5.1 LA BELLEZA DE LO FUNCIONAL

El mundo actual es un mundo de productos que van desde lo funcional a lo totémico. Cada vez menos productos tienen un diseño práctico. Buscan un valor añadido que atribuye el marketing para vender la exclusividad o identidad de la marca por encima del valor útil.

Las desigualdades aumentan en tiempos de crisis. Y también en el diseño. Si hay tres grandes clases sociales, hay tres grandes diseños: el excluyente, el identificativo y el necesario. La necesidad es descendente: Los consumidores, que caracterizan la lógica económica de hoy, engordan la clase de los excluidos y desprecian el diseño necesario.

La crisis moral (algunos dicen que también financiera) acelera el proceso de degradación al tiempo que el asombroso desarrollo de la ciencia y la innovación no discurre paralelo al desarrollo social. Y de repente, a alguien se le ocurre decir que gracias a la innovación, la autoestima de una niña depende de si le brilla el pelo o no. WTF!

Imagen de previsualización de YouTube

El diseño tiene una responsabilidad que debe asumir.
Una función social que no puede obviar.

diseño e innovacion socialLa gran mayoría de productos responden al modelo de consumo capitalista, constante generador y abastecedor de “necesidades” de consumo. El principal fin de la producción de objetos es hacer crecer el capital de la industria y las marcas sobre todas las cosas, sin importar si se atenta contra el medio ambiente, si se explota a los trabajadores, si se desplaza a pequeños productores y a la economía local, y sin importar, incluso, la calidad de los mismos productos. No lo tienen en cuenta los productores pero tampoco, y en esto tenemos gran parte de la culpa, lo tenemos en cuenta los compradores.

Cada uno de nosotros debe ganar su batalla y empezar a vivir una vida más coherente a sus ideales y su ética. Lo que hacemos cada día marca la diferencia. Aquello que compramos y lo que no, cómo tratamos a los demás, qué conversaciones tenemos o qué comentarios consentimos en nuestra presencia, qué ropa vestimos o incluso qué comemos.

Cuando estoy trabajando en un problema nunca pienso en la belleza. Sólo pienso en cómo solucionar el problema. Pero cuando he terminado, si la solución no es bella, se que es incorrecta.

– R.Buckminster Fuller

“Lo que funciona se vuelve hermoso” decía Rafael Marquina. Rafael era de una escuela de pensamiento del diseño en el que si este no responde a una necesidad, no es diseño, es una frivolidad. Nunca le preocuparon las cuestiones estéticas. En el caso de sus famosas vinagreras, que no gotearan, que se pudiera ver el color del líquido que contenían, la cantidad que quedaba, etcétera.

Rafael Marquina, con su aceitera antigoteo. Joan Puig

Rafael Marquina, con su aceitera antigoteo. Joan Puig

Rafael creía que lo que funcionaba, se convierte en hermoso. Estaba convencido de que la mente llega a considerar hermoso lo que responde a un planteamiento lógico. Y no es el único:

Me gustan los números porque con ellos verdad y belleza son lo mismo. Te das cuenta cuando las ecuaciones empiezan a resultar bellas. Ves que los números te acercan al secreto porqué de las cosas.

– Jericho (Enigma, 2001)

Sin embargo, abandonó el diseño porque consideraba que no podía ponerse en contra de la sociedad de consumo. Perdió la batalla. El mercado necesitaba cambiar de modelos para fomentar el consumo. Como diseñador, él no aceptó hacer productos por el simple hecho de surtir al mercado, no le parecía deontológico. Para él, cualquier producto debe obedecer al intento, exitoso o no, de mejorar otro anterior.

En momentos crisis tendemos a esperar que desde las instituciones políticas o desde las grandes empresas se adopten medidas que produzcan un cambio positivo en nuestra sociedad, sin ser conscientes de que, cada vez más, el poder de cambiar las cosas sólo está en nuestras manos. Quizás tengamos poco margen de maniobra, pero es unas responsabilidad explorar al máximo ese margen.

Sólo una ciudadanía consciente y comprometida será capaz de hacer frente y resolver los problemas a que nos enfrentamos como sociedad enferma e infeliz. El empoderamiento ciudadano necesita de infraestructuras, educación… pero también de ciudadanos, consumidores y padres valientes.

Al nivel más fundamental, la naturaleza, por alguna razón desconocida, prefiere lo bello.

– David Gross, físico

REPENSAR EL DISEÑO Y REDEFINIR LA INNOVACIÓN

Una de las conclusiones de los estudios estudios realizados por los expertos en innovación y desarrollo social es que no existe una receta perfecta. Cada comunidad tiene sus particularidades y lo que le ha funcionado en a persona en su comunidad no tiene por qué funcionar en otra. No hay fórmulas cerradas y si fuese una fórmula cerrada… no sería innovación.

“Innovación no es Evolución. Innovación es romper paradigmas, no avanzar en lo que ya se está haciendo”. Lotfi EL-Ghandouri

Las personas son el centro de la innovación. Tú eres el centro de la innovación. De ti surgen las ideas, las motivaciones y las ambiciones que dan lugar al cambio social. Los círculos sociales son los vínculos que unen la diversidad de perspectivas de las personas.

La evolución humana está marcada por la innovación. Es el oxígeno de nuestra sociedad. El control del fuego, la agricultura o la democracia son ejemplos de grandes innovaciones que han marcado nuestra historia. La actual crisis económica, financiera y moral es una ocasión única y tenemos que estar a la altura. Debemos pensar y actuar como nunca antes lo hicimos con un único temor: que todo siga igual.

Imagen de previsualización de YouTube

Nos negamos a creer que no hay alternativa para el diseño. Para los diseñadores. Diseñemos un futuro distinto. Construyamos un nuevo presente.

:

: