innovación, creatividad & pronoia

8.3 Tener tiempo para qué

Malgasté el tiempo, ahora el tiempo me malgasta a mi.
William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico

¿Es saludable la hiperocupación? En una sociedad donde se rinde culto a la eficiencia y a la productividad, y al uso total y completo del tiempo nació el término workoholics o “esclavo del trabajo”. Recuerda:

El Karoshi o “muerte por exceso de trabajo”, en Japón, es un ejemplo extremo de una epidemia social, que tiene sus primeros atisbos de rebelión en la juventud, deseosa de una vida más sana.

Los adictos al trabajo, solo encuentran sentido en su vida, si dedican todo su día a producir.

Becario-Karoshi

Y así, los padres dedican el mínimo tiempo posible al descanso, el máximo a su trabajo, y lo que resta a sus familias y relaciones.

Del mismo modo, los hijos tienen sus agendas diarias cargadas de horarios establecidos: escuela, deportes, aprendizaje de idiomas extranjeros y cuanta otra actividad sea posible incorporar a su día, “preparándolos para el futuro”.

La administración del tiempo en el tiempo de ocio

Todo el año soñando con las ansiadas vacaciones. Y entonces se contratan actividades para todos los días: excursión desde la madrugada para ir a…, almuerzo en…, visita en la tarde a…, teatro a las…, cena en…

Y el tiempo libre, se convierte en otro tiempo ocupado, por más y más actividades ya pautadas con anticipación.

ocio_ninos_terapeutico

El ocio creativo
Desde la antigua Grecia, Platón ya hablaba de la necesidad del ocio en contraposición al negocio (“no ocio” o actividad productiva) y también del ocio creativo: el tiempo dedicado a la contemplación y reflexión, dejando vagar las ideas y la mente.

El ocio terapéutico
También es cierto que el cambiar la actividad de todos los días por otra, no regida por el horario, sino por el placer de hacerla, es otra forma de rompar la rutina de exigencias diarias y encontrarse con sí mismo.

El ocio desorientado
Para aquellos obsesivos del trabajo, el encontrarse sin un horario establecido o actividades pautadas con anticipación, conlleva a un estado de angustia y depresión donde la única esperanza consiste en que comience nuevamente la semana laboral para volver al propio encierro.

Que el ocio sea ocio
Planifica un momento diario, semanal, mensual, anual para que puedas lograr un tiempo libre que te encuentre desligado de todas tus responsabilidades. Acostúmbrate a “cerrar” tu actividad, en un horario determinado, dejando la agenda vacía para el resto del tiempo disponible. No le temas a quedarte con la mente “en blanco” mirando el cielo y sin hacer nada.

Después de un rato comenzarás a disfrutarlo.
Olvídate de tus actividades laborales y no dejes que asomen a tu mente. Al finalizar el día, notarás con asombro que el ocio te ha despejado la mente, aparecerán nuevas ideas, serás mucho más creativo. Tómate en serio la administración del tiempo libre, no para ocuparlo sino para dejar que tu cerebro se reponga.

¿Cómo es tu administración del tiempo libre actualmente?

Kopy Theme . Proudly powered by WordPress . Created by IshYoBoy.com  .  Hosting por dinahosting.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies