6.4 Declaración para la Creatividad Sostenible

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageBuffer this pageEmail this to someone

Os presentamos esta interesante reflexión sobre la creatividad sostenible, La Declaración del FCForum:

Ya no podemos retrasar más repensar las estructuras económicas que hasta ahora han estado produciendo y financiando la cultura. Muchos de los viejos modelos se han quedado anacrónicos y perjudican a la sociedad civil. El objetivo de este documento es promover estrategias innovadoras capaces de defender y ampliar el ámbito en el que la creatividad humana y el conocimiento pueden prosperar libremente y de forma sostenible.

Este documento está dirigido a los reformadores políticos, a los y las ciudadanas y a los y las activistas de la cultura libre para proporcionarles herramientas prácticas con las que operar activamente este cambio.

1. ¿QUIÉN GENERA LA CULTURA?

La creatividad es una capacidad humana que requiere del acceso a la cultura, al conocimiento y a la información existente para poder ser desarrollada. Todo el mundo, a diferentes escalas, puede contribuir a producir cultura, valores y riqueza. La escala en la que operan estas contribuciones puede consistir en actividades muy básicas o muy complejas. Las necesidades y los recursos necesarios para el acto creativo pueden variar de escala también. Queremos promover formas de liberar tiempo y recursos para que este potencial distribuido pueda desarrollarse de manera sostenible.

2. PRINCIPIOS BÁSICOS
PARA LA CREATIVIDAD SOSTENIBLE

  1. La reconversión de las industrias culturales no es solo necesario sino también inevitable.
  2. Nunca se ha creado ni ha circulado tanta cultura como en la era digital. En este contexto, compartir demuestra ser esencial para la divulgación de la cultura.
  3. Los beneficios que defienden los grupos de presión de las industrias culturales se basan en la producción artificial de escasez.
  4. Es necesario reconocer las habilidades y las contribuciones de todos los agentes del ámbito cultural, no sólo las del productor.
  5. El contexto digital beneficia tanto a los creadores y emprendedores como a la sociedad civil. Los modelos deseables hacen que sea más fácil para los usuarios, los consumidores y los productores relacionarse entre ellos. El papel de los intermediarios tiene que ser revisado según la prisma de una idea de la colaboración.
  6. Internet es una herramienta esencial para establecer el contacto entre los creadores y el público. Esta es una de las razones por las que es necesario garantizar el libre acceso a Internet para todos.
  7. Los gobiernos que no promueven las nuevas formas de creación y difusión de la cultura están generando pérdidas para la sociedad y destruyendo su diversidad cultural.
  8. Como ha puesto de manifiesto el caso de Software Libre, la producción y distribución entre pares no es incompatible con las estrategias de mercado y la distribución comercial.

3. MODELOS ECONÓMICOS
PARA LA CREATIVIDAD SOSTENIBLE

La siguiente lista comienza con los modelos que son más similares a los tradicionalmente aceptados por las industrias culturales, hasta llegar a los que más se acercan a la idea de compartir propia de nuestra época. Muchos de estos modelos ya están aplicándose y están en pleno funcionamiento. Tenemos que fomentar las condiciones para su desarrollo y eliminar las barreras que limitan su crecimiento.

1. Pagar por lo que se recibe

Algunos consejos para la reestructuración de las industrias culturales. El público está dispuesto a pagar por los productos o bienes culturales siempre y cuando considere que el precio es razonable y el pago no restringe su libertad. Debe ser fácil, accesible y asequible en vez de obligatorio, estático y criminalizado. Hacedlo opcional y ofreced distintas opciones. Pagad salarios justos cuando contratáis a profesionales.

2. Publicidad

Entre bombardear a los usuarios con publicidad y la ausencia total de anuncios hay opciones intermedias y éticas: anuncios selectivos (solo aceptar publicidad de proyectos afines; dar a los usuarios control sobre el consumo de “anuncios”; permitirles solicitar anuncios relacionados con el artículo que están leyendo…).

3. Pagar por un valor añadido

Compartir copias es útil para la construcción de una reputación, que se convierte en la base para cobrar por servicios y otras cosas que no sepueden ser copiar, tales como actuaciones en directo, trabajo especializado, complementos llamativos, copias físicas atractivas…

4. Freemium

Freemium es un modelo de negocio consistente en ofrecer de forma gratuita servicios básicos o productos digitales descargables mientras se cobra por las características avanzadas o especiales.

5. Contribuciones

Los usuarios contribuyen con sumas de dinero a mantener un determinado proyecto o empresa. Cuanto más involucrados y respetados se sientan, mejor funcionará este sistema.

6. Crowdfunding

Los ciudadanos o entidades invierten en una empresa cultural, convirtiéndose en accionistas. Esta contribución puede ser una inversión previa a la creación del trabajo o micro o macro créditos o donaciones a obras existentes.

7. Estrategias basadas en los bienes comunes y en la creación de valor distribuido

Los proveedores de plataformas comerciales de cooperación deben compartir los ingresos con los creadores que producen el material que hace valiosos sus servicios, mientras que los “comuneros” pueden compartir y explotar libremente los bienes comunes.

8. Sistema de Financiación Colectiva

Una tarifa plana sobre la conexión a Internet no se puede tomar en consideración si no implica la creación de un fondo común de recursos equitativo y democrático y si reconoce a los ciudadanos el derecho a compartir y reutilizar libremente las obras.

9. Renta básica

Al conectar el tema de la cultura libre a visiones ligadas con transformaciones sociales a gran escala en economías capitalistas, se puede plantear sostener la sociedad como cuerpo productivo y una renta básica garantizada sería una manera de evitar la precariedad y redistribuir la riqueza.

10. Financiación pública / políticas públicas

Creemos que en el contexto de una sociedad de los contribuyentes, la cultura debe recibir una parte de la inversión pública debido a su innegable valor social. La financiación social no debe verse como un sustituto de las responsabilidades públicas en relación con la financiación de la cultura y la cultura libre no debe constituir una anomalía.

  1. Las obras financiadas con fondos públicos deben ser liberadas después de un tiempo razonable una vez agotada su vida comercial, para facilitar su circulación y que el público que ya pagó por ellas pueda usarlas y reutilizarlas.
  2. Deducciones fiscales para fomentar la micro-financiación y la liberación de las obras con licencias no restrictivas.
  3. El público debe tener la opción de contribuir a decidir cómo se realiza la inversión pública en cultura.
  4. Deben alentarse los canales alternativos de distribución. Las políticas culturales deben tener como objetivo fomentar la diversidad cultural y dar apoyo a plataformas de colaboración.
  5. Las redes de productores independientes, distribuidores y fabricantes deben ser fortalecidas y representadas en la radiodifusión pública.
  6. Necesitamos estudios de impacto para nuevas políticas en materia cultural. Debemos analizar los efectos sobre los bienes comunes culturales y cognitivos antes de implementar propuestas de regulación.

RESULTADOS

Procomún, dominio público y negocio

Los nuevos modelos de negocio que entienden la producción colectiva como contexto a nutrir y salvaguardar y no como contexto a explotar, toman la cooperación como régimen natural del mercado. El ejemplo práctico más sugerente deriva de las comunidades de software libre. La “obra” se comparte bajo licencias no restrictivas, permitiendo a terceros utilizarla y modificarla, siempre y cuando y cuando la obra derivada permita las mismas libertades, creando así un bien común que es mejorado constantemente con contribuciones sucesivas, y sin impedir la explotación comercial de los conocimientos y las competencias que derivan de ellos y de las propias obras.

El usuario pasa a ser generador de valor, formando parte de un ciclo virtuoso de producción y consumo del que se beneficia.

Mientras tanto, en este nuevo contexto, es necesario defender, promover y aplicar las condiciones que permiten la colaboración en Red.

Enzarzadas en otro contexto, las industrias culturales tradicionales, que se muestran incapaces de entender los retos propuestos por la era digital, se nutren de la producción colectiva pero no replican la lógica colaborativa, sino que imponen marcos de apropiación sobre los bienes comunes. Las industrias culturales se asientan sobre la concepción de la cultura propietaria (economía de la escasez) lejos de la filosofía de la cultura libre (economía de la abundancia).

LICENCIAS

Este documento está publicado bajo una doble licencia. Puedes republicarlo siempre y cuando respetes una de las siguientes licencias:

Si quieres ayudar a difundir este documento, simplemente hazlo tuyo y compártelo por Internet. Envíalo también a los responsables políticos, a ONGs, a las industrias culturales, a los artistas, a los productores …

Versión 1.0

[Para más detalles, la versión extensa debe ser consultada]

MONOGRÁFICA

Y no sólo lo suscriben el amplio colectivo que ha firmado esta declaración, también comparten este espíritu los compañeros de Monográfica, una publicación online cuyo objetivo es compartir conocimiento y ponerlo a disposición del público de manera gratuita. Quiere ser una herramienta útil para todos aquellos que integran la comunidad del diseño y está abierta a la colaboración y al intercambio de saberes.

Además de temática sino también comparten parte de nuestra metodología. Cada número se centra en un tema, abordado desde los diferentes ámbitos y perspectivas del diseño. La intención es ofrecer al lector un estado de la cuestión y recursos básicos que le proporcionen pistas para seguir indagando en la temática o para forjarse una opinión sobre la misma. No es una publicación académica ni de tendencias pero se inclina por el rigor y los temas de actualidad que afectan no sólo a los diseñadores sino a la sociedad en general.

Otra de las fuentes de información que nos gustaría recomendaros hoy es FORALFA. La edición inicial fue puesta en línea el 1 en Julio de 2005. Unos pocos artículos dieron el puntapié inicial de su perfil editorial que se mantiene hasta hoy: artículos reflexivos, informativos y debates sobre el diseño, la comunicación y el branding, y sus vínculos e incidencia en la vida social, la cultura, su propia enseñanza, la práctica profesional, etc.

Diariamente FOROALFA publica nuevos contenidos, algunos de los cuales se comunican por email en función de su ajuste a las preferencias de cada suscriptor. Cada publicación es editada minuciosamente por la redacción, produciéndose muchas veces un rico y fructífero intercambio con los autores, de cara a garantizar la máxima calidad posible de contenidos. Cada autor cuenta con una página que resume su trayectoria.

Estas dos publicaciones son una rica fuente de información que Internet pone a nuestra disposición para recibir, compartir y crear contenidos. La información como base del empoderamiento ciudadano. La pregunta de hoy va destinada a conocer vuestra opinión sobre “propiedad intelectual”. Nos gustaría saber qué significa para ti. Os dejamos un excepcional documental de RTVE que os puede ayudar a saber más sobre este concepto.

COMPARTE TU OPINIÓN

¿Qué aspectos o puntos considerarías importante incluir?

14 comments

  1. Marta dice:

    Estoy de acuerdo con otros compañeros. Es un tema delicado pero el acceso a la cultura no puede basarse en el modelo “Pagar por lo que se recibe” porque impide o puede impedir el acceso de gran parte de la ciudadanía. Un ejemplo claro es lo que sucede en España con las fiestas del cine, en el que las entradas se venden por 3€ aprox. durante 3 días. Esos días los cines están realmente abarrotados, el resto de días tiene un precio desorbitado. No obstante, estoy de acuerdo en que los creadores, los autores deben tener una remuneración por su obra, pero el modelo de gestión actual está totalmente desfasado y supone criminalizar el acceso libre a la cultura.

  2. CELIA dice:

    Me ha gustado mucho el documental “Copiad, malditos” y de cierta manera me alivia darme cuenta que no soy la única que no tiene las ideas muy claras en el asunto. Lo que está claro es que no se puede negar la transición que estamos viviendo respecto a la propiedad intelectual y que hay que buscar otros modos de relacionarse entre autores y espectadores. Estoy de acuerdo con el hecho de que cultura y creación seguirá habiendo. Y me parece maravilloso el que toda persona pueda acceder de manera libre a la cultura. Pero también comprendo el hecho de que si un autor no puede vivir de su obra, no podrá lógicamente dedicarse a ella plenamente. En cualquier caso está claro que el modelo actual está obsoleto y que hay que buscar alternativas.

  3. Silvia Gómez dice:

    Hola:

    >> Mi opinión sobre la propiedad intelectual

    Me parece un tema complicado y que no acabo de entender del todo. Soy partidaria de compartir la cultura pero siempre respetando a todas las partes involucradas. Hay que reconocer el esfuerzo de aquellos que crean cultura, y hay que replantearse las formas de acceso que tiene el usuario.

    Quizás el denominarla “propiedad” es ya un error de partida.

    Saludos

  4. Andrea Iglesias Iglesias dice:

    ¿Qué significa para ti propiedad intelectual?

    Es difícil de describir, puesto que como ya han dicho, ser el pionero en crear algo es difícil, la mayoría de cosas: canciones, programas… son creados a partir de una base ya establecida. No obstante, a todos se les debería reconocer y recompensar por su trabajo.
    Respecto a la copia y distribución ilegal, estoy de acuerdo en que hay que pagar el trabajo que hay detrás de, por ejemplo, hacer una película. Pero tenemos que ser realistas y entender que debido al precio deshorbitado de las entradas de cine, libros, CD’s… no todo el mundo puede permitírselo.Yo personalmente me niego a pagar 25€ por un único libro, y desde que tengo libro electrónico me descargo el mismo libro por 5€. Creo que una de las posibles soluciones es bajar el precio, ya que se ha visto que es efectivo, al menos en mi ciudad los días del espectador en el cine hay muchísima más gente que el resto de días.

  5. Andrea dice:

    Creo que es un tema un poco peliagudo. Estoy de acuerdo con algunos de los compañeros que dicen que la idea de la materialización de la creatividad sostenible es utópica.

    Es muy dificil el pensamiento de músicos, cineastas y demás artistas que crean con un objetivo económico.

    Pienso que nuestra sociedad es mucho mas libre cuando se comparte y se construye conjuntamente,cuando se copia para mejorar un concepto o cuando se hace por el bien común sin ningún afán de lucro. Pero para ellos todos los que consumen o utilizan esos contenido deberían hacer lo mismo, crear y compartir, y creer que la gente se comprometerá a ello es mas que utópico.

  6. popih dice:

    En el manifiesto se resalta la importancia de la reconversión de las industrias culturales no solo es necesario, sino también inevitable.

    Se debería priorizar el interés social y cultural sobre el económico y replantear los sistemas actuales anclados en el poder económico desde el punto de vista de la sociedad y nó solo de las empresas.

    Pero me resulta un planteamiento utópico porque la administración es la que debería liderar esta reconversión, cuando actualmente sirve de plataforma que prima y defiende los intereses económicos por encima de las personas…

  7. […] CONOCIMIENTO 4.2 COMPARTIR TU CASA 4.3 NO HAGAS UNA DONACIÓN: HAZ UN PRÉSTAMO 4.4 DECRECIMIENTO 4.5 DECLARACIÓN PARA LA CREATIVIDAD SOSTENIBLE . 5.1 LA […]

  8. Dacil dice:

    Yo ya dudo hasta del concepto de propiedad intelectual o de las patentes. Cuando el artista crea algo supuestamente original, en realidad está devolviendo con su “toque personal” todo el arte que ha conocido antes. Así que, como los abogados del vídeo, creo que el artista debe cobrar no por su producto, sino por el valor añadido. Y si encima la educación favoreciera la creatividad, todo el que quisiera podría ser artista y podría compartir sus creaciones a través de Internet.

  9. Margarita dice:

    Quizás es difícil cambiar la mentalidad sobre la propiedad ya que una idea buena puede generarte mucho, pero quizás sería bueno que a esa persona se le reconociera siempre su propiedad y las personas no pudieran usarla como suya pero sí compartiendo esa idea con los demás, siempre reconociéndose la autoría y las aportaciones que cada uno hace pero estando abiertas a todos. Reconocer de quien es la propiedad, de quien es la idea pero sin ser tan prohibitivo su uso, al contrario, que nuevas aportaciones se puedan ir haciendo de modo que se cree una utilidad para todos.

  10. LUNA dice:

    Estoy de acuerdo con los comentarios de Rafa,internet ha hecho que la cultura sea más accesible y se rompan barreras como las que nos presentaba la propiedad intelectual.
    Todo ello ha hecho que la gente se busque la vida con ingenio, y no por ello se está infringiendo la norma.

    En el caso español todavía queda una importante brecha digital que debemos superar.
    Actualmente se ponen a nuestro alcance herramientas que nos ayudan a estimular nuestra creatividad, y llevar a cabo proyectos innovadores.

  11. […] CONOCIMIENTO 4.2 COMPARTIR TU CASA 4.3 NO HAGAS UNA DONACIÓN: HAZ UN PRÉSTAMO 4.4 DECRECIMIENTO 4.5 DECLARACIÓN PARA LA CREATIVIDAD SOSTENIBLE . 5.1 LA EXTERNALIDAD 5.2 ECONOMÍA Y DESARROLLO SOSTENIBLE 5.3 ALTERNATIVAS A LA OBSOLESCENCIA […]

  12. Paola dice:

    Aparte de la financiación es importante los mecanismos de difusión y técnicos para desarrollar proyectos artísticos y culturales a través de la red libres de derechos.

  13. Rafa dice:

    Internet está consiguiendo desmaterializar la cultura como producto tangible. Van sustituyéndose soportes como CDs, DVDs o libros a un soporte único, común y ubicuo: la red (y sus periféricos: móviles o PCs). Desaparecen entonces los intermediarios entre creador y consumidor, la relación es más cercana, el precio puede ser mucho más competitivo y sobre todo se generan muchos menos residuos (si no cambiamos de iPhone cada año, claro).
    Es curioso como tambien se difuminan las líneas entre producto y servicio e incluso la noción de propiedad, que se convierte puramente en acceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *