somos (en cierta medida) responsables del protagonismo y enriquecimiento de las grandes empresas.
    Simplemente modificando algunos hábitos en la compra se podría potenciar el comercio a menos escala. Centrándonos solamente en el consumo de frutas y verduras se podrían realizar cambios significativos.
    Imaginemos que dejásemos de comprar frutas y verduras empaquetadas para comprarlas directamente a los productores, o al menos evitar la intervención de decenas de intermediarios. Consiste en un simple gesto responsable que abarataría costes, apoyaría a los agricultores y nos alejaría de alimentos procesados y los cuales, por su naturaleza, no deberían serlo.
    Parece algo fácil de llevar a cabo, sin embargo por `comodidad´ del consumidores una acción difícil de generalizar.

  29. Paula dice:

    Quería compartir con vosotrxs la iniciativa de Raphael Fellmer. Es un papá que se cuestionó el sistema hasta el punto de demostrar que se puede vivir fuera de él.

    http://www.playgroundmag.net/articulos/entrevistas/raphael-fellmer-vivir-sin-dinero-eotopia_0_1501649825.html

  30. Cloe dice:

    Para conseguir el cambio social y mejorar la situación actual de los distintos segmentos de la población,las personas deben darse cuenta de las carencias que existen y ser conscientes de que en su alrededor hay personas que no lo están pasando del todo bien. Encontrar el momento para poder reflexionar con más personas que conozcan para poder ayudar a gente que lo necesita y mejorar la desigualdad, para ofrecerse en ayudar en un comedor social, pasar tiempo con ancianos que no tienen a nadie que los visite, en colaborar con una asociación de animales y llevar un animal que se encuentre perdido en la calle…
    Son también los pequeños detalles que pueden llevar a un cambio, como la manera de tratar al resto de los ciudadanos, de mantener la educación cuando vas en transporte público, en la manera en la que te diriges a las personas de los establecimientos…

    Por eso se les debe inculcar a las personas desde que son pequeños, para que no solo vean sus problemas sino que aparte vean que a su alrededor hay más personas que con su ayuda ambos pueden mejorar.
    Algunos no realizan un cambio porque nadie lo hace, porque siguen la monotonía de los días o porque simplemente piensan que no va con ellos y no conocen el significado de la palabra empatía.

  31. Silvia Gómez dice:

    >> Para el tema de hoy necesitamos que expongáis en los comentarios alguna iniciativa de cambio social que cualquiera de nosotros podríamos realizar y nos expliquéis por qué creéis que la mayor parte de la población no quiere/puede/sabe formar parte de ella.

    En la ciudad en la que vivo conozco y he colaborado en iniciativas de participación ciudadana para que la gente pueda aportar ideas para mejorar el entorno urbano.

    Los ciudadanos son los que mejor conocen las carencias y potencialidades de sus barrios, y este tipo de encuentros permiten sacar a la luz las principales preocupaciones e ilusiones que tienen, y, a la vez, discutir abiertamente las que son o no realizables y por qué.

    Creo que en este tipo de iniciativas nos encontramos con varios problemas, muchos de ellos ya mencionados por compañeros anteriormente:

    – ciertos sectores de la sociedad no llegan a enterarse de que existen esas iniciativas. Esto es algo que se podría mejorar con una buena estrategia de difusión por los medios que se consideren oportunos.
    – la gente no confía en que estas iniciativas sirvan realmente para algo. Asumen de antemano que nada de lo que se plantee se va a materializar.
    – en muchos casos, no se asume la tarea del cambio social como algo prioritario. En general, unirse a una iniciativa de este tipo supondría algo excepcional para la mayoría de la gente, y tendría que llamarles mucho la atención para que se planteasen cambiar sus hábitos e introducirse en este mundo nuevo.
    – las personas muchas veces desconfiamos de otras personas, o sólo pensamos en nuestro beneficio personal, y para que estas iniciativas salgan adelante hace falta una actitud general de solidaridad y de responsabilidad social. Que pienses en tu bienestar, y a la vez, en el bienestar de la sociedad como conjunto.
    – y también hay que tener en cuenta el miedo y la pereza a hacer algo diferente. Muchas veces preferimos la comodidad de la situación actual.

    Saludos a todos 🙂

  32. Ximena Chaparro dice:

    Vivo en una pequeña ciudad de mi País de la cual no soy natal, esta ciudad me ha acogido de la mejor manera, me he encontrado con personas maravillosas, sin embargo, siento que el entorno ha sesgado a la población a girar sólo al alrededor del trabajo siendo este su principal actividad. Estoy segura de que la felicidad se puede generar mediante la diversidad de acciones y actividades que generen emociones y sentimientos distintos; esta emoción, la felicidad de las personas que me rodean está a “aplastada” a consecuencia de la monotonía que los absorbe.

    Pensar en un proyecto con un enfoque diferente que incluya a la comunidad que me rodea, es una oportunidad valiosa que encuentro para poder colaborar en el desarrollo social, mejorando la calidad de vida de las familias “Payaneses “ .

    Existe un tema un poco álgido en mi País, del que pocos hablan y comparten y del que tal vez muchos ignoran y que si, de alguna manera decido trabajar en él, estaría afrontando un gran reto creativo y discursivo….

    Compañero de trabajo 15 de enero del 2015.

    -Xime no me he podido concentrar en el trabajo, he estado muy preocupado. Mi hermana y su situación de salud vuelva a generar incertidumbre y miedo en nuestra familia, el hígado que fue trasplantado a ella hace ya 5 años, falló y ahora su vida cuelga de un hilo, pues necesitamos encontrar un donante urgente para salvarla, el donante tiene que ser cadavérico . Es difícil, pues entró en lista de espera y aún no hay resultados-

    En Colombia la cultura de donación de órganos no existe, el trámite se realiza en vida, pero la falta de información, la adecuada divulgación y la falta de interés de los ciudadanos es el gran problema social; si las personas conocieran las vidas que pueden salvar con la donación de sus órganos habría muchas historias con finales felices.

    Un mes después, la hermana de mi compañero sigue en lista de espera con la esperanza de encontrar un hígado que le salve la vida y la regrese a casa con sus hijos.

    Pienso que incentivar esta acción en la comunidad donde opero es literalmente vital y sería un gran reto orientar mi proyecto hacia este tema.

  33. Jose dice:

    Hola:

    Desde mi punto de vista, un buen cambio social sería incrementar (e incluso recuperar) la confianza en las personas, en lo bueno que todos tenemos dentro y explotarlo. Por supuesto, desde un punto de vista despolitizado, sin ideologías, pero repleto de buenas ideas en las que cada uno pueda sentirse importante. Sin confianza y respeto no hay cambio posible.

    Pero, ¿cómo lograrlo? Pues me gusta la propuesta de Dawamoru de crear espacios de reflexión. Creo que hay una gran incomunicación social, por ejemplo,en la comunidad de vecinos: ¿cuánto hablamos con nuestros vecinos de las mejoras de nuestro edificio?, ¿sabemos cómo se llama?, ¿hemos necesitado su ayuda alguna vez?
    Si las respuestas son las que me imagino, el cambio debe empezar por lo que tenemos más cerca.

    Como el hacer las cosas bien, al igual que lo malo, se contagia, hay que ir “infectando” uno a uno para que se convierta en ciudadano activo, que colabora en una mejor convivencia.

    Después de exponer esta teoría medio utópica a día de hoy, vuelvo a la realidad en la que nos movemos. Cambiar lo que está mal conlleva esfuerzo, dedicación, compromiso… y no todos estamos dispuesto a hacerlo por diferentes razones. Así, que hay que empezar por lo fácil cambiar lo que tenemos más cerca y en este orden: entorno familiar, amigos, vecinos, etc.

    La casa no se empieza por el tejado.

    Saludos.

  34. Roger dice:

    Vivo en una pequeña ciudad de unos 10.000 hab cuya juventud fue muy activa en los años 70 y 80, pero la de ahora sólo participa en botellones y en fiestas (falleras y otras).
    Me gustaría que existiera un espacio de debate, con tertulias y conferencias que fueran desgranando la realidad y ayudando a crear consciencia y generar un nuevo rumbo social más consciente de lo que ocurre. Un espacio donde los ciudadanos podamos razonar, discutir, argumentar y proponer acciones.
    Creo que lo voy a mover, pero dudo que tenga mucho recorrido porque la mayor parte de la població no està dispuesta a participar en actividades de este tipo; en cambio si lo está y mucho para participar en grupos festivos.
    ¿Por qué ocurre esto? Tal vez por lo que llaman la indefensión aprendida; otros por partidismo (basta que un grupo organice algo, para los que no son de los suyos no acudan); o porque prefieren participar en una actividad alienante que les “distraiga” de la sofocante realidad, que están convencidos de que no pueden hacer nada para cambiar.

  35. Natalia dice:

    Yo propongo como iniciativa de cambio social, la creación de huertos urbanos en los descampados de los barrios. Estos huertos podrían ayudar a crear comunidad, trabajo colaborativo, ayuda alimenticia a gente sin recursos y valores educativos a los niños y jóvenes del barrio.

    Se podría hacer en casi todos los barrios y no se hace porque hay falta de compromiso. La gente al final le da prioridad a otras cosas. Sólo cuando los frutos están a la vista, las personas nos implicamos más.

    Un reto: ¿Cómo podríamos crear huertos urbanos en que se vieran los frutos antes de sembrar las semillas?

    Un saludo compañeros 🙂

  36. Cristina dice:

    Yo propondría transmitir un ‘sí se puede’ colectivo poniendo ejemplos de personas que han cambiado su rumbo porque les producía apatía o les resultaba demasiado gris o triste y han tenido éxito, personas que se han arriesgado y ahora son más felices aunque tengan menos ingresos en algunos casos. Considero que el miedo es el principal freno para el cambio, la excusa perfecta para no salir de esa zona de confort, aunque esa zona a veces sea lamentable. Una gran parte de las personas que conozco no quieren cambiar porque viven en el miedo, prefieren lo conocido aunque no les haga feliz.

  37. Jennifer dice:

    La comunicación en positivo nos deja algo claro y es que en estos momentos la sociedad en la que nos encontramos, enfoca sus conocimientos en las dificultades por la que cada Nación, Estado o Continente se encuentra atravesando, generando en cada uno de los ciudadanos inconformismos o reproches que al mismo tiempo los impulsan a que tomen partido de alguna situación en particular. Mi enfoque lo haré desde mi País, Colombia. Como nación estamos acostumbrado a un gobierno que constantemente roba al pueblo y que no se podría definir mejor que con el término “Verdades Cambiadas”; nos hemos criado en una cultura de sobrevivientes, en donde las influencias y los halagos a momentos o personas específicas permiten que se crezca monetariamente, esto genera que las realidades se manejen al antojo de cada cual, promoviendo las mentiras y todo con el fin de ganarse un espacio. Al ver cómo trabaja nuestro estado y basándome también en los cursos anteriores que hablan sobre la influencia de los medios, nuestro constante vivir como ciudadanos ha sido influenciado por este mismo actuar de conveniencia. Sobrevivir por medio de las palabras convenientes.

    En mi país existen muchos emprendedores y así mismo, podría asegurar que la mayoría de las personas en general tienen un espíritu de ayuda social instaurada, pero la misma supervivencia no permite que estos deseos sean desarrollados, pues en un país tercermundista, el pensamiento es salir adelante con lo que permita la sociedad.

    Hay que darle provecho a estos emprendedores en una buena medida, se necesita darle herramientas útiles para demostrar que la sociedad no tiene por qué determinar nuestro fin, que toda idea es buena y puede ser desarrollada. El punto está en manejar el ánimo de las personas para impulsar los proyectos. Pienso que esto podría ser una gran iniciativa social. Dar muestra de resultados a corto o largo plazo, pero darlos.

    Para hacer un cambio social necesitamos de la sociedad.

  38. Jaime Castro dice:

    Hace 4 años o así, cuando la crisis estaba en uno de sus momentos álgidos, a pesar de que Zapatero seguía achicando aguas en ese sentido, en el pueblo de mis padres, de unos 5.000 habitantes, un grupo de personas entre las que me encontraba yo, decidimos poner en marcha una iniciativa. Se trataba de un Banco del tiempo. Después de trabajar en el tema y conseguir la colaboración del ayuntamiento, empezamos a funcionar. El primer problema que nos encontramos fue el desconocimiento generalizado de los vecinos sobre ese asunto, y ya se pueden imaginar el recelo que supone el adentrarse en algo desconocido, sobre todo para la gente de pueblo, que somos un poco más cerrados de mollera. Solventado ese escollo, empezamos a hacer a participes a trabajadores por cuenta propia (electricistas, fontaneros, albañiles, informáticos…), personas con habilidades concretas (gente que sabía pintar, hacer fotografías, jugar al tenis, hacer pasteles…) y gente con ganas de hacer cosas nuevas. Todo parecía ir en buen camino, pero el fracaso fue estrepitoso. Puedo contar con las dos manos las acciones de intercambio que se llevaron a cabo.

    Las razones que motivaron este descalabro, y las hago extensibles al porqué otras muchas también fracasan son:

    – Aburguesamiento. La gente se vuelve cada vez más inmutable y estática. Suele deberse al conformismo.
    – Despreocupación.
    – Desesperanza por el cambio. No creen en el cambio, no confían en que este tipo de acciones son el inicio para el cambio social. No son conscientes de que la unión hace la fuerza. De lo pequeño a lo grande.
    – Cuestión de tiempo.
    – Desinterés y miedo por lo nuevo. Reacios al cambio, anquilosados en el pasado, y con los ojos en la TV.

  39. Dawamoru dice:

    una iniciativa de cambio social puede ser crear a nivel de barrios, pueblos o comunidades espacios de reflexión. Estos espacios pueden ser en forma de circulo de mujeres, circulos de hombres o mixtos. también se pueden dar los grupos de crianza consciente, de ocio sostenible e interacción entre distintos grupos de individuos. Ejemplos mas concretos: bancos de tiempo, redes de trueke, economatos, comedores populares, salidas al campo con los jubilados de la comunidad,organizacion de jornadas de soberanía alimentaria, etc…
    la mayor parte de la población no quiere formar parte en esto porque dicen no tener tiempo. no pueden porque no tienen la confianza suficiente en que todas somos agentes para el cambio. no saben formar parte de esto por desconocimiento a “otra forma de funcionar”.
    la experienca propia me enseñó que estos “espacios de reflexion” pueden ser peligrosos para el Capital, pues nos damos cuenta de que no necesitamos consumir tanto, de que podemos vivir mejor sin vender tanto nuestro tiempo y que en definitiva entre todas y todos podemos funcionar de esta otra forma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *