innovación, creatividad & pronoia

9.5 Infoxicación

Ya en 1550 un escritor italiano se quejaba de que había “tantos libros que ni siquiera tenemos tiempo de leer los títulos”. Uno de los grandes problemas con los que te encontrarás si trabajas con gran cantidad de información diariamente es que puede llegar un momento en que te sientas infoxicado (intoxicado de información). Por eso es crucial que sepas cómo gestionar toda esa información y conseguir que no te sature ni te desborde.

Infoxicación es el término que Alfonso Cornella acuñó para explicar esa situación en la que te sientes abrumado por una inmensa cantidad de información, de forma que ya no sabes por dónde empezar y hasta dónde tienes que leer o si ya no vale la pena porque has perdido el puntero. Esa situación de update continuo acaba mentalmente con el más pintado y con cierta disonancia cognitiva al decidir con la información -que creemos limitada- en cada momento.

Estarás de acuerdo en la importancia que tiene el cuidado físico, para lo que es imprescindible una adecuada gestión de la alimentación mediante una dieta sana. Sin embargo, no es tan común pensar en términos de gestión de la mente, y mucho menos en dieta de información.

Cuando no tienes un plan bien definido sobre cómo quieres gestionar la información que te llega puedes encontrarte fácilmente con varios de estos problemas, los cuales están muy relacionados unos con otros.

Vivimos inmersos en una revolución digital que, silenciosamente, ha modificado nuestros patrones sociales y afecta directamente a nuestra forma de entender la vida. La inmediatez ha desatado la cultura del click, y con ella la imperiosa necesidad de estar sobre informados e hiperconectados permanentemente a nuestro entorno. Siempre queremos más, aunque no podamos digerirlo. Sin buscar el drama o similitudes como las de la polémica serie Black Mirror, es hora de llamar a las cosas por su nombre. Estamos infoxicados.

Hoy en día las posibilidades informativas son infinitas y no todos estamos preparados para afrontarlas. Todo este fenómeno de multiplicación de la cantidad de información que existe en el mundo se ha venido a llamar la ‘explosión de la información’, aunque más bien debería llamarse la ‘explosión de la desinformación’, indigerible y confundidora.

Information Overload

Contenido infinito elaborado por cientos de millones de personas y procesados en segundos por cerebros tecnológicos para ponerlos a disposición de la sociedad para su consumo. Menudo empacho, menuda infoxicación. Y pese a ello consumimos, creamos y difundimos cantidades ingentes de contenidos día tras día. Pero ¿son los que queremos o desearíamos consumir? ¿nos ayudan en gran medida a la consecución de nuestros objetivos y metas o simplemente ocupan parte de nuestro tiempo sin un resultado cuanto menos memorable?

La evolución de la red Internet ha protagonizado importantes desarrollos en las últimas décadas como canal de difusión y almacenamiento de datos aunque no fue hasta su transformación en entorno social y la creación de nuevos contextos comunicativos cuando se produjo la verdadera revolución.

El poder de la información y los contenidos es indudable pero en contextos como el actual de infoxicación, o exceso de información, cobra si cabe un mayor protagonismo llevar a cabo esfuerzos que incidan en Economía del Valor y de la Atención. Economía del valor porque, como es comprensible, ni todo lo que reluce es oro ni todo contenido es necesariamente pertinente. Y en Economía de la Atención porque, cuando entra en juego la mezcla de lo social con la consecución de objetivos marcados, es muy fácil caer y dejarse seducir por la procrastinación (aplazar cosas importantes por otras más superfluas).

En definitiva, nuestra capacidad para asimilar información está muy por debajo del ritmo con el que esta crece y esto no sería un problema de no ser porque existe un proceso de suma importancia en las organizaciones que necesita nutrirse de información de valor para desarrollarse adecuadamente. El proceso de toma de decisiones.

Cuando debemos tomar decisiones en nuestra organización necesitamos adoptar una posición respecto a algo basándonos en información. Una información que debe cumplir como mínimo 3 condicionantes:

  1. a) Debe ser de valor
  2. b) Debe ser interpretable
  3. c) Debe ser finita

Y así es… no buscamos cualquier tipo de información, nos esforzamos por separar el grano de la paja para quedarnos con aquella que verdaderamente nos resulta de valor, es decir, que contribuye a mejorar la comprensión de la situación y con ello a permitirme adquirir el conocimiento apropiado con el que iniciar la acción.

Debe ser interpretable por mí, es decir, debo tener la capacidad de asimilar esta información a partir de mi stock previo de conocimiento ya que de lo contrario las conclusiones a las que podría llegar estarán muy alejadas de la “verdad”.

infoxicacion_02

Es cierto que en muchas ocasiones la interpretación de la información puede ser relativa, y que dos personas distintas pueden adoptar diferentes posiciones analizando e interpretando la misma información, sin embargo no estamos negando este hecho sino afirmando que, pese a ello, lo verdaderamente importante es que estas dos personas hayan sido capaces asimilarla y comprenderla al máximo nivel con independencia de si sus decisiones son diferentes (esto vendrá determinado por otros factores).

Pero sobre todo debe ser finita, y en el ambiente organizacional donde los tiempos son a menudo muy limitados esta característica es especialmente importante.

Los cambios en el entorno competitivo necesitan a menudo respuestas muy ágiles, y estas a su vez devienen con decisiones que han debido adoptarse en un breve espacio de tiempo.

HERRAMIENTAS QUE PUEDEN AYUDARTE

Consejos al buscar y recibir información

Identifica la información crítica. Apunta cuáles son las cosas de las que no puedes no estar informada. Enfócate en esto y evita distracciones.

Conoce tus fuentes. ¿Qué son los blogs? ¿Qué diferencia hay entre la Encarta y la Wikipedia? ¿Qué valor tiene consultar en el Instituto Nacional de Estadística? Pregúntate a quién preguntar y qué valor tiene cada fuente. Así sabrás qué preguntar y dónde hacerlo más rápidamente.

Prima las búsquedas activas. No sólo esperes a que te llegue la información. Piensa qué necesitas saber y lánzate a ello. Compréndelo en profundidad.

Usa una herramienta para gestionar tus suscripciones. Usa un lector de RSS para recibir las últimas novedades a las que te suscribes. Esta aplicación te evita tiempo de navegación desperdiciado ya que sólo muestra aquello que aún no has leído.

Piensa en palabras clave. Al utilizar el buscador o el lector de RSS, apunta palabras clave relacionadas con lo que necesitas y cerca así tu búsqueda.

Clasifica bien los mensajes. Tanto si te llegan por correo-e como a tus suscripciones, es bueno que dediques un tiempo a preparar una forma de clasificar lo que recibes que sea rápida y sostenible. Que te ayude en el trabajo.

Limpieza habitual. A menudo, nos suscribimos a mensajes que luego descubrimos que no nos interesan. En cuanto los identifiques, gestiona la baja lo antes posible antes. Propónte una limpieza de suscripciones habitual, en una fecha concreta.

Varía tus fuentes. La limpieza no es la única solución, de vez en cuando, plantéate un cambio de fuentes, incluso partiendo de cero.

Selecciona. Elige muy bien a qué te suscribes, intenta contener la emoción del primer momento y preguntarte si en una semana seguirás sintiendo interés y si tendrás tiempo para recibir esa información.

Bloqueadores de elementos emergentes. Son herramientas que eliminan las típicas ventanas pop-up, que suelen contener mensajes molestos y publicidad. Instala un bloqueador en tu navegador.

Normas de correo. Establece en tu correo filtros para que se clasifiquen automáticamente los mensajes. Por remitente, palabra clave u otras condiciones, puedes decidir que ciertos mensajes vayan directamente a una carpeta, evitando así tiempo de organización.

Plugins contra publicidad. Hay aplicaciones que, al instalarlas en el navegador, eliminan cierta cantidad de publicidad.

Debemos aprender a filtrar todo ese exceso de información a través aplicaciones y así llegaremos a ser más productivos.

HERRAMIENTAS ONLINE

Entre las herramientas más usadas:

Feedly y Bloglovin’: son lectores de feeds que puedes organizar por etiquetas. Son algunos de los sustitutos escogidos por usuarios tras el cierre de Google Reader. Y están sincronizado con tu ordenador, móvil o tablet. Con Feedly se puede compartir contenidos en Twitter, Facebook y Google+, ya sea directamente o mediante Buffer. Feedly también se integra con Pocket, Instapaper y Evernote.

2013-05-06-feedly

Netvibes: es un servicio veterano, éste no sólo es un lector de feeds sino que además es un escritorio virtual, del estilo del también desaparecido iGoogle. También se integra con Pocket e Instapaper.

Flipboard: es otro lector de feeds al que puedes conectar tus redes sociales, lo diferente es que convierte los noticias publicadas en una especie de revista.

Instapaper y Pocket: sirven para guardar fácilmente artículos, vídeos recetas, páginas web y más para disfrutarlos más tarde. Todo tu contenido se centraliza en un único lugar, para que puedas verlo en cualquier momento y en cualquier dispositivo. Ni siquiera necesitas conexión a Internet. La primera es de pago y Pocket es gratuita.

Evernote, sin esto si que no podría vivir. Para mi es una super libreta. Aqui puedes guardar, sincronizar y compartir archivos, crear libretas, notas, listas, guardar documentos, imágenes… puedes escribir a mano, se sincroniza con tu ordenador, tablet y móvil.

Delicious y Diigo:son servicios de gestión de marcadores sociales en web, es decir, puedes guardar los post, paginas web favoritas, etiquetarlas para tenerlas organizadas, añadir una anotación para saber de qué va ese enlace. Puedes tener marcadores públicos y privados, se puede compartir y buscar entre todos los usuarios, gracias a las etiquetas que ponemos cuando guardamos los enlaces.
Antes siempre guardaba estos marcadores en los navegadores y tenía petada esa barra, pero utilizando esta herramienta lo tengo más organizado por etiquetas, todo en un mismo sitio y sincronizado.

Kopy Theme . Proudly powered by WordPress . Created by IshYoBoy.com  .  Hosting por dinahosting.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies