innovación, creatividad & pronoia

7.4 Crear un proyecto en equipo o en entornos colaborativos

El tiempo que pasamos en nuestro ámbito profesional supone una gran parte de nuestra existencia. De modo que para disfrutar de una vida plena es importante ser capaces de disfrutar de las tareas a las que nos dedicamos, y para ello es necesario ajustar la forma en la que vemos nuestra experiencia profesional a fin de sentirla como una oportunidad para llenar de calidad y sentido tanto nuestra vida como la de quienes nos rodea.

Las distinciones que hacemos entre las diferentes parcelas de nuestra vida son artificiales: somos nosotros experimentando la misma realidad, ya sea en casa o en el trabajo, ya estemos con nuestra familia o nuestros amigos o con nuestros compañeros. Por ello es fundamental encontrar el equilibrio entre estos ámbitos para alcanzar un éxito sostenible. Ciertamente, para gozar de una vida plena necesitamos llenar de calidad nuestra vida profesional.

¿QUÉ ES EL “PROCOMÚN”?

El concepto de sotenibilidad está siendo avalado por un concepto antiguo que vuelve a tomar forma y las ONGs deberían empezar a tener en cuenta en el desarrollo de sus proyectos: el procomún.

Esta palabra es la nueva manera de expresar una idea muy antigua de “bien comunal”: que algunos bienes pertenecen a todos, y que forman una constelación de recursos que debe ser activamente protegida y gestionada por el bien común.

Las Empresas del Procomún son aquellas cuya actividad y modelos organizativos generan un ecosistema de valor diferencial y cualitativo, basado en la gestión de un recurso en comunidad, según unos principios éticos, pensando los criterios monetarios en clave de sostenibilidad. Además del capital-valor económico y el patrimonio material, se tiene en cuenta el valor social, simbólico, espiritual, cognitivo, ecológico, estético, emocional, histórico, comunicativo y demás valores inmateriales difícilmente cuantificables.

El procomún fomenta el empoderamiento ciudadano a través de las cosas que heredamos y creamos conjuntamente y que esperamos ofrecer a las generaciones futuras.

¿SABEMOS TRABAJAR EN EQUIPO?

Los investigadores han concluido que los grupos que mantenían un mayor contacto con desconocidos eran los más proclives a presentar un comportamiento pro-social, en otras palabras, a medida que los grupos expanden sus redes más allá de la unidad familiar, parecen tender a comportarse cada vez como el ejemplo de prototipo de hombre más altruista.

Los seres humanos presentan claras diferencias en su propensión a cuidar de los demás y en su capacidad de conectar. Aunque nuestras experiencias vitales pueden influir sobre nuestra disposición a ayudar a desconocidos o entablar amistadas, está claro que llevamos esas diferencias en lo más hondo de nuestro ser desde hace mucho tiempo, cuando nuestros antepasados aprendieron a vivir juntos, en pequeños grupos.

Los antropólogos, creen, que comenzamos a cazar grandes presas hace medio millón de años. Esto fue toda una innovación. Sin embargo, para tener éxito, nuestros ancestros humanos tuvieron que cooperar. Y ya hemos visto que la participación en un grupo genera varias estrategias posibles de coexistencia.

Algunas personas van por su cuenta, otras contribuyen al grupo, otras se aprovechan del esfuerzo de los demás y hay quien, voluntariamente, castiga a los que se aprovechan. Si ésta ha sido la conciencia humana durante cientos de miles de años, quizá nuestro comportamiento en red no sea simplemente el resultado de los mercados o de una densidad de población creciente.

Dos cabezas piensan más que una, sin embargo, el ser humano tradicionalmente ha preferido rodearse de personas de una forma de pensar semejante a la suya a la hora poner en práctica sus iniciativas: los equipos de gobierno de los países o los consejos de administración de las empresas son un claro ejemplo de ello.

Sin embargo, está demostrado que la auténtica fuerza de un grupo la genera las diferencias y diversidad que hay entre sus miembros. La igualdad genera unión pero no fuerza. Genera inmovilización, no cambio.

desarrollo-inteligencia-social-compartida

Los científicos señalan que hay innovación cuando eres capaz de mezclar dos líneas de conocimiento totalmente distintas, como biología o informática. Una gran cantidad de genetistas reconoce que sin los informáticos no habrían llegado a ninguna parte.

Gracias a su conocimiento y experiencia, unos tienen la capacidad de explicar cosas que, aparentemente no podían explicar los otros con la información de que disponían.

Sin embargo, durante décadas se pasó por alto enseñar la importancia del trabajo en equipo. En su lugar, los de épocas pasadas se fustigaban unos a otros sin piedad, siendo absolutamente recelosos de desvelar a los demás lo que ellos ya conocían, por miedo a perder poder o influencia. Karl Marx retrató con precisión esta corriente, acusando a los obcecados en su especialidad «de saber cada vez más de menos, hasta que lo sabían todo de nada».

Afortunadamente, el desarrollo de la llamada «inteligencia social» ha puesto de manifiesto que no hay innovación sin multidisciplinariedad, hasta tal punto que hoy, esta mezcolanza de disciplinas goza de consenso universal. Definitivamente, se ha llegado a la conclusión de es imposible innovar, es decir, progresar, sin contar con conocimientos y pensamientos propios de otras disciplinas. Tanto es así que en los países al frente de la investigación científica y tecnológica abundan los proyectos denominados «trasnacionales», caracterizados por acortar el plazo que transcurre entre un descubrimiento hasta que alguien puede beneficiarse de él. Hoy, nadie debería dudar de la clave de toda innovación está en las interrelaciones entre disciplinas.

 CÓMO CONVERTIR UN GRUPO EN UN EQUIPO DE TRABAJO

Existen cientos de modelos y estrategias que tratan sobre el rendimiento de los equipos. Uno de los mejores, y también de los más sencillos, lo desarrollaron Alan Drexler y David Sibbet, fundadores de la consultora The Grove. El modelo ilustra siete fases distintas por las que suelen pasar las personas que participan en proyectos:

Proponen imaginarlos en su modelo de rendimiento de equipo, que va de la creación a la sostenibilidad, en V, y que nos ayuda a imaginar cómo será nuestro proyecto:

1. Orientación– ¿Por qué estoy aquí? 2. Fomentar la confianza – ¿Quién es usted? 3. Determinar la meta – ¿Qué vamos a hacer 4. Compromiso – ¿Cómo vamos a hacerlo? 5. Aplicación – ¿Quién hace qué, cuándo y dónde? 6. Alto rendimiento – ¿Se podría mejorar? 7. Renovación – ¿Por qué continuar?

img_team_performance_model

En cada fase hay una pregunta que nos planteamos en ese momento: al principio del proyecto, «¿Por qué estoy aquí?»; a la mitad, «¿Cómo lo haremos?»; y al final, «¿Por qué continuar?». También hay varios adjetivos que suelen describir los sentimientos de los participantes durante esa fase: tanto los sentimientos que experimentan mientras están trabajando en ella, como los sentimientos que experimentan una vez esa fase se ha completado con éxito. Muchas de las fases parecen obvias y triviales, pero la experiencia demuestra que todos los grupos pasan por cada una de ellas. Si nos saltamos una, más adelante habrá que retroceder.

– Flujo de atención: Es la percepción de todo lo que está ocurriendo. Las pequeñas cosas que nos hacen actuar o no y que dictan qué objetivos queremos lograr. Algo que no vemos pero es básico en el funcionamiento del equipo.

– Flujo de energía: Es el nivel emocional y social de un proceso. Aquí será donde veamos la motivación, el compromiso del equipo con la causa. De  él dependerá la intensidad y el ritmo de nuestro trabajo.

– Flujo de interacción: Ese en el que comunicamos ideas, pensamientos, datos, conclusiones… Un proceso de intercambio de información que nos demuestra que el pensamiento, en este caso del equipo, debe ser algo en constante movimiento.

– Flujo de las funciones: Aquel que conecta la atención, la motivación y los pensamientos con la parte física de los proyectos. Por eso aquí entran en acción la toma de decisiones, los cambios en la organización.

LIDERAR UN PROYECTO

Si uno lidera un equipo, debería presentar el modelo al principio del proyecto. Una vez éste se ha empezado, debe preguntar a los integrantes a intervalos periódicos y previamente establecidos:

• ¿En qué punto (o fase del proyecto) estás? • ¿Qué necesitas para pasar a la siguiente fase?

Si uno no está seguro de la fase en la que se encuentra actualmente su equipo, puede consultar los adjetivos asociados a cada una en el modelo y preguntarse qué adjetivos puede aplicarse personalmente, y también cuáles son aplicables al equipo. No hay que temer al posible hecho de despertar sentimientos negativos entre el grupo. Un conflicto abierto es mejor que uno que se va alimentando y que no queda resuelto durante varias fases y nos obliga, en las últimas etapas, a tratar asuntos que ya se deberían haber manejado anteriormente.

Recuerda: No hay que intentar alinear estrictamente el equipo al modelo. El modelo sólo es una ayuda para orientarse: es una brújula, no una guía. Los grupos sólo avanzan cuando uno de los integrantes se atreve a dar el primer paso. Como líder, uno debe estar dispuesto a ser el primero que puede cometer errores.

Los equipos homogéneos, por ejemplo, en los que los miembros tienen opiniones y rasgos de carácter parecidos, no funcionan tan bien. En la década de los setenta, Meredith Belbin estudió a individuos e interpretaciones de papeles y su influencia en los procesos grupales. Basándose en sus observaciones, identificó nueve perfiles distintos:

• Encaminado a la acción: emprendedor, ejecutor, perfeccionista. • Encaminado a la comunicación: coordinador, capacitado para trabajar en equipo, pionero. • Encaminado al conocimiento: innovador, observador, especialista.

Independientemente de si uno es director de una guardería o seleccionador de un equipo nacional, o de si quiere crear una empresa o un grupo de voluntarios de una ONG nos debemos hacer las mismas preguntas:

  1. ¿Contamos con las personas apropiadas para este proyecto?
  2. ¿Nuestras habilidades se corresponden con nuestros objetivos?
  3. ¿Somos capaces de hacer lo que queremos hacer?

Este modelo de equipo te ayudará a evaluar a tu grupo. Empieza por definir las habilidades, los conocimientos y los recursos que consideras que son importantes para llevar a cabo el proyecto. Anota las habilidades que son imprescindibles para ese cometido. Distingue entre las aptitudes  sociales (lealtad, motivación, integridad…) y las profesionales (informática, aptitudes empresariales e idiomas). La posterior autoevaluación de los miembros del equipo resulta incluso más reveladora que el propio modelo. Un buen equipo, al igual que un buen profesional, es aquel que puede juzgar sus habilidades correctamente.

__________

En el tema de hoy hemos tratado muchos temas interesantes: red social humana, cooperación vs traición, procomún o trabajo en equipo. Pero basaremos nuestra pregunta en alcanzar un grado más de conocimiento que pueda ayudarte a crear un proyecto en equipo.

Por tanto, nos gustaría que compartiérais en los comentarios vuestras impresiones o experiencia sobre el trabajo en equipo y dar alguna clave o consejo al resto de alumnos para generar grupos de trabajo más eficaces. Casi nada, ¡eh! 😉

ANEXO: HERRAMIENTAS ONLINE

 

Herramientas de escritura

Titanpad https://titanpad.com
[Software libre: Apache License 2.0]

Al abrir un titanpad, todo lo que se escriba en él se leerá y podrá ser modificado en tiempo real por todas las demás personas que entren en él. Sin necesidad de darse de alta, resulta muy cómodo y rápido para escribir texto colaborativo participando todos en el mismo nivel, sin jerarquías. Usado desde para organizar campañas en internet, hasta para escribir novelas, como en el caso de Este libro se autodestruirá.

Co-ment https://lite.co-ment.com
[Software libre: AGPLv3]

Gracias a esta herramienta podemos recibir los comentarios de cualquier persona sobre cada parte de un texto ya escrito, y así visualizar fácilmente partes conflictivas, sugerencias para mejorarlo, etc. Co-ment es el sucesor de Stet[Software libre: AGPLv3]), que se utilizó para redactar la versión final de la licencia copyleft más usada, la GPLv3. La propia comunidad de internet decidiendo en común cómo deberían ser las leyes que rigen su mundo.

Amara http://www.amara.org/es
[Software libre: AGPLv3]

Amara es un buen ejemplo del anterior tipo de herramientas de escritura colectiva, aplicado a un caso más específico. En este caso nos permite subtitular vídeos. Cada persona puede traducir una pequeña parte de un subtítulo, siendo completado poco a poco entre todos en multitud de idiomas. Una ayuda para romper las barreras idiomáticas que tanto aislan y compartimentan la inteligencia a pesar de la conexión que nos ofrece la red.

Herramientas de toma de decisiones

Appgree http://www.appgree.com/appgree [Software privativo]

Accediendo a través del móvil o de la web, permite que frente a una pregunta lanzada por el administrador de cada grupo, miles de personas decidan de manera muy sencilla una respuesta satisfactoria para la gran mayoría. Lo interesante es que cada uno de los usuarios puede proponer una respuesta distinta, y sólo necesita evaluar tres de las demás respuestas, para llegar a un resultado final con un apoyo global que a menudo oscila entre el 80% o 90%. Una votación, pero donde las posibles opciones a votar las deciden cada vez los propios usuarios, sin ningún límite.

Se utilizó en directo en Gran Hermano por 90.000 personas para comunicarse desde el programa con los espectadores, y permitió que estos se rebelaran contra las preguntas lanzadas y empezaran ellos a marcar el ritmo y la dirección del programa que querían.

Liquidfeedback http://liquidfeedback.org [Software libre: MIT license]

Una de las plataformas de debate y votación más popular de los últimos tiempos, usada por el Partido Pirata Alemán para tomar decisiones. Introduce el concepto de democracia líquida, que consiste en poder delegar nuestro voto para cualquier votación en otra persona, que votaría por nosotros. De esta forma se puede depositar el voto en quien creamos más experto para cada cuestión, o en quien nos dé más confianza. De esta manera soluciona también el problema de la imposibilidad de que todo el mundo pueda participar en todas las votaciones cuando su número es elevado.

Agora voting https://agoravoting.com
[Software libre: AGPLv3]

Plataforma similar a la anterior, desarrollada en España. Incluye también el sistema de democracia líquida, y diferentes modalidades de voto y organización. Los desarrolladores han hecho especial hincapié en la seguridad del voto y su verificabilidad. Además de utilizarse internamente en partidos como Equo, la plataforma se utilizó en la iniciativa “ Congreso transparente” en la cual el diputado Joan Baldoví de Compromis-Equo votó en el parlamento respecto a la ley de transparencia y la ley de reforma energética lo que la gente decidió a través de la plataforma. Una nueva forma de hackear viejas instituciones sin necesidad de cambiar las leyes.

All our ideas http://www.allourideas.org
[Software libre: Modified BSD License]

Esta herramienta usa un método de comparación entre pares para ordenar una lista grande de propuestas (a la que cualquiera puede seguir añadiendo otras nuevas). Se van mostrando aleatoriamente parejas de propuestas, y para cada una de ellas el usuario señala cuál de las dos prefiere, o si no puede decidir entre ellas, la explicación de por qué (las dos le parecen bien, o ninguna, o no tiene información suficiente sobre alguna de ellas, etc), todo a través de una interfaz muy sencilla y rápida de usar.

Con toda la información introducida por los usuarios, se va elaborando un ranking de qué propuestas son las preferidas por todo el mundo. Otra manera distinta de tomar decisiones.

Doodle http://doodle.com/es
[Software privativo]

Otro método para tomar decisiones, en este caso aplicado al caso de encontrar el momento más favorable para un grupo de personas entre múltiples horarios disponibles. Cada problema puede necesitar un tipo de interacción distinta para ser resuelto de manera efectiva.


Herramientas de debate

Loomio https://www.loomio.org/?locale=es [Software libre: AGPLv3]

Loomio está teniendo un gran éxito como herramienta de debate para grupos, desde organizaciones sociales hasta ayuntamientos. Parte de su éxito se encuentra en una interfaz clara, intuitiva y eficaz para el debate. Otro gran acierto es el incluir votaciones en los grupos, pero en este caso enfocadas a poder conocer en todo momento la opinión de los participantes sobre lo que se está hablando y así ayudar a encaminar mejor las propuestas. De esta manera por un lado se potencia el poder encontrar soluciones lo más consensuadas posibles, en lugar de cerrar los debates rápidamente con votaciones; y por otro lado tenemos una forma de conocer continuamente la opinión de la gente, y evitar así que los que más intervienen acaben desviando los debates hacia su posición sólo por hablar más que los demás.

Truth mapping 
https://www.truthmapping.com

En este caso el enfoque es visualizar en el debate los procesos lógicos de la forma más clara posible, para que sea la lógica la que ponga claridad. Sobre esta primera capa lógica se añaden valoraciones subjetivas.

Herramientas de acción digital:

Loic https://sourceforge.net/projects/loic
[Dominio público]

En algunos casos el cerebro colectivo no se enfoca en la creación de conocimiento o entes abstractos, sino que se utiliza para activar los músculos colectivos. Esto ocurre por ejemplo con Loic, herramienta utilizada para realizar los llamados ataques DDoS. Estos ataques consisten en que miles de personas ejecuten el programa, que hará que los ordenadores carguen una y otra vez una misma dirección de internet. Ante la avalancha simultánea de peticiones, el servidor de la dirección de internet se verá colapsado y dejará de funcionar, con lo que la dirección de internet será inaccesible.

Es importante comprender que el método de acción es la acción más pacífica y básica que se puede hacer en internet: cargar una web. El símil sería hacer una sentada delante de un negocio frente al que se quiere protestar. Sin violencia la gente entorpece el acceso y hace que al final deje de funcionar el negocio. Y no es una acción impuesta por pequeños grupos, sino que la acción sólo puede funcionar si hay un gran consenso en torno a lo que se rechaza, llevando a grandes cantidades de personas a sumarse.

Estas acciones fueron muy populares durante unos meses para luchar contra las entidades de gestión de copyright o para defender a wikileaks (bloqueando por ejemplo páginas de Mastercard y Visa que estaban a su vez bloqueando las donaciones a Wikileaks, que se llamó Operación Payback). En España este tipo de acción era en ese momento totalmente legal, pero el gobierno modificó la ley para hacerlas ilegales, o al menos más interpretables.

Métodos más complejos de acción se han usado en otras ocasiones, como en el caso etoy, donde alguno de los programas saturaba el servicio de venta online de la compañía en cuestión, llegando a hacer perder a la compañía un 70% de su precio en bolsa.

Oiga.me https://oiga.me
[Software libre: AGPL]

Esta herramienta permite lanzar campañas ciudadanas a las que se puede sumar cualquiera, pero que no se limitan a recoger firmas como otras webs, sino que cuando alguien se suma se envían mails o faxes en su nombre a los destinatarios de la campaña. Miles de mails o faxes para que no les resulte tan fácil ignorar a la gente que pide cambios.

Un ejemplo es una campaña lanzada a las embajadas de países extranjeros en España y organismos internacionales para que dejaran de reconocer a un gobierno que no representa la voluntad de la gente de este país. Imaginaos a los embajadores de todo el mundo viendo como sus faxes no dejaban de imprimir mensajes una y otra vez pidiendo un rescate internacional.

 

* Este material ha sido recopilado y presentado con motivo de la “I Jornada EN-RED: Producción colectiva del conocimiento y ética hacker”, organizada por Ángel Carrasco Campos y Pedro Martín Gutiérrez en la Universidad de Valladolid.

 

 

Comments (12)

  • Inés . 17 diciembre, 2015 . Responder

    La verdad es que en el caso del trabajo en equipo he tenido experiencias muy diversas. Como comentaban algunos compañeros en temas profesionales o académicos por lo general siempre hay algún “aprovechado” que se aprovecha del grupo para escabullirse de las tareas. Sin embargo, me quedo con los equipos de trabajo con los que he colaborado como voluntaria o de forma desinteresada en otros ámbitos; creo que es en ellos donde más he aprendido. Mis consejos serían los siguientes:
    – Facilitar la integración de los nuevos miembros, dando un tiempo para la adaptación de cada uno.
    – Reservar tiempo para la autoexploración del grupo.
    – Realizar sesiones de autoevaluación periódicas.
    – No caer en la negación de una estructura, aunque sea lo más abierta, horizontal y libre. Todo equipo cuenta con una estructura, explícita o no; y reconocerla ayuda a todos a saber situarse en ella.

  • jorge . 29 octubre, 2015 . Responder

    Ya tengo mas de medio siglo vivido y trabajado en muchos oficios y aventurado en varias intensiones colectivas, can medias victorias y fuertes derrotas. Lxs jóvenes que sepan de historia de Latino América en los 70 y 80 ya sabrán a que me refiero. Los abuelos de España pasaron por algo similar, así que tampoco es tan ajeno a ustedes. Bueno, nada de eso pudo haber pasado sin trabajo en equipo. y en términos socio económico lo sociedad industrial con sus construcciones urbanas no pueden ser posible sin el trabajo de equipos. lo mismo es valido para civilizaciones mas antiguas en todos los rincones del mundo incluso antes de las invasiones europeas que cambiaron las historias de nuestros pueblos originarios.
    En el contesto actual en nuestras profesiones parece ser que nuestras habilidades aportan tareas individuales paro no. Al final todos contribuimos en las nuevas formas de economía. Algunos cómplices beneficiados del egoísmo neo liberal, otros con conciencias intranquilas pero sumisos a las reglas de la económica del consumismo por el consumismo. Después de tanto esperar en la soledad del exilio, y el renacer en el destierro. Esto del bien común, la empresa social y lo nuestro el diseño social ha sembrado ganas de ser parte de un algo que va cambiando lo social en positivo. Y eso igual es trabajar en equipo porque las energías se conectas aunque habitemos en lugares distantes.

1 2 3

Deja un comentario

Kopy Theme . Proudly powered by WordPress . Created by IshYoBoy.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies