4.4 Un proyecto sostenible

¿Cómo puedo realizar un proyecto sostenible?

El primer gran paso es tomar la decisión firme de realizar un proyecto sostenible. Pero los siguientes son igual de importantes.

Un proyecto de diseño sostenible comienza desde el primer momento. La sostenibilidad debe participar de todo el proceso de diseño, por lo que debe ser proyectado y planeado desde el principio. Muchos productos que son “biodegradables” han tenido un proceso de producción muy contaminante, o algunas empresas de productos “sostenibles” y “ecológicos” luego tienen un trato injusto con sus trabajadores o subcontratación (outsourcing).

¿Que puede hacer un comunicador o diseñador social?

Lo primero que debemos determinar es si el proyecto es viable. Para ello debes responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Es este el mejor método para comunicar el mensaje?
    ¿Qué otras alternativas tengo?
  • ¿Alcanzará el objetivo planteado?
    ¿Qué repercusión tendrá?
  • ¿Cómo podremos reducir el impacto social y medioambiental durante el proceso?

Te recomendamos que leas: PROCOMÚN & LOVE

El equipo de trabajo

Todas estas cuestiones conviene debatirlas con todo el equipo que intervendrá en el proceso de diseño para crear sinergias que sumen ideas positivas al proyecto.

Conciencia social y medioambiental

Aplicando estos principios, los diseñadores iremos formando una conciencia social y medioambiental en el ejercicio de nuestra profesión:

1) Diseñar para la reutilización y la longevidad.
Recuerda: Rechazo absoluto a la obsolescencia programada.

2) Diseñar cíclicamente, no de modo lineal.
Recuerda: Integra la creatividad en tu vida.

3) Elegir materiales reciclados y no tóxicos.
Reducir al mínimo el material desechable.

Reducir al mínimo el empleo de tintas

6) Elegir proveedores locales.

7) Contar con proveedores que empleen energía renovable y/o prácticas comerciales socialmente equitativas y respetuosas con el medio ambiente.

8) Educar al consumidor acerca del ciclo de vida a través del mensaje y el marketing.

9) Animar a otros a diseñar de una manera sostenible.

Puede sonar utópico llevar un proyecto totalmente sostenible de principio a fin en los que intervienen tantos factores pero más utópico sería terminar de destrozar el planeta y luego empezar a plantearse cómo arreglarlo todo.

Es difícil salvar a una especie en peligro de extinción, pero es imposible intentar salvarla una vez que se ha extinguido. Ya nunca volverá. ¿Qué más estamos dispuestos a perder?

Por poco que hagamos, con pequeños propósitos estaremos haciendo más de lo que hacíamos, o no hacíamos, e iremos generando no sólo una forma alternativa de trabajar, sino un modo de pensar, actuar y vivir más sostenible.

Licencia Creative Commons
“Proyectos Sostenibles” por EN+ DISEÑO SOCIAL se encuentra bajo Licencia
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Haz una pequeña revisión de cómo tratas a tu cuerpo, tu mente, a aquellos que te rodean, al planeta… ¿Qué pequeño gesto haría de tu vida “más sostenible”?

¿Conocías el concepto “procomún“? ¿Qué aplicaciones prácticas podrían establecerse a partir de él?

8 comments

  1. Stella García dice:

    Haz una pequeña revisión de cómo tratas a tu cuerpo, tu mente, a aquellos que te rodean, al planeta… ¿Qué pequeño gesto haría de tu vida “más sostenible”?
    Estamos en el camino de la reducción. Reducción de carne en nuestra alimentación, reducción de plásticos en lo que compramos. Reducción de cosas que parecen “imprescindibles”…ahí vamos…

    ¿Conocías el concepto “procomún“? ¿Qué aplicaciones prácticas podrían establecerse a partir de él?
    Sí conocía el concepto, pero releyendo e incluso ese enlace a colaborabora (que somos de Bilbao todas), me ha hecho recuperar la idea y su práctica. Hay que hablar de ello con la gente. También el vídeo de Paco Alvarez sobre la economía del bien común.

  2. Sol dice:

    ¿Qué pequeño gesto haría de tu vida “más sostenible”?

    Intento tener consciencia sobre lo que consumo, reduciendo día a día los productos superfluos que compro.

    ¿Conocías el concepto “procomún“? ¿Qué aplicaciones prácticas podrían establecerse a partir de él?

    Había oído hablar del concepto, pero siempre muy por encima. Ahora que sé más sobre este asunto, voy a intentar encontrar asociaciones que trabajen hacia el bien común, para realizar diferentes prácticas que podamos generar entre todos.

  3. Tomás dice:

    Necesito correo de contacto para contactar con el profesor/a, para el seguimiento d proyecto o consultas por favor.Gracias!!

  4. Marta dice:

    Había oído hablar del concepto del bien común pero no del “procomún”. Los efectos positivos de ambos conceptos, que van en la misma línea, repercute directamente en la ciudadanía. Inevitablemente me ha venido a la mente el impuesto al sol que se está escuchando tanto en España. El concepto supone avanzar hacia una economía social, participativa, donde todas las partes se implican. También he pensado en esas cooperativas que se autogestionan: búsqueda de proveedores, organización de pedidos, gestión de demandas, adecuación del local, etc.

  5. CELIA dice:

    Haz una pequeña revisión de cómo tratas a tu cuerpo, tu mente, a aquellos que te rodean, al planeta… ¿Qué pequeño gesto haría de tu vida “más sostenible”?
    Intento cuidar mente y cuerpo a través del yoga, el vegetarianismo y la meditación pero confieso que no siempre soy constante. También intento cuidar el medio ambiente, cuidando mi manera de consumir y reciclando. Para que mi estilo de vida fuese más sostenible me gustaría que el yoga y la meditación fueran rituales diarios y no obligaciones, hacer deporte más a menudo y reducir el consumo de azúcar en mi dieta. Aprender a consumir menos y a reutilizar lo que ya parece no tener uso.

    ¿Conocías el concepto “procomún“? ¿Qué aplicaciones prácticas podrían establecerse a partir de él? Sí lo conocía. El procomún puede aplicarse en nuestra forma de consumir indicando a través de etiquetas en los productos de los supermercados el impacto social y la huella ecológica de cada producto. Esto se puede extender a cualquier tipo de empresa e incluso a los bancos, indicando por ejemplo lo que financia cada uno.

  6. Andrea dice:

    Haz una pequeña revisión de cómo tratas a tu cuerpo, tu mente, a aquellos que te rodean, al planeta… ¿Qué pequeño gesto haría de tu vida “más sostenible”?
    Consumir productos de comercio justo o hacer las compras en pequeños comercios y a granel, pienso que es una manera de empezar a hacer mas sostenible mi vida.

    ¿Conocías el concepto “procomún“?
    No lo conocía.

    ¿Qué aplicaciones prácticas podrían establecerse a partir de él?
    En el ámbito social, yo creo que tiene un aplicación global. Creo se aleja a sistema capitalista actual y que se acerca mas al intercambio. Una practica podrían ser los bancos de tiempo, bancos de objetos o la segunda mano. Pero con gestos tan sencillos como separar nuestros residuos, o recoger de la calle las heces de nuestros animales estamos poniendo en practica el concepto “procomún”.

  7. Vega dice:

    Pequeños gestos diarios individualmente pueden hacer grandes cosas si las sumamos. Cuidar el Planeta es tarea de todos con gestos como el reciclaje, la reutilización, el reducir la contaminación optando por andar más o usar el transporte público… Apagar las luces de casa o del trabajo cuando no son necesarias también puede ser un gesto diario. Nuestra forma de compra también es determinante en muchos aspectos: podemos potenciar el comercio local, el comercio justo o fijarnos en el etiquetado de ropa y comida.

    No conocía el concepto de procomún pero me ha parecido muy interesante. Algunos de los ejemplos mencionados anteriormente podrían servir como prácticas de procomún. En este aspecto, también sería clave incidir en el papel que tienen las empresas en el cuidado del medio ambiente y en la sostenibilidad del Planeta.

  8. Silvia Gómez dice:

    >> Haz una pequeña revisión de cómo tratas a tu cuerpo, tu mente, a aquellos que te rodean, al planeta… ¿Qué pequeño gesto haría de tu vida “más sostenible”?

    Yo entiendo sostenibilidad como equilibrio, y para tener una vida equilibrada, que te permita estar en armonía contigo mismo, con tu entorno social y con tu entorno natural, lo primero sería hacer un pequeño ejercicio de autocrítica sobre el estilo de vida que lleva cada uno, y a través de un autoanálisis personal, determinar los pequeños pasos que se podrían ir dando para alcanzar ese equilibrio.

    >> ¿Conocías el concepto “procomún“?

    No lo conocía, pero sí conocía términos similares. En el urbanismo, que es la disciplina a la que me dedico, los instrumentos que se usan para planificar el futuro desarrollo de una ciudad deberían estar orientados al bien colectivo, pero muchas veces se utilizan con otros intereses.

    >> ¿Qué aplicaciones prácticas podrían establecerse a partir de él?

    Creo que sería interesante, como ya se está tratando de hacer actualmente, a la vez que se toman medidas orientadas a mejorar la calidad de vida colectiva (medidas que muchas veces no son fáciles de entender porque no repercuten directamente en tu beneficio personal y que además tardan mucho tiempo en materializarse), hacer partícipe a cada individuo de los logros que se vayan a alcanzar a nivel colectivo con cualquier iniciativa, de forma que entienda la justicia y el beneficio de esas medidas y que se dé cuenta de que las propuestas orientadas al bien común también lo van a beneficiar; que una sociedad equilibrada ayudará a que el estilo de vida de cada uno también sea equilibrado.

    un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *