innovación, creatividad & pronoia

3.2 ¿Qué plataforma debo elegir?

Las ONG poseemos una amplia tradición en captación de fondos pero el secreto en los proyectos a largo plazo es saber adaptar nuestras necesidades a las nuevas oportunidades. Una de las claves estratégicas es aprovechar los avances para diversificar sus distintas fuentes. El crowdfunding es una de las afortunadas consecuencias del encuentro entre la tecnología digital y la actual participación social en Internet.

Crowdfunding Social

Hasta la fecha, crowdfunding o financiación colectiva se identifica con un proceso por el que varios inversores realizan aportaciones, suelen ser cantidades pequeñas y a través de internet, para que se pueda terminar un proyecto. Y a cambio cada uno recibe ciertas recompensas en función de la cantidad, principalmente una unidad del producto que se está desarrollando, ya sea físico o digital.

Sobre la misma tecnología pero con unas motivaciones completamente opuestas ha surgido un concepto distinto, el crowdfunding social.

CLAVES:

El crowdfunding social funciona mejor gracias a los círculos cercanos o previos.
No es caridad, es organización social a través de la red.

Apelando a la cercanía, el crowdfunding social consigue romper con el molde del usuario de los proyectos comerciales. Ricardo García de Consuegra, fundador de la web española de crowdfunding Idea Rápida, explica que “el perfil tradicional es gente de 25 a 35 años y la aportación media está en torno a los 20 euros”.

¿Sin ánimo de lucro por ambas partes?

El 65% de las peticiones recibidas en las plataformas norteamericanas de crowdfunding social son de casos relacionados con la salud, para tratamientos costosos o de larga duración, siguen las recaudaciones para pagar gastos educativos, funerales, cuidado de animales y misiones religiosas. La única limitación para poner en marcha una campaña es que no tenga ánimo de lucro.

En esencia, como herramienta pública y gratuita el crowdfunding social permite que los proyectos colectivos sin ánimo de lucro se hagan multitudinarios, y a la vez escapa al control del capital al eliminar al intermediario, generalmente la banca. En el siglo XX eran ingresos en cuenta para los pocos casos que saltaban a la prensa, hoy hay un espacio abierto, organizado y que puede subsistir solo con las redes humanas sociales.

Crear una página web de Crowdfunding

No es necesario buscar una plataforma exterior. Hoy en día, las organizaciones sin ánimo de lucro dan a conocer y promocionan su trabajo social a través de Internet y las redes sociales. Es un hecho que las ONGs buscan nuevas formas de financiación antes los momentos de crisis en los que la sociedad se encuentra sumergida en una profunda crisis. Surgen otras opciones de financiación como las financiación en masa o el crowdfunding.

El marketing online y el social media se convierten en herramientas indispensables para dar impulso a las campañas de crowdfunding. Utilizar las redes sociales como Facebook, Twitter o Pinterest para que tus seguidores apoyen tu causa y se animen a participar en las campañas de financiación en masa.

El vídeo es una de las grandes apuestas de Facebook de cara a 2017. Por ese motivo, la compañía que lidera Mark Zuckerberg está tratando de facilitar la creación y visualización de estos contenidos dentro de la plataforma.

En este contexto se enmarca, de hecho, la nueva funcionalidad de la red social, que permite a los administradores de las páginas detectar e incluir los subtítulos de los vídeos de forma automática.

Es importante a traer a todos los donantes posibles, por eso hay que ser ingenioso a la hora de explicar por qué deberían invertir en tu causa. Una buena manera es introducir el problema que quieres solucionar y qué es lo que vas hacer una vez hayas conseguido la financiación elegida para la campaña. También es muy importante que si no es la primera vez, que dentro de tus perfiles sociales muestres los resultados de otras campañas de financiación en masa y lo que has conseguido hacer gracias a las micro donaciones de todas las personas que han ayudado a tu causa.

Una vez que puedas explicar tu proyecto, cuánto dinero necesitas y has averiguado a quienes les puedes pedir, el siguiente paso es hacer una página en línea para recolectar tus donaciones.

¿NECESITAS UNA PLATAFORMA?

Por lo general para llevar a cabo un proyecto de financiación colectiva, en primer lugar, hay que elegir la plataforma que más se adecue a las características del proyecto que se quiere llevar a cabo. Algunos proyectos se valorarán de forma comunitaria y el resto por los usurarios de la plataforma. El proyecto se publica por un periodo limitado de tiempo para conseguir la financiación, 20 días, 50 días, 80 días, además se promociona lo máximo posible para que llegue a muchas personas y se pueda conseguir el proyecto en el tiempo estipulado y siempre una vez que se haya finalizado el plazo, hay que señalar si se ha conseguido los objetivos o no.

Hay muchas plataformas de crowdfunding en España dedicadas a diferentes sectores como la cultura, la educación, el deporte, para empresas o startups… A continuación compartimos con vosotros algunas de las plataformas de financiación colectiva destinadas únicamente a causas y proyectos sociales, donde las ONGs pueden participar para conseguir la financiación necesaria para llevar a cabo sus proyectos o campañas sociales.

 

CROWDFUNDING + RSC

Ejemplos en activo:

La campaña “Tu solidaridad vale el doble”: una iniciativa de BBVA que cuenta con la colaboración de Cáritas, FESBAL y Cruz Roja, está logrando grandes cifras de recaudación a través de la plataforma. Hasta el 20 de enero, fecha de cierre de la campaña, BBVA igualará las donaciones de clientes, empleados y accionistas, que ya han aportado más de 200.000€. y además, entregará 500.000€ extra a cada una de las tres entidades participantes. La recaudación conseguida irá destinada íntegramente a los proyectos que Cáritas, FESBAL y Cruz Roja han puesto en marcha para apoyar a las personas más afectadas por la crisis.

ALGUNAS CLAVES:

ELIGE LA PLATAFORMA ADECUADA.
Las plataformas de crowdfunding al uso surgieron a inicios de la década pasada, como la dedicada al mundo musical ArtistShare, escaparate de varias obras premiadas en los Grammy. Desde entonces han ido apareciendo unas cuantas más (se habla de más de 450 registradas a la fecha), por lo que antes de lanzar un grito de ayuda a los internautas para que contribuyan al futuro de tu proyecto con sus donaciones deberás realizar un pequeño estudio de campo. Y es que es imprescindible sentar bien las bases, eligiendo el marco que mejor se adecue a tu idea y el que te pueda aportar a un público experto e interesado en lo que le cuentas

CREATIVIDAD
Para conseguir la colaboración monetaria de un grupo de desconocidos que no tiene ningún tipo de obligación (ni vinculación previa) contigo, hace falta que tu propuesta capte su atención antes incluso de leer o entender qué le estamos proponiendo. Y esto no sólo es necesario para conseguir su financiación. Necesitarás pintar tu idea lo más bonita posible sencillamente para que se paren a descubrirla y te presten atención durante unos minutos, ya que unísono al tuyo habrá otros proyectos exhibidos en la misma plataforma intentando darse a conocer y atraer a los mismos usuarios. Como se suele advertir, sólo tendrás una oportunidad para causar una buena primera impresión, así que sé original, piensa en un título atractivo que capte las miradas, usa una prosa sencilla, apóyate en componentes visuales propios, huye de las imágenes prediseñadas, publica fotos de tu idea, graba un vídeo sobre lo que quieres hacer y, sobre todo, muéstrate apasionado al defender su viabilidad.

TRANSPARENCIA
Vender tu historia de forma atractiva suma puntos, al menos para ganarte al público, pero no creas que hacer una campaña bonita estéticamente lo es todo. También tienes que explicar tu proyecto en profundidad, tus objetivos más inmediatos y a más largo plazo y tu plan para desarrollar ese sueño que describes con total honestidad. Cuéntale a la gente que te está leyendo o escuchando para qué necesitas exactamente el dinero, porque al fin y al cabo es su dinero y son ellos los que te están echando una mano. Detalla cuáles son las dificultades del proyecto (y también sus puntos fuertes), calcula tus previsiones de gasto de manera realista y resuelve dudas para fomentar su confianza en ti. Un recurso de utilidad en este sentido consiste en preparar contenidos tipo FAQ que respondan a las principales preguntas de tus futuros “patrocinadores”, te faciliten la tarea de responder a sus mensajes y comentarios en cualquier punto de la campaña y demuestren tu implicación y disposición hacia una comunicación transparente.

DAR MÁS DE LO QUE SE ESPERA
Detrás de la idea de crowdfunding reside el convencimiento de que si facilitas la realización de pequeños cargos y otorgas algo a cambio del dinero invertido, aquella gente que se informe sobre tu campaña no dudará en poner su granito de arena, intentando que logres tu causa. Por eso no debes ser rácano a la hora de plantear las recompensas que recibirán los donantes, especialmente con las que premian las contribuciones monetarias más altas. Además de proporcionar copias del producto o de ciertas partes de éste, cuando ya esté acabado, se puede optar por gratificaciones personalizadas como incluir el nombre de quien haya aportado grandes cifras de dinero en tu obra. Por su puesto, tampoco debes caer en el extremo contrario, prometiendo cosas que después no vas a poder cumplir o te van a ser imposibles de costear. Plantéate retos asumibles y no crees campañas gigantescas que pidan tanto dinero como para financiar dos años del mantenimiento de una empresa. Haz sentir a la gente que te apoya y quiere formar parte del proyecto que incluso una contribución de 5 o 10 euros es valiosa. Y siempre, siempre, agradece hasta el último céntimo que te den.

MOVILIZACIÓN
Una vez que tengas organizada tu campaña de crowdfunding, no esperes sentado viendo cómo corren los días para cumplir tus objetivos (y la pautas de la plataforma elegida) ni te desesperes al ver que tu hucha virtual no crece al ritmo que esperabas en las etapas intermedias, porque está demostrado que el interés se concentra justo al inicio y al final del camino. Todo el empeño que has puesto en elaborar la campaña de crowdfunding en sí quedará cojo a menos que lo complementes con una campaña paralela de promoción en otros canales de difusión.

Esto significa anunciar a bombo y platillo su existencia en tu web o blog corporativo y, por supuesto, moverte en redes sociales para multiplicar el alcance de tu proyecto entre tus actuales seguidores y sus contactos, o al menos para darle mayor visibilidad. También puede ser interesante entablar relación con los medios de comunicación correspondientes para hablarles de tu trabajo y hacer el mayor ruido posible acerca de lo que estás intentando lograr con opciones como el email marketing. Toda publicidad es poca, aunque úsala creativamente para no molestar al receptor sino inquietarlo, divertirlo, emocionarlo.

Deja un comentario

Kopy Theme . Proudly powered by WordPress . Created by IshYoBoy.com  .  Hosting por dinahosting  .  Contacto: info@disenosocial.org

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies