Somos unos hipócritas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageBuffer this pageEmail this to someone

hipocresía: Del gr. ὑποκρισία hypokrisía.

1. f. Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.

Es decir, la hipocresía es la actitud constante o esporádica de fingir creencias, opiniones, virtudes, sentimientos, cualidades, o estándares que no se tienen o no se siguen. Y al parecer, este sentimiento ya lo conocían los griegos, ya le pusieron nombre y en más de 2000 años, aún no hemos conseguido erradicarlo de nuestras vidas o nuestra sociedad.

Hace unos días nos llegó a través de las redes sociales esta imagen. Era una propuesta sencilla, escribir una historia triste con sólo tres palabras. Y esta fue nuestra respuesta:

SOMOS UNOS HIPÓCRITAS. www.aporofobia.com ——————– #socialdesign

Una foto publicada por DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) el

VERG_UE_NZA

“Somos unos hipócritas” Porque si no lo fuéramos, si realmente quisiéramos ser como el bueno de las películas, con los héroes reales cuyas vidas observamos desde el sillón de casa en los documentales, porque si no justificáramos a nuestros políticos, nuestras compras, nuestras vidas o incluso nuestros actos más ruines, quizás, y sólo quizás, la historia actual no sería tan triste. Y por supuesto, nos incluimos en ese “nosotros” que está permitiendo que el sufrimiento y muerte de millones de personas no sea suficiente para iniciar los pasos del cambio social.

“Pasará mucho tiempo, seguramente, pero seremos juzgados como genocidas y las próximas generaciones se avergonzarán de nuestro comportamiento. Seremos un ejemplo en las clases de historia sobre la inhumanidad de nuestra sociedad y la violación constante de los derechos humanos”
Luis Gonzalo Segura

autor_ferranmartin

Elijan los motivos que crean más acertados. Y mientras tanto, algunos se siguen llevando las manos a la cabeza preguntándose porqué en un instituto cualquiera, ningún estudiante hace nada cuando los “abusones” maltratan a un otro más débil o simplemente diferente.

¿RACISMO? NO SEAS HIPÓCRITA, ES APOROFOBIA

Ya estamos cansados de escuchar que el problema es el “racismo” o la “xenofobia” o la “islamofobia” o cualquier otra fobia que enmascare la realidad. No seamos hipócritas, no es racismo, es aporofobia.

Aporofobia es miedo a los pobres pero también, repugnancia u hostilidad ante el pobre, el sin recursos, el desamparado.

Refugiados_EDICRT20150823_0001_13

El término “aporofobia” fue acuñado por la filósofa Adela Cortina (hay que leer más cosas de esta mujer) en una serie de publicaciones para en las que diferenciaba esta actitud de la xenofobia (que solo se refiere al rechazo al extranjero) y del racismo (que es la discriminación por grupos étnicos).

Se trata de un neologísmo que la Real Academia Española, curiosamente, no se ha dignado en incluir dentro de su diccionario (y sí, lo recuerdan bien, pechamen“, “culamen“, o “canalillo sí han sido incluidas recientemente). Saquen sus propias conclusiones aunque este listado de hnombres nos puede ayudar a entender parte del problema.

La diferencia clave entre aporofobia y racismo, según algunos autores, está en el hecho de que hay sociedades que no les importa aceptar a inmigrantes o a miembros otras etnias siempre y cuando estas cuenten con buenos recursos económicos, fama u otros bienes.

Que no te vuelvan a confundir. No tenemos ningún problema con los petrodólares árabes o los deportistas de raza negra.
No es racismo, es aporofobia.

APORAFOBIA

¿NOS SEGUIMOS GUIANDO POR EL MIEDO PARA CONSTRUIR UN MUNDO MEJOR?

En España nos encanta utilizar refranes para apelar a la “sabiduría universal”. Un refrán es un dicho anónimo de carácter sentencioso que alimenta el imaginario colectivo y el saber popular. Y este “saber popular” nos dice cosas como:

  • Virgencita, virgencita, que me quede como estoy.
  • Más vale pájaro en mano que ciento volando.
  • Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Y como podríamos seguir así hasta aburrir, en lugar de transcribirlos tal cual, interpretemos cómo nos influyen. Estos refranes nos sugieren, entre otras cosas, que más vale que nos sigan robando los mismos de siempre (los de la nobleza, los poderosos, las grandes empresas, los políticos…) a perder ese poder adquisitivo estableciendo un sistema social más equitativo.

Algo así como que prefiero que ENDESA o Gas Natural sigan subiendo sus tarifas e inflando los bolsillos de sus inversores a que esas tarifas hubiesen subido porque establezcamos, que todo el mundo tiene derecho al acceso a la energía mínima que le permita vivir dignamente. Y Seguro que en tu mente surgen más ejemplos similares a este.

Nos daría miedo porque se trata de algo que no conocemos. Y preferimos sostener ese sistema que aborrecemos quizás por la “indefensión aprendida“, o la “teoría del shock“, o las “zonas de confort“, o el “síndrome de Estocolmo“… o simplemente porque somos unos cobardes.

Europa-de-la-verguenza

El escritor Sergio Fernandez no es santo de nuestra devoción pero sin duda, tiene más razón que un santo (otra curiosa secuencia de frases de nuestra “cultura popular”, eh!) cuando dice que: “siempre que tomamos una decisión, debemos elegir si la tomamos desde el amor o desde el miedo”.

Construyamos una Europa, y cuando digo Europa no hablo sólo de países, o consejos de estado, o partidos políticos, sino de mucho más, de las pequeñas comunidades de las que todos formamos parte, en las que las decisiones se empiecen a tomar desde el amor y no desde el miedo. No porque los refugiados, los parias o los pobres lo merezcan. Porque nuestros hijos lo merecen.

__________________

Por respeto, hemos usado sólo viñetas gráficas para acompañar el texto (pinchando en ellas podrás acceder a sus creadores). No hemos querido incluir en este artículo las terribles imágenes o vídeos de refugiados en nuestras fronteras ni tampoco, las de compatriotas europeos a los que excluimos socialmente privando de educación, sanidad, vivienda y trabajo dignos. Esas imágenes ya deberían estar grabadas a fuego en nuestros ojos. Ahora sólo queda que queden grabadas en nuestros corazones.

Post recomendados:

11 comments

  1. […] Hoy es el Día de África. Día en el que olvidamos que África no es un país. Son muchos y muy diversos. Y no es sólo pobreza, y no es sólo desierto. Reconozcamos su riqueza cultural, sus idiomas, sus ciudadanos, su música, su arte, su ciencia, sus emprendedores, su desarrollo propio… y pidamos a nuestros gobiernos el retorno de la “cooperación internacional” pero sobre todo, que España no negocie con empresas que saquean a los africanos y mucho menos, con dictadores de ese continente. África no necesita que la lloremos no compadezcamos, ni que vayamos allí a regalarles camisetas de fútbol y comida en polvo. No necesita que nos hagamos fotos con niños acompañadas de “ellos sí que saben qué es ser feliz“. Necesitan mucho más: menos hipocresía y más respeto: […]

  2. […] El gran sueño americano se ha globalizado y toda la clase media mundial parece tener clara sus aspiración: con mucho trabajo, conseguiré escalar en esta pirámide de desigualdad social. Y también parecen tener claro cuales son “los enemigos” en esta lucha legítima por ascender socialmente: los otros pobres que también aspiran a lo mismo. […]

  3. Anonimazo dice:

    Si no fuerais cínicos diríais la verdad. La gente no tiene miedo al pobre, tiene miedo a la delincuencia, a la mentalidad nociva, al quiebre del sistema del bienestar, y de tener que competir por empleo con gente subvencionada hasta las trancas.

    Si a un barco le metes un millón de polizones, el barco se hunde. Si encima los primeros polizones son gente que arma gresca, y el capitán decide que en vez de echar a los violentos, va a forzar al resto de la tripulación a regalarles sus camarotes y su comida, normal que les cojan asco.

    Los políticos no se traen millones de inmigrantes por solidaridad, se los traen para reventar el mercado de trabajo y bajar salarios, y porque con millones de subvencionados tienen voto cautivo de sobra para mantenerse en el poder ad eternum y robar hasta que el sistema no da más de sí. Es más que probable que además sean los mismos que están detrás de las mafias que se traen a los ilegales engañados y les extorsionan, forzándoles a delinquir y a prostituirse.

    Por eso la gente está hasta los cojones de políticos y de ONGetas. Xenofobia implica miedo irracional, y en este caso no hay irracionalidad ninguna, ni siquiera por parte de la chusma que tenemos por políticos.

    • Diseño Social dice:

      Anonimazo (curiosamente este tipo de comentarios suelen ser anónimos), por lo general, ¿nos roban los pobres o nos roban los ricos? Te recomendamos romper con algunos mitos 🙂 http://stoprumores.com/menu-convivencia

      • Enrique dice:

        Toda mi vida profesional se ha dedicado a la enseñanza y aquello de que los inmigrantes rebajan la calidad de la enseñanza es una patraña sin fundamento ninguno, lo que baja la calidad de la enseñanza son las sucesivas leyes “educativas” que procuran crean sumisos en lugar de pensadores.

    • Enrique dice:

      Cierto, a los capitalistas les interesa aquello que se dio en llamar “ejército de parados”, pero… ¿y si resultara que los polizontes decidieran crear uno, dos…, miles de barcos por ellos y para ellos? Ese es el miedo de los poderosos, miedo que ideológicamente (medios de descomunicación, escuelas, universidades, iglesias…) transfieren a los pobres.
      ¡Ah! Los cínicos griegos decían la verdad, lo que sentían y por ello eran odiados por los poderosos, por ejemplo Platón no toleraba a Diógenes de Sínope.

  4. Salvador dice:

    Estupendo escrito que comparto completamente.
    Soy ,muy escéptico en el hecho de sacar a la gente el miedo pués, como se apunta; es una decisión personal multifactorial. Pero al menos da gusto saber que uno no está solo señalando al rey desnudo.

    Un saludo!

  5. Enrique dice:

    Tampoco es hipocresía, se trata de capitalismo, C A P I T A L I S M O, auxiliado por el darwinismo social y escondido tras la “solidaridad” de las onegés y fundaciones semejantes. Lo has definido muy bien: miedo al pobre, por eso los poderosos nunca harán nada por extender los derechos humanos (a la vida, a la libertad, a la educación, a la salud, a elegir país donde vivir…), esos que ratifican los países para luego mirar a otro lado. Pero también miedo del pobre al rico. Creo que eso es lo que más temblor produce a los poderosos: el que un día los pobres perdamos el miedo.

  6. miryam dice:

    Estupendo artículo. Ser conscientes no es suficiente. Tenemos que actuar. TODOS.

  7. Esther Maderuelo dice:

    Increíble todo el articulo. Desde el título hasta el pie que hace referencia a las imágenes utilizadas (por cierto, gracias).
    La cultura del miedo está muy arraigada, y es un arma poderosa a la que podemos hacer frente. ¿Cómo? Con información, contrainformacion, con una actitud crítica y, sobre todo, tomando decisiones desde el amor. Es uno de los mejores artículos que he leído. Enhorabuena y gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *