10.1 DISTINTOS SOPORTES DE CREACIÓN Y DIFUSIÓN. ENCUENTRA EL TUYO

El mundo de la comunicación está dejando atrás la narrativa lineal. Las historias tienden a desbordarse, a superar el medio y el canal para el que fueron concebidas, y ramificarse a través de relatos paralelos que germinan en distintos soportes. Es la denominada narrativa transmedia.

Y no sólo lo decimos nosotros, también comparten este espíritu los compañeros de Monográfica, una publicación online cuyo objetivo es compartir conocimiento y ponerlo a disposición del público de manera gratuita. Quiere ser una herramienta útil para todos aquellos que integran la comunidad del diseño y está abierta a la colaboración y al intercambio de saberes.

No sólo comparten temática sino también, parte de nuestra metodología. Cada número se centra en un tema, abordado desde los diferentes ámbitos y perspectivas del diseño. La intención es ofrecer al lector un estado de la cuestión y recursos básicos que le proporcionen pistas para seguir indagando en la temática o para forjarse una opinión sobre la misma. No es una publicación académica ni de tendencias pero se inclina por el rigor y los temas de actualidad que afectan no sólo a los diseñadores sino a la sociedad en general.

Otra de las fuentes de información que nos gustaría recomendaros hoy es FORALFA. La edición inicial fue puesta en línea el 1 en Julio de 2005. Unos pocos artículos dieron el puntapié inicial de su perfil editorial que se mantiene hasta hoy: artículos reflexivos, informativos y debates sobre el diseño, la comunicación y el branding, y sus vínculos e incidencia en la vida social, la cultura, su propia enseñanza, la práctica profesional, etc.

Diariamente FOROALFA publica nuevos contenidos, algunos de los cuales se comunican por e-mail en función de su ajuste a las preferencias de cada suscriptor. Cada publicación es editada minuciosamente por la redacción, produciéndose muchas veces un rico y fructífero intercambio con los autores, de cara a garantizar la máxima calidad posible de contenidos. Cada autor cuenta con una página que resume su trayectoria.

REDES SOCIALES

Una red social o comunidad virtual, en Internet, es un tipo de aplicación web que sirve para conectar a las personas con sus conocidos y establecer nuevos contactos en ese proceso. Parece un concepto algo más complejo que el simple website o blog, pero es, simplemente, aplicar a ese espacio virtual llamado “internet” lo mismo que sucede en el resto de espacios físicos en los que nos movemos: familia, universidad, trabajo…

Las redes sociales son un reflejo de las relaciones humanas y aprovechan vínculos existentes entre personas que comparten intereses (aunque muchas veces el único interés sea conocer a personas distintas a las de su entorno directo).

“Para saber quiénes somos tenemos que comprender cómo estamos conectados” James Fowler

Para entender el concepto “red social en internet” debemos primero entender cómo funcionamos los seres humanos en el resto de redes que creamos de forma natural. Para ello, os recomendamos ver este video:

Imagen de previsualización de YouTube

Las redes sociales toman cada vez más un rol protagónico en la vida diaria. Desde el smartphone (tiene características propias muy interesantes), el ordenador, una tablet… todos estamos de alguna manera en contacto con lo que está pasando en el mundo a través de la tecnología. Y en este frenesí de la conexión y actualización permanente, el sector social tampoco se queda atrás.

Uno de los mejores ejemplos son las peticiones online que la gente y las organizaciones pueden realizar para juntar firmas y presionar a las autoridades para lograr un cambio, y que gracias a las redes sociales permiten que se divulguen de manera exponencial, aumentado significativamente su impacto.

Son cotidianas las convocatorias de organizaciones sociales a sumarse para apoyar un proyecto de ley, el cumplimiento de alguna ya aprobada o de presión para la toma de alguna resolución, como sucedió con los activistas de Greenpeace encarcelados en Rusia.

El debate ya no está en si tenemos o no tenemos que estar en las redes sociales: debemos estar en ellas. Para ello, debemos conocer qué redes hay y cual se ajusta a nuestra necesidades. De este punto, puede parecer que lo complicado es conocer qué redes hay, pero no es así. Lo realmente complicado es saber:

  1. por qué quiero estar en redes sociales
  2. qué red de contactos deseo crear
  3. qué información deseo compartir
  4. qué información deseo obtener

Una vez establecido este “destino” al que queremos llegar podremos establecer una hora de ruta que nos lleve a él. Para ello, veremos qué redes se adecuan a nuestras necesidades y cómo optimizar nuestro tiempo y presencia en ellas.

Aunque las redes sociales llevan años con nosotros aún son un completo desconocido para la mayoría. Os proponemos un interesante reto: acceder a las redes sociales como un niño pequeño accede a un juguete nuevo. Sin miedo, ávido de conocer toda las posibilidad que le ofrece, explorando cada rincón y pieza del mismo. Y sobre todo, disfrutando de la experiencia de conocer algo nuevo. Una vez acabada la parte lúdica de explorar, tenemos que decidir cómo queremos jugar con él.

El problema de las redes sociales no es “el problema de las redes sociales”. Es el problema que llevamos arrastrando mucho más atrás y que aplicamos a cada nueva herramienta u oportunidad que nos ofrecen. Por ejemplo, si le das a una empresa estas dos opciones:

1) Realizar un estudio sobre su imagen corporativa, y un plan de comunicación interna y externa.

2) Imprimir 5.000 octavillas con la imagen corporativa actual y repartirlas por toda la ciudad.

Casi con toda seguridad, el 99% elegirán la segunda opción. El 1% restante es de las ONGs que conseguirán crecer a medio y largo plazo.

En internet reproducimos estos mismos errores y nos encontramos casos como Facebook o Twitter, en los que las ONGs están más preocupadas de obtener el mayor número de fans o seguidores sin tener en cuenta el valor de los mismos.

En la actualidad hay múltiples servicios de Community Manager y empresas que te prometen aumentar considerablemente el número de fans y seguidores. Pero ¿vamos a usar una herramienta excepcional para la segmentación y acercamiento a nuestro público objetivo, para lanzar el mayor número de “octavillas” posibles sin importarnos a quién va dirigido?.

Sigamos analizando y conociendo un poco más cómo funcionamos en relación a las redes sociales:

Imagen de previsualización de YouTube

“El cerebro humano está diseñado para poder relacionarse con 150 personas aproximadamente. Esta cifra -conocida como el número de Dunbar- se repite a lo largo de la historia y atraviesa todas las culturas. Incluso a Facebook.

Robin Dunbar

Con las Redes Sociales, la atención al cliente se convertirá en relacional. Un cambio drástico que va a venir es que las empresas que logren entender las redes sociales, van a integrar a su modelo de atención un canal conectado a las redes sociales, lo interesante es que este canal no solo es la atención convencional que conocemos hoy en día por teléfono o por chat, sino que es más interactiva y creando una relación entre persona y empresa. Incluso las empresas estarán de forma proactiva buscar a las personas que tengan una necesidad, queja o comentario sobre sus productos o servicios.

Tecnologías Sociales, el poder de las conversaciones en Red – Accenture [PDF]

 Los algoritmos de buscadores como Google, empezarán a darle mucha relevancia además de la actualización de contenido en las diferentes páginas web a todo los relacionado con publicaciones de Twitter, Facebook, blogs y recomendaciones de la gente que está en la red. Nuestro mundo de habla hispana debe entender esto y preparar su estrategia de publicaciones.

¿QUÉ Y CÓMO DEBEMOS COMUNICARNOS EN REDES SOCIALES?

Algunas están en auge, otras en caída libre pero lo que es seguro es que las redes sociales han llegado para quedarse. Esto supone uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos. Aprenderemos: ¿qué y cómo debemos comunicar en redes sociales?

Si bien la llegada de los blog abrió el universo online a la bidireccionalidad dando un salto cuantitativo y cualitativo en la participación de los usuarios en la comunicación (que pasaron de ser lectores a ser creadores y difusores de contenido), la revolución del social media nos ha situado en una red a través del cual se establece el mapa completo sobre: qué contenido generan (Twitter=influencia), quiénes son los que crean (Facebook=reputación), qué es lo que hacen y cómo se relacionan (Google+=presencia) y cuales son sus experiencias y formación (Linkedin=talentos).

POR EJEMPLO: USO DE LA FOTOGRAFÍA

Hasta ahora, este era el tipo de fotografías, muchas de ellas galardonadas con el premio Pulitzser, que se consideraba que podía cambiar el mundo o nuestra forma de entenderlo:

Gracias a la irrupción de fotografía digital, esta disciplina ha adquirido un enorme valor social y está presente a diario en nuestras vidas. Nos hemos vuelto más consumidores, más protagonistas y más creadores de imágenes fotográficas y el crecimiento sigue siendo exponencial. Estamos inmersos en una auténtica revolución de nuestra forma de entender y crear fotografía.

“Si este crecimiento siguiera creciendo a igual velocidad,
los jóvenes pasarán media vida fotografiando la otra mitad”.

Este crecimiento se debe a la conjunción de varios factores que han sumado sus fuerzas para crear esta revolución de la fotografía:

  • Los múltiples dispositivos desde los que podemos realizarlas: cámara, teléfono móvil, ordenador…
  • Su realización no implica un gasto económico: no es necesario la inversión en carretes fotográficos y revelado para poder verlas o publicarlas.
  • Su difusión ha pasado del ámbito privado (en álbumes y marcos en nuestras casas) a tener un protagonismo social a través las redes sociales e internet.

Este crecimiento desmesurado también está provocando la pérdida del valor de las mismas. El poder de la fotografía como arte y filosofía de la imagen queda supeditado a la instantenidad del consumo rápido. Pero si sabemos respetar a la fotografía, esta se puede convertir en un gran aliado en la comunicación de nuestros mensajes. Para el uso de fotografías en redes sociales os recomendamos este completísimo artículo.

También os puede ser de ayuda esta lista de portales y redes sociales donde podéis compartir vuestras fotografías y también, las mejores bases de datos libres de derechos para poder usar en nuestras campañas:

  1. Flickr Creative Commons Service
  2. Devianart
  3. MorgueFile
  4. Stock.Xchang
  5. Image Base
  6. Open Photo
  7. FreeFoto
  8. EveryStockPhoto
  9. FreePhotosBank
  10. Image After
  11. Studio 25
  12. Free Stock Photos
  13. PD Photo
  14. Free Images
  15. Stock Vault
  16. Free Digital Photos
  17. Free Range Stock
  18. Unprofound
  19. Photo Rogue
  20. Free Pixels

Pero la fotografía también puede ser la base para interesantes propuestas de proyectos de cambio social. Un buen ejemplo de ello es Photovoice, una organización que trabaja en colaboración con ONGs de todo el mundo, a través el diseño y la realización de proyectos participativos de fotografía con grupos marginales y del tercer mundo.

Estos proyectos proporcionan a las comunidades que a menudo se les niega la oportunidad de hablar y ser oídos con la oportunidad de participar directamente en campañas por un cambio social positivo a través de la imagen. Los protagonistas pasivos del fotoperiodismo y los premios Pulitzer con los que abríamos este artículo, pasan a ser sujetos activos que toman el control de la visión y muestran cómo ven ellos su realidad y cómo sus comunidades pueden ser representadas.

En una línea parecida encontramos iniciativas muy interesantes cómo “Cameras for a Cause“, Photopilanthropy.

Cameras for a Cause (C-FAC) is a volunteer network, meant to share photography (and sometimes videography) skills with campaigners, citizens, not-for-profits and anyone undertaking work for positive social change on the planet.