3.3 El poder de las palabras

Muchas veces hemos escuchado o incluso usado nosotros mismos, en nuestra vida personal, la expresión:

“No es lo que dices, es cómo lo dices”

Sin embargo, cuándo diseñamos nuestras campañas de comunicación a veces olvidamos este aspecto tan importante. Otras, no lo olvidamos pero no sabemos exactamente cómo encauzar nuestro mensaje a nuestro objetivo.

Veamos un sencillo ejemplo con este pequeño montaje basado en el cortometraje original “La historia de un letrero” dirijido por Alonso Alvarez Barreda.

Este corto muestra como el poder de las palabras tiene efecto sobre el mundo y cómo podemos cambiar el mundo cambiando un simple mensaje.

El video es un ejemplo creativo de ficción basado en el poder de las palabras y cómo plantear una propuesta diferente de comunicación de nuestros mensajes. Esta idea la podemos y debemos usar para diseñar nuestro proyecto. Veamos ahora un ejemplo real de cómo esta teoría podría ser llevada a la práctica:

Imagen de previsualización de YouTube

IMPORTANTE:
Nada de lo que aprendamos tendrá valor si no lo aplicamos en algún momento a nuestra vida.

Estas son algunas de las claves que nos ayudarán a mejorar nuestros mensajes:

  • Menos es más. Intenta que tu mensaje pueda ser explicado con el menor número de palabras.
  • Intenta explicarlo de la forma más sencilla pero sin olvidar la originalidad.
  • No escribas nada sin ver primero cómo expresarías ese mismo mensaje de 7 formas distintas.
  • Intenta captar la atención del lector diciéndo algo que no espera o no recordará lo que hemos dicho.
  • No olvides la importancia de la tipografía y el color.
  • Busca en el lector un instante de complicidad y empatía que le hagan interiorizar el mensaje.

Os mostramos ahora un video de Intermon Oxfam que muestra la evolución que están teniendo la comunicación en general y en concreto, la referida a causas sociales y campañas de sensibilización.

Imagen de previsualización de YouTube

“El poder de las palabras” por EN+ DISEÑO SOCIAL se encuentra bajo Licencia
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Este video nos muestra explicitamente aspectos muy interesantes de la comunicación y la psicología humana.

1. ¿Por qué pensáis que el mensaje inicial estaba creando rechazo en el vagón?
2. ¿Por qué el cambio en la forma de plantearlo supone acogida entre quienes los escuchan?

24 comments

  1. Sabela dice:

    1. ¿Por qué pensáis que el mensaje inicial estaba creando rechazo en el vagón?
    Por que es la “misma cantinela” de siempre. Y la gente está harta.

    2. ¿Por qué el cambio en la forma de plantearlo supone acogida entre quienes los escuchan?
    1. por qué es algo nuevo
    2. por qué es positivo
    3. por qué involucra positivamente a la gente. La hace partícipa de un logro. Es un mensaje emotivo.

  2. Marga dice:

    Produce rechazo porque hace q la
    Persona que lo escucha se sienta responsable en cierta medida de su desgracia. Ataca a la culpabilidad por no hacer nada. Cuando hablo desde la alegría y comparto l mensaje llega mas cercano y fácil

  3. Stella García dice:

    El rechazo inicial, por aquello de muchas personas que viajan en el metro y quieren, por necesidad y desde la lástima, pedir apoyo económico. La gente está cansada de que pidan.
    Las personas valoran que las personas con más vulnerabilidad se esfuercen por mejorar su situación, y eso hay que hacerlo saber, tenemos que contarlo. Que muchas personas se esfuerzan y con apoyos, pueden mejorar su situación. Todas las personas en algún momento hemos necesitado apoyo de alguien. De ahí la sintonía y el aplauso.

  4. Lali dice:

    Hola a tod@s!

    El mensaje comienza siendo negativo y, además, bastante común (desafortunadamente) entre los vagones del metro. Por este motivo, las personas de alrededor ni se molestan en saber quién está ahí y qué está diciendo.

    Sin embargo, el giro positivo e inesperado hace captar la atención de todos los pasajeros. Este mensaje conecta a la perfección y genera un ambiente de empatía y optimismo.

    Saludos!

  5. Sol dice:

    Es triste reconocer que se produce un rechazo social hacia una noticia mala que intuimos que busca una ayuda económica.
    Día a día las personas son más individuales y estamos saturados de malas noticias, que en vez de motivarnos a cambiar el mundo, lo único que provocan en nosotros es nuestra insesibilización.
    El cambio de tono hacía algo más positivo, provoca una abertura mental hacia el mensaje que la persona está transmitiendo.
    Yo siempre intentó escuchar, sea bueno o malo, pueda ayudar o no, ya que es lo mínimo que puedo hacer a persona que intenta transmitir un mensaje.

  6. Manuel Hernandez dice:

    Estamos saturados de oír malas noticias en prensa y TV, hasta tal punto que nos volvemos insensibles como mecanismo de defensa para no sufrir. Nos inquieta y nos molesta tener que formar parte de la solución de los problemas ajenos, porque sabemos que realmente nosotros somos parte del problema.

    Sin embargo, cuando escuchamos las alternativas que los demás han utilizado para resolver sus graves problemas, nos resulta mucho mas fácil colaborar. Con este tipo de mensajes positivos, somos capaces de empatizar más fácilmente, ya que vemos la solución y podemos responder, pasando de ser parte del problema a ser parte de la solución.

  7. Inés dice:

    En mi opinión, el rechazo a la primera parte del discurso viene provocado por la negatividad implicita en el mensaje y “la culpabilidad” en cierta manera que manda a los oyentes, como recordando que esos hechos que relata son consecuencia también de su inactividad. Además, recrea un gesto tristemente cotidiano de mencididad, hacia el que muchas personas ya se muestran cansadas.

    En cambio, por el contrario, la segunda parte del mensaje es bien acogida porque las frases comienzan a ser positivas, en lugar de culpabilizar a esas personas se las agradece, y el contraste entre esa recreación de un gesto cotidiano que venía recreando es lo que le da la originalidad al mensaje y la situación. Ese captar la atención del que se hablaba anteriormente, mostrar/dar algo que no se espere.

  8. Núria dice:

    Creo que inicialmente se muestra un rechazo porque los ocupantes piensan que otra vez van a pedir dinero. Delante esta situación a la que tristemente estamos acostumbrados nos hemos vuelto pasivos… ya no afecta. Al cambiar el discurso y hablar de una situación que ha mejorado la gente empatiza y se alegra por el cambio. Desgraciadamente estamos acostumbrados a las malas noticias y hemos aprendido a que no nos duelan y empatizamos con las buenas (que son pocas!).

  9. Carolina dice:

    1. ¿Por qué pensáis que el mensaje inicial estaba creando rechazo en el vagón?
    Porque las gentes pensaban que les iban a pedir dinero, es una reacción de rechazo que se la ve siempre en esos casos, por la poca sensibilidad de las personas o por los problemas económicos con los que están atravesando algunos países que influyen en todos.
    2. ¿Por qué el cambio en la forma de plantearlo supone acogida entre quienes los escuchan?
    Porque es una buena noticia, es algo que nos llena alegra el alma, en este caso es un sentimiento de culpa por haber pensado en negativo.

  10. Marta dice:

    Casi todas las personas nos hemos visto en esa situación: ir en el tren o metro y ver a otra persona que manifiesta en voz alta su situación de necesidad, momento en el que te anticipas al final de su mensaje, dando por sentado que va a pedir dinero. Independientemente de si somos más o menos consicentes de las causas de pobreza, vemos que en función de dónde nacemos nuestra “suerte” tendrá tendencia a ir hacia un lado u otro. Así, es inevitable sentirse culpable, mal y fingir que “no escuchamos”, mostrar una especie de indiferencia. Sin embargo, cuando empieza a dar las buenas noticias, se activa el interés de las personas. Creo que se debe por varias razones. Por un lado, no estamos acostumbrados a que una persona que pide dinero nos diga para qué le ha servido la ayuda que le damos, es decir, sus palabras son totalmente inesperadas. Por otro lado, está cambiando las sensaciones que genera en la gente, que ven útil esa ayuda y, por tanto, se sientes bien respecto a sus propios actos, pues seguro que alguna vez hemos dado a alguna persona que pedía. Creo también que no manifestar el hecho explícito de pedir es positivo, y que lo hace de forma indirecta mostrando los beneficios del acto de ayudar.

  11. CELIA dice:

    1. ¿Por qué pensáis que el mensaje inicial estaba creando rechazo en el vagón?
    Porque primero hace sentir culpables a los demás dando lástima y porque el público sabe que en cualquier momento les va a pedir dinero.
    2. ¿Por qué el cambio en la forma de plantearlo supone acogida entre quienes los escuchan?
    Porque comparte una buena noticia con ellos y no solo los hace partícipes sino que además les agradece por su colaboración.

  12. Carmen dice:

    Creo que el mensaje inicial crea rechazo porque incomoda, incomoda en varios aspectos. Uno lo que han mencionado varios compañeros, comienza como más de lo mismo y sabes que acaba en pedir y existe la creencia de que no sirve de nada dar dinero así: También creo que ese mensaje llama a la culpa: “vosotros bien yo mal”.
    El segundo mensaje lleva esperanza, las conecta con lo más positivo de cada persona, lleva de algún modo la energía del agradecimiento.

  13. Andrea dice:

    1. ¿Por qué pensáis que el mensaje inicial estaba creando rechazo en el vagón?
    2. ¿Por qué el cambio en la forma de plantearlo supone acogida entre quienes los escuchan?

    Yo creo que al pricipio no prestan atención porque creen que Asafa les va a pedir algo, pero en cuando el mensaje cambia de dirección,y ellos se dan cuenta que “no es lo de siempre”, este comienza a persuadirles, ya que, los viajeros no se esperan las gracias.De esta manera, Asafan consigue que le presten atención y sensibilizar a la gente, agradeciendo lo que se puede conseguir si ellos colaboran.

  14. popih dice:

    Porque todo lo hemos aprendido, incluso a no ser permeable ante la desgracia ajena…

    En un principio no genera atención porque los demás viajeros identifican el mensaje desde el inicio y desconectan del contenido…pero no desconectamos tanto como para darnos cuenta del contenido del mismo, y cuando el discurso no sigue la línea de la caridad sino que entra en los agradecimientos incluso que la gente que ha desconectado logra escucharle, y lo más difícil: consigue empatizar…

  15. Andrea Iglesias Iglesias dice:

    – ¿Por qué pensáis que el mensaje inicial estaba creando rechazo en el vagón?

    Porque empezaba como la mayoría de gente suele hacerlo: contando una historia personal bastante trágica para intentar recaudar dinero. Las personas han normalizado esta situación de pobreza en la que vive nuestra sociedad, además muchas de ellas se sienten engañadas y manipuladas pues una parte de las personas que se dedican a pedir dinero, no invierten el mismo en productos de necesidad básica, sino que lo hacen en vicios.

    – ¿Por qué el cambio en la forma de plantearlo supone acogida entre quienes los escuchan?

    Porque escucharon algo diferente de lo que se esperaban. Se les agradeció lo que hacían, se supo captar su atención con mensajes de felicidad y superación, haciendo a la gente partícipe de la problemática y a la vez partícipe de la felicidad que se había conseguido. Se mostró que con el dinero que la gente donaba, se conseguían resultados, lo cual además reforzaba que en otras ocasiones la gente donase con más facilidad.

    Saludos

  16. Vega dice:

    Los mensajes que abogan a la caridad, la pena, la lástima…crean rechazo entre los receptores. Por eso creo que no gustaba en un primer momento. Es un mensaje que no es agradable de escuchar y la gente ya está cansada de este enfoque.

    Sin embargo, apostar por un mensaje positivo, amable, alegre, de lucha, de superación….empatiza más con el receptor, llega más y mueve a los corazones de la gente.

    Me gusta la visión que aporta Ximena: Si das un mensaje negativo, recibirás una reacción negativa y viceversa.
    Un saludo!

  17. Silvia Gómez dice:

    >> 1. ¿Por qué pensáis que el mensaje inicial estaba creando rechazo en el vagón?

    Porque empezaba más o menos como suelen empezar casi todos los mensajes de ese tipo: contando una historia triste y pidiendo ayuda.

    Este tipo de mensajes creo que suelen crear rechazo en las personas porque las entristece, porque las hace sentir culpables, porque se sienten manipuladas en cierta medida, o porque simplemente no quieren escuchar ese tipo de mensajes en ese momento y se sienten coaccionadas.

    >> 2. ¿Por qué el cambio en la forma de plantearlo supone acogida entre quienes los escuchan?

    Porque en vez de apelar a la empatía y a la solidaridad para conseguir ayuda, simplemente les informa de cómo acciones solidarias como las de su caso particular han contribuido a mejorar su calidad de vida, y les hace partícipes de ese logro y esa alegría.
    Me parece una estrategia inteligente, además el factor sorpresa de darle la vuelta a la situación lo hace más efectivo.

    La verdad es que creo que no es justo usar siempre sentimientos negativos para atraer la atención de la gente. A nadie le gusta sentirse triste. Y creo que muchas veces sería más efectivo transmitir un mensaje constructivo sobre la viabilidad y el efecto de esas acciones solidarias, para que otros se animen a participar.

    Saludos positivos 🙂

  18. Ximena Chaparro dice:

    1. ¿Por qué pensáis que el mensaje inicial estaba creando rechazo en el vagón?
    Porque hay dos formas de decir las cosas, de comunicarnos, cuando escogemos un discurso positivo, palabras emotivas y contrarias a la situación, la respuesta de quién escucha será del mismo tono. Recibimos los que damos, damos mensajes positivos, recibimos respuestas y acciones positivas. En esta época el discurso “Lastimero” por así llamarlo, aleja al receptor.

  19. Jose dice:

    Hola:

    ¿Por qué pensáis que el mensaje inicial estaba creando rechazo en el vagón?

    Porque todos pensaban igual: “uno más pidiendo, más de lo mismo”, “no toca un instrumento ni canta, pero viene a pedir”, “seguro que es para beber”.

    ¿Por qué el cambio en la forma de plantearlo supone acogida entre quienes los escuchan?

    Porque después de escuchar las necesidades de tantas personas y haber colaborado con algunas de ellas, nunca se muestra el resultado de esa ayuda sin intermediarios, de tú a tú. Esta forma de dar prueba de que la ayuda se materializa, refuerza las convicciones de quienes lo hacían de manera habitual (ayudar a quienes lo necesitan) y anima a otros a dar el paso, porque saben que realmente que su colaboración fructifica.

    Me ha gustado mucho la forma de transmitir el mensaje. Diseño Social 100%.

  20. Natalia dice:

    Hola compañeros,

    Cuando alguien de repente te toca la mano, por ejemplo, sientes un montón de estímulos y tu cuerpo y tu mente reaccionan.

    Sin embargo, si alguien te coge la mano durante un tiempo prolongado, de pronto parece que dejas de sentirla. En realidad tu mente deja de prestarle atención.

    Con este vídeo se muestra algo parecido. La gente del vagón acostumbrada a lo mismo de siempre, baja la cabeza, ignora y no presta atención. Ya sabe lo que va a escuchar. Esta vez el mensaje suena diferente, y ante lo diferente, todos reaccionamos y más si transmite positividad. Somos curiosos por naturaleza, no lo podemos evitar.

    Un nuevo mensaje y una nueva forma de contarlo, suscitan nuevas emociones y una mayor atención.

    Un saludo 🙂

  21. Amalia dice:

    Imagino que la gente no se sorprende de escuchar problemas y miserias, sin embargo cuando les cuentas cosas positivas y les das las gracias captas su atención. Ojalá no tuviéramos que quejarnos tanto o que nuestra queja pudiera ser transformada en algo positivo. No siempre es posible.

  22. Roger dice:

    El mensaje inicial era previsible y la gente está cansada de oir quejas y leer cosas semejantes. El vagón de metro es un lugar amorfo, sin ilusión, un lugar de paso en el que lo que menos desean los viajeros es escuchar más cosas tristes. De ahí el rechazo y hastío que estaba generando.
    Cuando cambia el mensaje le da un tono positivo, comunica una noticia que le reporta alegría porque alguien que estaba sufriendo había dejado de hacerlo. Este segundo mensaje busca la complicidad y la empatía, un “alegraos conmigo” aunque no lo diga. Además agradece a todos por el bien que han hecho, entonces la gente abre los corazones y le devuelve el mensaje con sonrisas y aplausos.

  23. Jaime Castro dice:

    En un principio, los pasajeros del metro se muestran reacios a las palabras de Asafa porque ya saben que van a escuchar el mismo “sermón” de siempre. La gente en general está cansada de todo esto. ¿Cuánta gente pidiendo ayuda podemos encontrarnos en nuestro camino desde casa al trabajo? Es algo que forma parte de nuestra rutina, es una situación que está ya muy normalizada en nuestra cabeza. No nos sorprende. La sociedad necesita buenas noticias, hay una asfixia mental ante tantos problemas de hambre, trabajo, enfermedades, problemas medioambientales…
    Asafa hace justo lo contrario, no está pidiendo, está agradeciendo. A través de este cambio de rol se crea un efecto sorpresa, muy diferente a lo que el público en general está acostumbrado, que capta profundamente su atención. Es un mensaje positivo del que hace participes a todos los pasajeros, creando una empatía de la que surge el reconocimiento y los aplausos.
    Es una forma de comunicar novedosa, fresca, diferente y original. Hoy, hasta para sobrevivir en la calle, hay que ser un gran creativo. ¡Qué paradoja!

  24. Adriana dice:

    En general somos intolerantes y estamos aburridos de este tipo de personajes que piden dinero, cantan, venden cualquier cosa y explican su situación.
    Todo esto incomoda molesta y en el vagón todos esperaban la misma historia de siempre, pero cuando empezó a explicar cosas buenas, bonitas, mejoras de su comunidad, todos bajaron la guardia y estaban muy receptivos a toda la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *