Archivo de la categoría: Activismo Social

¿Ejemplos de diseñadores sociales? Entrevista a Coco Cerrella, creador del proyecto “Enseñar entre rejas”

.C

@Cococerrella terminó en la cárcel, pero por decisión propia! Desde hace unos años enseña un taller de diseño gráfico a cientos de reclusos en el Centro Universitario de Devoto. En esta charla, él nos cuenta sobre los impresionantes resultados que tiene la educación en la vida de estas personas. Diseñador Gráfico y docente universitario.

Comenzó a dar clases en 2007 en la Universidad de Buenos Aires, donde también dictó talleres y cursos sobre Diseño de Identidad Visual y Afichismo Social para estudiantes y graduados. Nació en 1977 en Buenos Aires, ciudad en la que creció y vive. Actualmente, está a cargo de dos talleres de Diseño Gráfico en la Cárcel de Devoto, en el marco del Programa de Educación en Cárceles UBA XXII.

En 2011, comenzó a diseñar afiches con su propia voz, y difunde así mensajes sobre Derechos Humanos y temas de relevancia social. Sus trabajos han sido reconocidos por numerosas organizaciones internacionales y exhibidos en más de treinta y nueve países.

Desde 2012 hasta 2016, coordinó el Departamento de Comunicación de la ONG Ingeniería Sin Fronteras Argentina, donde encontró que con el Diseño Social también es posible tender puentes y construir un mundo más equitativo.

– ¿Qué te inspiró a realizar este proyecto?

Como diseñador gráfico me costó muchos años vincular mi profesión a cuestiones sociales. Si bien venía publicando mis carteles sobre Derechos Humanos y en paralelo enseñando diseño en la Universidad de Buenos Aires, cuando me enteré que se podía dar clases en una cárcel entendí que era desde allí que podría realmente construir y cambiar algo de este mundo tan desigual. Dar clases en un contexto tan adverso me cambió la vida. Ya pasaron más de 6 años de ir todas las semanas y cada vez estoy más convencido del proyecto. Pero no es una fe ciega. Al año y medio de haber comenzado hubo resultados concretos: Un grupo de detenidos de la cárcel de Devoto conformaron una cooperativa de imprenta para autogestionar su propio trabajo. Esto implicó enseñarles software profesional y tecnología gráfica, y fue para mí la prueba de que esta locura era posible.

– ¿Qué es lo que más te ha sorprendido?

La cárcel es una radiografía perfecta de la desigualdad. El último eslabón de un sistema roto. La enorme mayoría de los detenidos son personas de barrios marginales, expulsados del sistema. Me sigue sorprendiendo primero, la ignorancia que tenemos la clase media acerca de la pobreza. Creemos que sabemos y opinamos, pero la realidad profunda no se puede conocer desde el sofá de casa. Hay que estar, escuchar, conocer y ser parte activa de las transformaciones que uno desea. Otra cosa que me sorprendió muchísimo fue que a pesar de que mis alumnos nunca habían diseñado, en pocas clases podían hacer carteles muy fuertes y conmovedores, sin mayor tecnología que un lápiz y un papel. Algunos de estos afiches fueron expuestos en la Bienal iberoamericana de Diseño, en el Museo de Diseño de Lisboa e importantes galerías de Buenos Aires. No hay palabras que puedan expresar mi orgullo y emoción.

.

– ¿Qué aprendizaje rescatarías?

Aprendí mucho, pero principalmente que los gritos más fundamentales de la dignidad humana, siempre están en los márgenes de la cultura y que como profesionales de la comunicación es nuestra responsabilidad darle visibilidad a la desigualdad. Aprendí que la mejor política de seguridad posible es brindar oportunidades a tiempo. Cuando los presos estudian, aprenden un oficio y se los trata con dignidad la reincidencia al delito baja drásticamente. Aprendí que con el Diseño Gráfico también se puede construir una sociedad más justa.

– ¿Futuros proyectos?

Sueño con incorporar la Carrera de Diseño Gráfico en la cárcel. Estamos trabajando muy fuertemente en lograr qué salgan con un título universitario y puedan elegir el diseño gráfico como un nuevo camino posible. Es realmente difícil de lograr, pero no es imposible, y si no es imposible debemos intentarlo.

– ¿Qué anécdota te gustaría compartir con la comunidad de Diseño Social?

Uff… tengo muchas! Hace un tiempo empezó a venir al taller un hombre de unos 40 años, enorme, pelo largo negro, con un ojo lastimado y manos de roca. Nos dejó admirados con su diseño. Él miraba sorprendido, escuchando nuestros elogios. Después, tímidamente nos confesó que él tampoco sabía que tenía ese don. “¡¿Pero nunca habías dibujado?!” le pregunté incrédulo. “No, nunca había dibujado”. Sólo le había faltado la oportunidad de hacerlo. Siempre me pregunto cuántos talentos como él estarán durmiendo en las calles de Buenos Aires.

“Gustavo parece perdido. Es uno de mis nuevos alumnos en la cárcel. Tiene mirada animal. Es fácil imaginarlo feroz. Pero ahí, en mi clase, es un niño. Parado, mira sin rumbo. Le brillan los ojos grandes. Su cara y su cabeza están surcadas por cortes toscos y profundos. No llega a los 30 años. Está aprendiendo a leer.

Me contó del paco, del barrio, de sus hermanas y su mamá. Del llanto, de la culpa, del robo y el frío. Aún cuando sonríe se percibe miedo y tristeza.

Le costó muchísimo concentrarse. Su afiche es un dibujo de la Villa 31, su barrio. La autopista divide los edificios dibujados a mano, de los edificios hechos con regla. Y en esa sutil metáfora de la desigualdad, Gustavo me dejó conmovido. Tan inocente. Tan auténtico. Le dije que su trabajo me encantaba.

Lo ayudaron a escribir su nombre, y como un niño, me lo regaló”

…..
Mariano Cerrella “Coco”
(ver publicación en su Facebook personal)

// Aquarius como ejemplo de fisura en nuestra moralidad y ética: el dilema del tranvía

[vc_row bg_color=””][vc_column width=”1/1″][vc_cta h2=”Dilemas morales y percepción de la realidad” h4=”El caso Aquarius como ejemplo de fisura en nuestra moralidad y ética compartida” color=”mulled-wine”]La paradoja de tolerancia fue descrita por el filósofo austríaco Karl Popper en 1945. Es una paradoja enmarcada dentro de la teoría de la decisión. La paradoja declara que si una sociedad es ilimitadamente tolerante, su capacidad de ser tolerante finalmente será reducida o destruida por los intolerantes. Popper concluyó que, aunque parece paradójico, para mantener una sociedad tolerante, la sociedad tiene que ser intolerante con la intolerancia. Estoy totalmente de acuerdo.

Hoy os volvemos a aportar un punto de visa más sobre importantes e inquietantes fenómenos que se están sucediendo en la actualidad internacional desde la comunicación y el diseño social. Muchos de nosotros hemos visto aterrorizados las imágenes de los niños y niñas separados de sus padres en los centros de detención de migrantes en Texas o por las desoladoras imágenes de las personas migrantes que huyen del horror en sus países y se juegan la vida en el Mediterráneo. Puede parecer que cualquier ciudadano defensor de los derechos humanos esenciales como ética pública y como moral personal, por coherencia ideológica y emocional, estaría en favor de actos de solidaridad y justicia social para estas personas. Pero no.

Lo realmente sorprendente estos días no son las noticias en sí, sino el timeline de las redes sociales de muchos de nuestros amigos  y familiares justificando las medidas ejercidas por los políticos (cierre de puertos y fronteras o encarcelamiento de ciudadanos y niños inocentes).

Hoy no se trata de juzgar estas opiniones. Ni de criticarlas. Ni de eliminar de nuestros contactos a quienes no piensen como nosotros. TODO LO CONTRARIO. Intentemos entender por qué nosotros no pensamos igual que ellos y por qué ellos no piensan piensan como nosotros. Sin dejarnos llevar por sesgos cognitivos como el del exogrupo o el efecto Dunning-Kruger. Se trata de aportar debate, ciencia, psicología, filosofía e incluso poesía a todos estos sentimientos que nos hacen temer que el bienestar de otro ser humano puede hacer daño a nosotros mismos o a nuestros seres queridos.

Sólo desde la comprensión del otro podemos iniciar el diálogo para poder aportarles nuestra visión y encontrar un camino lleno de valores de convivencia y bien común. Para ello, os plantearemos la perversión de los marcos conceptuales en los que se establecen, en redes sociales y medios de comunicación, los dilemas éticos sobre las migraciones.[/vc_cta][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/1″][vc_single_image image=”18783″ img_size=”full” alignment=”center” onclick=”custom_link” link=”http://pictoline.com/”][/vc_column_inner][/vc_row_inner]

“Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación,
os harán amar al opresor y odiar al oprimido“.

Malcolm X

[vc_column_text]

Resonancia límbica y empatía

[/vc_column_text][vc_column_text]

Justo cuando estaba inmersa en el primer capítulo del libro que estamos editando sobre Sense8, la noticia de que España se ofrece a acoger al barco Aquarius en Valencia por razones humanitarias ha llenado mi timeline de redes sociales de mensajes del tipo:

“Acógelos en tu casa”.
—”Primero los de aquí”.
—”Yo jamás recibí una ayuda”.

…y muchos más.

No son los más originales, pero os podéis hacer una idea de qué estoy hablando porque seguramente tu timeline, alimentada por la prensa nacional, también se haya llenado de este tipo de noticias. Quienes me conocéis sabréis que, aunque estoy en contra de la ayuda asistencialista, en situaciones de crisis es esencial brindar esta ayuda. Sin excusas. Pero mi opinión no es importante, lo relevante es que a pesar de mi opinión (que el algoritmo de Facebook ya debe conocer), que mi timeline se haya llenado de este tipo de mensajes supone que personas muy afines a mis ideas (desgraciadamente y como ya explicamos en este post), en este caso concreto tienen serias dudas “éticas” y “morales” sobre lo sucedido.

Ya se ha escrito mucho y muy bien sobre todo lo sucedido (sobre los conceptos de aporofobia, exogrupo, racismo, xenofobia…), pero queremos aprovechar el momento para plantear este mismo debate desde los marcos conceptuales que pervierten el debate y todo lo que hemos aprendido sobre dilemas morales escribiendo el libro Amor Vincit Omnia.

[/vc_column_text]

[vc_empty_space][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/3″][vc_single_image image=”18512″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_rounded”][vc_column_text]

Manipulación mediática

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/3″][vc_single_image image=”18391″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_rounded” onclick=”img_link_large” img_link_target=”_blank”][vc_column_text]

Algoritmo de convergencia

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/3″][vc_single_image image=”18502″ img_size=”full” alignment=”center” style=”vc_box_rounded”][vc_column_text]

Perversión retórica

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_message]

MANIPULACIÓN MEDIÁTICA · Primera gran observación:
Cuidado con las redes sociales y las noticias que aparecen en ellas (manipulan los medios masivos, pero también las fakes news sin fuentes que circulan por ellas). Walter Lippmann expone que los medios informativos determinan los mapas cognitivos que nos hacemos del mundo, o lo que es lo mismo, construyen nuestras imágenes de la realidad social, y explica también que la opinión pública no responde al entorno, sino al pseudo-entorno construido por estos.

[/vc_message][vc_message icon_fontawesome=”fa fa-mouse-pointer”]

ALGORITMO DE CONVERGENCIA · Segunda gran observación: 
El algoritmo que gestiona tanto Google como tus redes sociales selecciona para ti las noticias más afines a tu ideología, es decir, no todo el mundo piensa como tú, pero internet te hace creer que tu opinión es la mayoritaria o más aceptada (echa un vistazo a la imagen de Pictoline que adjuntamos).

[/vc_message][vc_message icon_fontawesome=”fa fa-users”]

PERVERSIÓN RETÓRICA · Tercera gran observación:
Incluso los derechos humanos pueden ser debatidos por aquellas personas que siempre los han defendido si les muestran debates en marcos conceptuales donde entran en juego dilemas morales que redirigen la opinión pública hacia un sentido u otro.

[/vc_message][vc_empty_space][vc_column_text]

El dilema moral del Aquarius vs. el tranvía

[/vc_column_text][vc_empty_space height=”16px”][vc_column_text]

Os contamos en qué consiste:

Estos debates nos recuerdan a uno de los que estamos tratando para el libro que estamos creando sobre Sense8 llamado el dilema del tranvía. Es un dilema muy sencillo basado en esta situación hipotética:

SITUACIÓN A

Hay un tren que se acerca a gran velocidad y fuera de control. A cien metros de esa misma vía se encuentran cinco personas atadas por un asesino en serie y sin posibilidad de escapar. Pero tú estás ahí, contemplando la escena un lado de la vía. No te da tiempo a desatarlos, pero tienes la posibilidad de accionar una palanca que cambia la dirección del tren a una vía paralela. Si la accionas, cambias el tren de vía y salvas a los 5 atados; pero el problema es que en esa otra vía hay una persona que moriría atropellada por este tren. El dilema parece sencillo: la muerte de cinco personas frente a la muerte de una persona. Casi todo el mundo apuesta por pulsar esa palanca.

SITUACIÓN B

Sin embargo, después plantean una variante en la que estás sobre un puente contemplando la escena junto a un hombre muy muy gordo. Si lanzas a este hombre a las vías salvarías, el tren descarrilaría y salvarías la vida de esas cinco personas. Aunque el resultado es el mismo, una vida por salvar a cinco, en esta ocasión la mayor parte de la gente entrevistada no lanzaría a esa persona a las vías.

[/vc_column_text][vc_column_text][/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_icon icon_fontawesome=”fa fa-comments-o” color=”peacoc” size=”lg” align=”center”][vc_column_text]

¿Qué harías en el caso A? 
¿Salvarías a cinco personas si eso implicase matar a una?

[/vc_column_text][vc_single_image image=”18519″ img_size=”full” alignment=”center” onclick=”img_link_large” img_link_target=”_blank”][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_icon icon_fontawesome=”fa fa-comments” color=”peacoc” size=”lg” align=”center”][vc_column_text]

¿Qué harías en el caso B? 
¿Matarías a una persona si eso implicase salvar cinco vidas?

[/vc_column_text][vc_single_image image=”18518″ img_size=”full” alignment=”center” onclick=”img_link_large” img_link_target=”_blank”][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_column_text]

Estamos ante un experimento mental que inició e ideó la filósofa británica Philippa Foot y fue adaptado posteriormente por Judith Jarvis Thomson en 1985. La corriente de estudio que dice que la moral surge de rasgos internos de la persona, las virtudes, en contraposición a la posición de aquellos que dicen que la moral surge de reglas o que depende del resultado del acto. Foot fue especialmente crítica con el consecuencialismo, es decir, que dice que el fin justifica los medios, que cuando un objetivo final es lo suficientemente importante, cualquier medio para lograrlo es válido. Philippa entonces ideó el dilema del tren, una fórmula en la que planteaba la discusión, ¿de verdad puede justificarse matar a una persona para salvar a otras?

Y llevándolo a una visión más amplia: ¿puede justificarse el sufrimiento y esclavitud al que sometemos a otros ciudadanos en distintos países para salvar nuestro estilo de vida? ¿Hay diferencia entre causar un mal y no evitar que ocurra?

[/vc_column_text][vc_column_text]

Doctrina del doble efecto

[/vc_column_text][vc_column_text]

¿Qué opinaría sobre este dilema moral Santo Tomás de Aquino? Él defendía la doctrina del doble efecto y daba importancia a la intención. Es decir, sería ético el escenario A porque la acción de pulsar la palanca es positiva, aunque tenga consecuencias negativas (daños colaterales); mientras que el escenario B no es ético porque la acción de arrojar al hombre es negativa, aunque tenga consecuencias positivas.

Esta doctrina se aplica hoy en día en muchas de las leyes que depende de la ética. Por ejemplo, en determinadas circunstancias un médico puede administrar medicación para reducir el dolor a una persona que está muriendo, a pesar de que esta medicación pueda acelerar su muerte. Pero lo que no puede hacer es inyectarle morfina con el objetivo de matarle.

[/vc_column_text][vc_message message_box_color=”alert-info” icon_fontawesome=”fa fa-exclamation-triangle”]

MORAL PERSONAL VS. ÉTICA COLETIVA (**)

Y el dilema puede complicarse aún más si nos plantean si cambiaríamos la respuesta si esa persona es un ser querido. Es decir, si mover la palanca implica entre matar a un ser querido o salvar a cinco desconocidos (o 15, o 50, o a 500), la mayoría contestamos que salvaríamos a nuestro ser querido. Nuestra moral personal (referente a lo individual) seguramente no nos permitiría tomar una justa decisión ética (referente a lo colectivo). Por tanto, a medida que entendemos, reconocemos y nos vinculamos a “los otros”, mejores decisiones éticas podemos llegar a tomar.

[/vc_message][vc_message message_box_color=”alert-info” icon_fontawesome=”fa fa-pencil-square-o”]

(*) La moral es un conjunto de normas, creencias, valores y costumbres que dirigen o guían la conducta. La moral nos permite distinguir qué acciones son correctas (buenas) y cuáles son incorrectas (malas).

(**) La ética es la rama de la filosofía que estudia lo correcto o equivocado del comportamiento humano. Incluye la moral individual, pero también la virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir. Esto implica, por ejemplo, que no es ético el concepto de “paz” si simplemente entendemos como tal “la ausencia de guerra”. La paz, desde un punto de vista ético, para que pueda darse en una comunidad o país, debe incluir, además, el bienestar y felicidad de los ciudadanos que viven en ella.

[/vc_message][vc_column_text]

Cómo aplicar el dilema moral a la situación del Aquarius

[/vc_column_text][vc_column_text]

¿Salvar o no salvar a esas 629 personas a la deriva? Puede que la pregunta sea sencilla, pero depende siempre de en qué marco conceptual nos la planteen los medios de comunicación o los debates públicos. Es decir, la mayoría de respuestas sería es muy diferente si nos plantean cualquiera de estas dos opciones:

1. Salvar a 629 inocentes que huyen de una situación de condiciones infrahumanas en sus países de origen.

2. ¿Salvarías a esos 629 inocentes SI ESO IMPLICASE…

a)…un perjuicio a las personas en exclusión social de nuestro propio país?
b)…crear una situación de avalancha masiva de inmigrantes a nuestras costas?
c)…que tú tuvieras que ayudarlos en tu propia casa y con tus propios ingresos?

d)…hacer recortes en las dietas a políticos y cargos públicos con sueldos superiores a 3000€/mes?
e)…hacer recortes a las ayudas públicas a las autopistas privadas, banca, explotaciones petroleras…?
f)…hacer recortes en fiestas públicas como el desfile de fuerzas armadas, festejos taurinos, alumbrado de navidad…?

¿Tus respuestas serían diferentes ante la pregunta 1, 2a, 2b, 2c, 2d, 2e o 2f?

Como vemos, dependiendo de cómo nos planteen la situación, el hecho de salvar 629 vidas puede llegar a ser “justificado”. Al igual que en la Alemania Nazi pudo llegar a estar justificado todo el horror y torturas cometidas por el fascismo o como sucedió en la Rusia comunista o en cualquier guerra civil.

La crisis migratoria sigue cobrándose vidas (y no solo hablamos de la muerte de las personas migrantes, sino toda la tortura física y psicológica que sufren desde su país de origen a su destino). Pese a lo dramático de la situación, el mundo y el balón sigue girando ante nuestra complicidad.

En la UE, el debate sobre cómo avanzar en busca de una solución conjunta está más anclado que nunca con la llegada de gobiernos populistas y xenófobos como el del primer ministro italiano Giuseppe Conte. Por eso es tan importante la implicación de una ciudadanía activa, pero solo casos excepcionalmente mediáticos como el de Aquarius, nos recuerda nuestra parte de culpa (como sociedad) en toda esta grave crisis humanitaria.

[/vc_column_text][vc_message message_box_color=”alert-info” icon_fontawesome=”fa fa-exclamation-triangle”]

EL RAZONAMIENTO MOTIVADO

El razonamiento motivado es el resultado de la implicación de nuestras emociones en nuestros razonamientos y decisiones hipotéticamente racionales. Vemos, por tanto, que acciones que consideradas fuera de la moral y de la ética pueden llegar a ser justificadas si se plantean en el marco conceptual adecuado. Por ejemplo: “ellos o nosotros”. Nuestro consejo: si te ves a ti mismo planteándote acciones amorales o que escapan a la dignidad humana pregúntate:

  • ¿En qué marco conceptual me están o me estoy situando?
  • ¿Este marco conceptual “pervierte o condiciona” mi moral o mi ética?
  • ¿Existe otro marco conceptual donde puedo establecer este debate de forma justa y coherente a mi moral y mi ética?

Nuestro cerebro está infectado por lo que los psicólogos denominan razonamiento motivado, es decir, que dirigimos inconscientemente nuestro argumento hacia una conclusión favorita en lugar de seguirlo hasta donde nos lleve.Lo que los científicos llaman “razonamiento motivado”, responde, en resumen, a nuestra tendencia a ver como aliadas a ciertas informaciones o ideas. Queremos que ganen, queremos defenderlas. Y las que contradicen esa opinión son el enemigo y queremos vencerlas. Nos lo tomamos como algo personal. Cuando la gente se aferra a creencias falsas, a pesar de la abrumadora evidencia, se produce este fenómeno porque no sienten que estés atacando su idea, sino a ellos mismos.[/vc_message][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/1″][vc_raw_html]JTNDZGl2JTIwc3R5bGUlM0QlMjJtYXgtd2lkdGglM0E4NTRweCUyMiUzRSUzQ2RpdiUyMHN0eWxlJTNEJTIycG9zaXRpb24lM0FyZWxhdGl2ZSUzQmhlaWdodCUzQTAlM0JwYWRkaW5nLWJvdHRvbSUzQTU2LjI1JTI1JTIyJTNFJTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZlbWJlZC50ZWQuY29tJTJGdGFsa3MlMkZsYW5nJTJGZXMlMkZqdWxpYV9nYWxlZl93aHlfeW91X3RoaW5rX3lvdV9yZV9yaWdodF9ldmVuX2lmX3lvdV9yZV93cm9uZyUyMiUyMHdpZHRoJTNEJTIyODU0JTIyJTIwaGVpZ2h0JTNEJTIyNDgwJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjJwb3NpdGlvbiUzQWFic29sdXRlJTNCbGVmdCUzQTAlM0J0b3AlM0EwJTNCd2lkdGglM0ExMDAlMjUlM0JoZWlnaHQlM0ExMDAlMjUlMjIlMjBmcmFtZWJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMjBzY3JvbGxpbmclM0QlMjJubyUyMiUyMGFsbG93ZnVsbHNjcmVlbiUzRSUzQyUyRmlmcmFtZSUzRSUzQyUyRmRpdiUzRSUzQyUyRmRpdiUzRQ==[/vc_raw_html]

La perspectiva lo es todo, sobre todo cuando concierne a tus creencias. ¿Eres un soldado, dispuesto a defender tu punto de vista a toda costa? ¿O un explorador, movido por la curiosidad? Julia Galef examina las motivaciones que hay detrás de estas dos actitudes y cómo moldean la forma en la que interpretamos la información, todo mezclado con una lección de historia imponente de la Francia del s. XIX. Cuando pongas a prueba tus opiniones más firmes, Galef te pregunta: “¿Qué es lo que más deseas? ¿Deseas defender tus propias creencias o deseas ver el mundo lo más claramente posible?”.Julia Galef
[vc_single_image image=”8658″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_column_text]

DESDE LA VANALIDAD DEL MAL…

En su libro Eichmann en Jerusalén, Hannah Arendt expuso su concepto de banalidad del mal: un funcionario nazi mediocre como Adolf Eichmann fue capaz de poner en práctica asesinatos en masa, no por crueldad, sino simplemente porque actuaba dentro de las reglas del sistema al que pertenecía sin reflexionar sobre sus actos. Cegados por los postulados de una ideología dominante, el neoliberalismo, y diluida su responsabilidad individual ante la colectiva, legitima el hecho de que algunos de sus líderes —o ellos, o sus familiares o sus amigos— se enriquezcan a cambio del horror al que sometían al pueblo judío.

¿Podría regresar un fascismo similar a Europa? En el 2008 se estrenó la película alemana Die Welledirigida por Dennis Gansel, se ubica en una escuela alemana donde se invita a los profesores a dictar diversas clases sobre política: al maestro Rainer Wegner le toca hablar sobre la autocracia. Decide realizar un experimento con los alumnos inscritos: convertir al aula misma en una dictadura en la que él, por decisión unánime, se consagra como máxima autoridad y líder del grupo. No os vamos a desvelar lo que sucede, pero todos deberíamos verla y debatir sobre ello.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”18579″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_column_text]

AL GRAN SUEÑO AMERICANO…

Pero también nos recuerda a los principios del “sueño americano” en el que no se ofrece un mundo de justicia social, sino la promesa de que cualquiera puede estar en la parte alta de esa pirámide de desigualdades. Me recuerda al libro Cómo hacerse rico de Donald Trump y los miles de libros escritos en esa misma línea y que ofrecen como clave del éxito, el poder transformar en esclavos a otros.

El gran sueño americano se ha globalizado y toda la clase media mundial parece tener clara su aspiración: con mucho trabajo conseguiré escalar en esta pirámide de desigualdad social. Y también parecen tener claro cuales son “los enemigos” en esta lucha legítima por ascender socialmente: los otros pobres que también aspiran a lo mismo o, como en el caso del Aquarius, incluso seres humanos inocentes que simplemente buscan sobrevivir y a los que se les niega una vida digna.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_empty_space][vc_message message_box_color=”alert-success” icon_fontawesome=”fa fa-quote-left”]

PERO RECUERDA:

“Si asumes que no hay esperanza, garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que hay un instinto de libertad, hay oportunidades para cambiar las cosas, existe la posibilidad de que contribuyas a hacer un mundo mejor. La elección es tuya”.

“If you assume that there’s no hope, you guarantee there will be no hope. If you assume that there is an instinct for freedom, there are opportunities to change things, there’s a chance you may contribute to making a better world. The choice is yours.”

Noam Chomsky 

[/vc_message][vc_empty_space][vc_separator][vc_empty_space][vc_column_text]

Amor Vincit Omnia es un proyecto sobre narrativas que empoderan con el que rescatamos los conceptos de resonancia límbica, neuronas espejos y empatía como conector social esencial para alcanzar la libertad, justicia social y otros derechos humanos esenciales.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Naomi Klein y los peligros del concepto “polarización” en la inteligencia colectiva

[vc_row bg_color=””][vc_column][vc_cta h2=”Los peligros del concepto “polarización” en la inteligencia colectiva” h4=”NAOMI A. KLEIN Y LA POLARIZACIÓN DIRIGIDA”]En su biografía de twitter, la periodista, escritora y activista canadiense Naomi A. Klein afirma “They say I’m polarizing” como respuesta a las críticas a su libro: Esto lo cambia todo: capitalismo vs. El clima. Rob Nixon, para su reseña en New York Times, escribió que “es el libro sobre medio ambiente más trascendental y polémico desde Primavera silenciosa“. Foster y Clark también proporcionan un detallado análisis de los contra-argumentos en respuesta a lo que ellos llaman los “liberales críticos” del libro. Pero no, Naomi está de todo menos POLARIZADA.[/vc_cta][vc_column_text]

La estrategia de la polarización de posiciones intermedias

[/vc_column_text][vc_column_text]Hoy hablamos de sesgos cognitivos. Es decir, ser conscientes de qué sucede al señalar como “polarizadas” o “radicales” posturas como el “feminismo” o la lucha contra el cambio climático. Hablamos de tomar consciencia de la perversión argumentativa que tienen algunos debates.

Señalar como “polarizadas” o “radicales” posiciones intermedias permite que la aceptación de acuerdos se incline. Debemos prestar atención a qué visiones se nos muestran como polarizadas. Mostrar una postura de consenso como la de Naomi Klein como una postura polarizada, condiciona la visión general de conjunto y permite desplazar el debate hacia una escala de opinión determinada o incluso dejar fuera de la escala otro tipo de visiones.

El concepto polarización determina los parámetros de diversidad de opinión para conformar grupos que deben llegar a acuerdos. Por ello, su ubicación incide en el consenso y en la extrapolación de resultados al conjunto de la sociedad. Esta desviación se puede aplicar a cualquier debate público donde encontramos, por ejemplo, a dos tertulianos “polarizando” dos posturas o dos columnas de opinión que establecen límites de pensamiento a uno u otro lado.

[/vc_column_text]

[vc_message]La inteligencia colectiva es una forma de inteligencia que surge de la colaboración y concurso de muchos individuos, generalmente de una misma especie. Hoy es un término generalizado de la cibercultura o la sociedad del conocimiento. Amalio Rey os puede ayudar a entenderlo, debatirlo, analizarlo.[/vc_message][vc_message icon_fontawesome=”fa fa-television”]El problema ya no es el acceso, es la selección. En un mundo en el que la información es infinita resulta difícil distinguir el buen periodismo del simple ruido. La tecnología evoluciona y ahora, además, lo hace más aceleradamente que en otros periodos de la historia. Mientras algunos perciben la tecnología como la causa del problema, otros encuentran en ella la solución. Pero la tecnología es solo como cualquier otro instrumento para un fin, y el fin sigue siendo la narración de las historias. Los expertos afirman que, para ser efectivos, los hechos deben integrarse en una narrativa.

Las redes sociales nos muestran cómo se manifiesta  la polarización política en internet y por qué las divisiones son tan difíciles de superar. Los extremos son un terreno fértil para las campañas de manipulación informativa.

En lugar de tratar de forzar sus mensajes a la corriente principal, las campañas de desinformación se dirigen a las comunidades polarizadas e infiltran cuentas falsas dentro de ellas. Estas cuentas falsas interactúan con personas reales de esas comunidades para generar credibilidad. Una vez que se ha establecido su influencia, pueden introducir nuevos puntos de vista y amplificar las ideas divisorias e inflamatorias que ya están circulando. Es el equivalente digital al hecho de mudarse a una comunidad aislada y unida, usar sus propias peculiaridades del lenguaje y atender sus obsesiones e influir en sus ideas políticas. [Este artículo de MIT Technology Review y sus mapas explican con detalle todo este fenómeno][/vc_message]

[vc_column_text]

Peligros de la polarización unidireccional

[/vc_column_text]

[vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/1″][vc_column_text]

SITUACIÓN DE POLARIZACIÓN ACTUAL

Desviaciones de la ponderación en favor de uno de los polos

Por ejemplo, si creamos un grupo de opinión sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo y establecemos como sujetos polarizados:

A1. Persona que está en contra del matrimonio igualitario bajo los argumentos: las personas homosexuales son enfermos mentales (aunque la ciencia diga lo contrario) viven en pecado (tal y como reconocen la mayoría de religiones) y deben ser tratados psicológicamente y guiados espiritualmente para proteger a la familia tradicional basada en un hombre y una mujer unidos en matrimonio con el objetivo de tener descendencia.

B1. Persona que está a favor del matrimonio igualitario bajo los argumentos: todos los ciudadanos deben tener los mismos derechos civiles sea cual sea su identidad, expresión u orientación sexual. Entre estos derechos se encuentra la unión civil del matrimonio. La religión u opinión personal, profesada por terceras personas no puede influir en los derechos de estas personas.

Tendríamos, por tanto, a alguien completamente en contra y a alguien completamente a favor abriendo y cerrando esta escala de opiniones:

Es una escala lineal sencilla donde 1 representa la negación y 10 la aceptación, pondríamos en los extremos a nuestros dos sujetos señalados como visiones “polarizadas” y al resto del grupo, en posiciones intermedias. El consenso del grupo posiblemente se establecería en la escala 4, 5 o 6 de opinión.

Tomemos otro ejemplo: en un debate, lo normal es que encontremos un defensor o defensora de una visión machista, un defensor o defensora de una visión feminista, y varios invitados que median entre ellos.

A2. Persona que está a favor de un machismo institucional y social: la mujer es inferior o diferente al hombre y, por tanto, merece unos derechos, oportunidades y privilegios limitados y adaptados a las consideraciones sociales atribuidas a su sexo biológico.

B2. Persona que está a favor de un feminismo institucional y social: los ciudadanos merecen igualdad de derechos, oportunidades y privilegios. Estos no deben ser condicionados por los roles de género que el contexto social atribuye a cada sexo biológico.

Aplicando esta escala de opción tendríamos, por tanto, una escala de 1 a 10 donde 1 representa el machismo, 10 el feminismo y el resto del grupo se situaría en posiciones intermedias. La conclusión del grupo posiblemente se establecería en la escala 4, 5 o 6 de opinión (parcialmente machistas-feministas). 

Al igualar como polarizada la visión “machista” y “feminista”, establecemos una opinión global de consensos en posiciones de machismo o feminismo “relativo”.[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner]

[vc_message message_box_color=”warning” icon_fontawesome=”fa fa-exclamation-triangle”] ¿Dónde se sitúa el pensamiento mayoritario? El sesgo cognitivo conocido como el efecto bandwagon es el responsable de que, de forma inconsciente, tendamos a estar de acuerdo con opiniones mayoritarias y alejadas de los extremos socialmente considerados como “polarizados” aunque la evidencia o nuestra razón nos indique lo contrario. Las discrepancias nos hacen sentir fuera de nuestra “zona de confort” así que, por regla general, el individuo tiende a adoptar el sentir mayoritario.[/vc_message][vc_message message_box_color=”warning” icon_fontawesome=”fa fa-exclamation-triangle”]Consideración adicional: sesgos como el efecto Dunning-Krugger desviarán aun más la ponderación hacia la postura menos informada. Este sesgo es atribuido a una inhabilidad meta-cognitiva del sujeto de reconocer su propia ineptitud. A esto se suma que los individuos más competentes asumen, falsamente, que los otros sujetos tienen una capacidad equivalente o igual de respetable que la suya. Por tanto, aquellas personas más preparadas para tomar una decisión a partir de una opinión formada suelen ser quienes “más cedan” para alcanzar un consenso. Aquellos menos preparados para tomar una decisión suelen ser los individuos menos dispuestos a ceder y por tanto, los consensos suelen inclinarse hacia su postura.[/vc_message]
[vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/1″][vc_column_text]

SITUACIÓN DE POLARIZACIÓN OBJETIVA

Ponderaciones alternativas al considerar otras variables de polarización

La polarización expuesta anteriormente es la más común en ese tipo de debates. Sin embargo, no es la más justa y por supuesto, no es una polarización objetiva. Os explicamos el porqué.

Los ejemplos anteriores muestran una “perversión” de los debates debido a la elección de los “polos” que determinan el marco del debate. La polarización del sujeto B debería estar determinada por el sujeto A que hemos elegido en la muestra. Por tanto:

Si A1 es: Persona que está en contra del matrimonio igualitario bajo los argumentos: las personas homosexuales son enfermos mentales que viven en pecado, deben ser tratados psicológicamente y guiados espiritualmente para proteger a la familia tradicional basada en un hombre y una mujer unidos en matrimonio con el objetivo de tener descendencia.

B1 debería ser: Persona que está en contra del matrimonio tradicional bajo los argumentos: las personas heterosexuales son enfermos mentales que viven en pecado y deben ser tratados psicológicamente y guiados espiritualmente para poder curarse y debe prohibirse la unión en matrimonio entre hombres y mujeres.

La conclusión del grupo posiblemente se establecería en la escala 4, 5 o 6 de opinión (donde se situarían las visiones en favor del derecho al matrimonio independientemente de la orientación sexual de la pareja).

 

Si A2 es: Persona que está a favor de un machismo institucional y social: la mujer es inferior al hombre y por tanto merece menos derechos, oportunidades y privilegios. Estos deben ser limitados a los roles de género atribuidos a su sexo biológico.

B2 debería ser: Persona que está a favor de un hembrismo institucional y social: el hombre es inferior a la mujer  y por tanto merece menos derechos, oportunidades y privilegios. Estos deben ser limitados a los roles de género atribuidas a su sexo biológico.

Aplicando esta opción tendríamos, por tanto, una escala de 1 a 10 donde 1 representa el machismo, 10 el hembrismo y el resto del grupo, en posiciones intermedias. La conclusión del grupo posiblemente se establecería en la escala 4, 5 o 6 de opinión (donde se situarían las visiones feministas).

[/vc_column_text][vc_cta h2=”Propuesta alternativa” h4=”Aplicar marcos de debate que corrijan los sesgos cognitivos” color=”blue” css=”.vc_custom_1553279217118{background-color: rgba(221,170,170,0.35) !important;*background-color: rgb(221,170,170) !important;}”]_

Para un debate donde la inteligencia colectiva y el diseño social nos ayude a trazar soluciones de bien común, ambas partes deben entender que su objetivo final es compatible con los derechos civiles del conjunto de ciudadanos que componen el debate. En los debates anteriores podemos ver claramente cómo la postura feminista era la más integradora para el conjunto (ya que no discriminaba a ninguno de los dos sexos) o cómo la postra en favor del matrimonio igualitario y tradicional era también la más integradora (ya que no negaba derechos civiles a ningún ciudadano).

Para hacerlo aún más fácil, piensa también en estas dos estrategias de cómo construir IC. Una, en la que los individuos suponen que “lo mejor para el grupo es lo mejor para mi”. Y la alternativa, que consiste en poner el foco en sí mismos, adoptando la lógica de que: “elegir lo mejor para mí es también lo mejor para el grupo”. Según las propuestas de inteligencia colectiva que trabajamos en Diseño Social EN+, la primera opción nos lleva a sistemas inteligentes y la segunda a sistemas estúpidos. ¿Por qué lo digo? Me acogeré a dos ejemplos sencillos.

Dos visiones:
– Lo mejor para el grupo es lo mejor para mi.
– Lo mejor para mi es lo mejor para el grupo.

En el primero de ellos, mientras intento moverme por una calle abarrotada y mis decisiones individuales me hacen sumarme o crear flujos de peatones que caminan en una dirección o en otra. Confiar en que todos tenemos un objetivo común (aunque nuestros destinos sean diversos) me hará sumarme al movimiento coordinado de los que van en mi dirección, respetando, además, a los que van en otra. Sin embargo, si en ese mismo momento se produce una situación de peligro que me haga creer que sólo algunos podrán salvarse y desconfiar del grupo ya que sus intereses se oponen a los míos, se producirán las temidas “avalanchas”  que pueden poner en crisis el agregado colectivo.

¿Cómo aplicarlo a debates polarizados?

Imagina el mismo grupo de debate al que en lugar de plantear la pregunta “¿Está usted a favor de prohibir a los homosexuales el derecho civil al matrimonio igualitario y/o prohibir las exhibiciones públicas de su amor?” >> para corregir el sesgo cognitivo del endogrupo se plantea la pregunta: “¿Está usted a favor de que un ciudadano con una orientación sexualidad o religión diferente a la suya pueda determinar cómo debe vivir su vida afectiva y condicionar el tipo de uniones civiles a las que tiene derecho?

Cambiaríamos el sesgo cognitivo del endogrupo por el de empatía. No se trata de heterosexuales prohibiendo derechos civiles a homosexuales. De igual modo que es absurdo e irresponsable un debate de homosexuales prohibiendo derechos civiles a heterosexuales (“lo mejor para mí es también lo mejor para el grupo”).

El debate trataría de si la opinión personal de un ciudadano puede condicionar los derechos civiles de otro… o lo que es lo mismo, si la opinión personal de otro ciudadano debe condicionar tus derechos. No es si yo puedo decir a otros cómo deben vivir sino si otros pueden decirme a mi cómo vivir (“lo mejor para el grupo es lo mejor para mi”).

Y planteado así, la respuesta parece clara para la mayoría.[/vc_cta][/vc_column_inner][/vc_row_inner]

[vc_column_text]

Ejemplos de cómo el diseño social ayuda a explicar conceptos complejos a través del grafismo · Buenas Prácticas vía Pictoline

[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″]

[/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″]
[/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″]
[/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″]
[/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″]
[/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″]
[/vc_column_inner][/vc_row_inner]
[vc_cta h2=”¿Qué opinan quienes cuestionan el cambio climático?” color=”green”]

Según The New York Times, la mayoría de los ataques a la ciencia climática provienen aquellas posiciones políticas contrarias a las iniciativas públicas que se han propuesto para combatir el calentamiento global. En lugar de negociar estas políticas y tratar de llevarlas hacia los principios del mercado libre, han optado por bloquearlas tratando de quitarle legitimidad a la ciencia que las sustenta. Y la opinión pública generada a partir de la polarización de las evidencias científicas ha ayudado a dilatar la presión social. Por ejemplo, ¿recordáis cómo justificaba hace unos años Mariano Rajoy el hecho de que el cambio climático no debe ser considerado como un asunto relevante?

“Yo sé poco de este asunto, pero mi primo (catedrático de física) supongo que sabrá. Y entonces dijo: He traído aquí a diez de los más importantes científicos del mundo y ninguno me ha garantizado el tiempo que hará mañana en Sevilla. ¿Cómo alguien puede decir lo que va a pasar en el mundo dentro de 300 años?”.  —M. Rajoy

Todas estas lógicas cambiantes dependen, habitualmente, de la misma táctica política subyacente: afirmar que la ciencia tiene incertidumbres y que hay serias dudas acerca de los hechos básicos. Pero hoy no vamos a hablaros de cambio climático, sino de cómo consiguen que no estemos actuando contra él.

¡Cuidado! Quizás no están condicionándote para que tengas una opinión concreta, pero sí dentro de qué escala debes tenerla.

[/vc_cta]

[/vc_column][/vc_row][vc_row bg_color=””][vc_column width=”1/1″]
[vc_column_text]

Anexo 1: La identificación con el argumentador en lugar del argumento

[/vc_column_text][vc_column_text]Para algunos expertos, la implicación de los famosos en el movimiento contra el cambio climático puede ser un “arma de doble filo”, en palabras de la socióloga de la Universidad de Plymouth (Reino Unido) Alison Anderson. Los especialistas en sociedad y medio ambiente Maxwell Boykoff y Michael Goodman advertían de que la implicación de las celebrities en estas causas puede implicar una trivialización del mensaje y “reduce la propuesta de cambios críticos de comportamiento al dominio de la moda y la novedad, en lugar de influir en cambios sustanciales a largo plazo en la acción y el discurso popular”.

Daniel Pink en su libro To Sell Is Human: The Surprising Truth About Moving Others llega incluso a decir que todos estamos vendiendo nuestro punto de vista y nuestros intereses todo el tiempo. Gastamos mucha saliva persuadiendo, queremos que los demás vean el mundo a través de nuestros ojos y ganar discusiones, pero frecuentemente no funciona.

Cuando no funciona y no podemos hacer ver al otro que está equivocado, tendemos a pensar que simplemente el otro es tonto. La verdad está ahí y decide no verla. En palabras de Kathryn Schulz:[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/1″][vc_column_text]Una de las cosas que estudia la psicología social es cómo la pertenencia a un grupo introduce sesgos en nuestra percepción del resto. Así quedan definidos los conceptos de endogrupo, el grupo al que pertenecemos, y el concepto de exogrupo, el grupo al que no pertenecemos, esto es, el resto.

Es el que nos invita a estar de acuerdo con las personas que forman parte de nuestro entorno más cercano, como nuestra oficina o nuestro círculo de amigos. También lo podemos identificar cuando nos sentimos mas afines a aquellas personas que votan al mismo partido político que nosotros o animan al mismo equipo de fútbol.

Es el germen de muchas “fobias” a los pertenecientes al exogrupo: racismoxenofobiahomofobiamachismo… Y, por ello, muchas veces confundimos “discriminación” con “libertad de expresión“. Si lo piensa alguien que consideramos afín a nuestro grupo (aunque la característica que nos vincule en ese grupo no tenga nada que ver sobre el tema que se está opinando) tenderemos a empatizar más con esta opinión. Da igual que seamos conscientes de que ese mismo sesgo nos hacía quemar a las brujas, esclavizar a personas de otras razas, juzgar a mujeres por “solteronas” o, en su día, a los hombres o las mujeres divorciadas. La paradoja de tolerancia fue descrita por el filósofo austríaco Karl Popper (1902-1994) en 1945. Es una paradoja enmarcada dentro de la teoría de la decisión. La paradoja declara que si una sociedad es ilimitadamente tolerante, su capacidad de ser tolerante finalmente será reducida o destruida por los intolerantes. Popper concluyó que, aunque parece paradójico, para mantener una sociedad tolerante, la sociedad tiene que ser intolerante con la intolerancia.

La polarización es un terreno fértil para las campañas de manipulación informativa, como la que llevó a cabo Rusia para influir en las elecciones estadounidenses de 2016 (ver La derecha de EE. UU. retuiteó a troles rusos 30 veces más que la izquierda).

Es un sesgo que se repite: mientras menos informado y más limitado sea un grupo social, más incapaces seremos de aceptar normas sociales diferentes a las de nuestro grupo.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_column_text]Este favoritismo endogrupal se denomina Paradigma del Grupo Mínimo y se pone en marcha a la mínima que se logra hacer que un individuo se etiquete como perteneciente a un grupo.

Por tanto, si somos hombres nos sentiremos más afines a las opiniones feministas que nos argumente otro varón y esos argumentos, aunque sean los mismos que use otra persona, serán más aceptados por “nuestra razón” mientras más nos identifiquemos con el grupo al que pertenece (ya sea porque pertenecemos a él o bien porque nos gustaría pertenecer a él). Otro ejemplo: un argumento social o político es más escuchado por los fans de un cantante o actor que si el argumento procede de un científico o experto en la materia al que no conocen.

CUIDADO:  tus sesgos cognitivos condicionan cómo interpretas, sientes y aplicas un argumento. En la década de 1990, la psicóloga social Ziva Kunda definió el concepto del razonamiento motivado debido al cual, es más probable que las personas lleguen a las conclusiones a las que desean llegar. Sé consciente de ello, amplía tu capacidad para empatizar con grupos que piensan diferente y aprende a identificar el efecto dunning-kruger en ti mismo y en los demás.

[/vc_column_text]

discriminar no es opinar
[vc_column_text]

Anexo 2: El valor de los marcos conceptuales (Finding Frames)

[/vc_column_text][vc_column_text]En el proceso de generación de opiniones debemos no solo tener en cuenta la mentira o manipulación del otro, debemos considerar además, el “autoengaño”. Si bien mentir a los demás suele ser un acto consciente, el autoengaño no siempre es un proceso voluntario. El autoengaño es una de las facetas inherentes a la condición humana que nos concede una estabilidad excepcional para convertirnos en animales sociales. Todos los humanos sin excepción son altamente susceptibles al autoengaño que nos permite sostener creencias que pueden ser irracionales (y quizás, por ello, se extienden como la peste, las fake news, noticias falsas o los bulos), pero que nos permiten identificarnos con un grupo. La única forma de corregir estos sesgos cognitivos es siendo conscientes de ellos y actuando para compensarlos.[/vc_column_text][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/1″][vc_column_text]Al analizar cómo procesamos las mentiras de los políticos hay que tener en cuenta, además, que no nos llegan en bruto: generalmente ya aparecen en nuestro menú informativo convenientemente procesada por los líderes de opinión que elegimos para cocinarlas. Así incluso nos ahorramos el esfuerzo de buscar justificaciones: la cadena de turno nos hace el trabajo sucio de evitarnos la disonancia cognitiva. Incluso cuando todas las partes aceptan que el actual sistema de gestión de los recursos naturales no funciona, el modo en el que se enmarca el debate prejuzga quién es responsable del problema y de quién depende la solución.

Al profesor George Lakoff le agrada comenzar sus clases universitarias advirtiendo lo siguiente: “No penséis en un elefante”. Por supuesto, a los estudiantes les resulta imposible no hacerlo.

Este académico lingüístico de la Universidad de California en Berkeley, en su libro No pienses en un elefante: Lenguaje y debate político, argumenta que en Estados Unidos los republicanos son mejores a la hora de enmarcar los debates y, como resultado, ganan la mayoría de ellos. No se trata de encontrar un buen argumento: se trata de encontrar un buen marco de debate.

Lakoff nos advierte de que los marcos son especialmente peligrosos porque a menudo son inconscientes, ya que las personas no necesariamente perciben que existan o que les influyan en su toma de decisiones.

Esto explica en parte por qué los marcos son tan poderosos y por qué el marco puede perdurar en el tiempo una vez establecido: si no eres consciente de su existencia no podrás cambiarlo.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner]

[vc_column_text]

The Common Cause Handbook es una investigación sobre la vinculación que existe entre valores y marcos (estructuras mentales inconscientes) que influyen en el comportamiento. Sugiere nuevos caminos de trabajo muy relacionados con la propuesta de investigación Finding Frames: New Ways to Engage the UK Public in Global Poverty (versión en español). Basado en el estudio anterior, examina la posibilidad de utilizar la teoría de los marcos como una herramienta práctica para volver a implicar a la ciudadanía con la pobreza global.

Creas lo que creas, con Internet a la mano, aún si estás equivocado podrás armar un buen muro de opiniones que hagan un cómodo pero erróneo colchón sobre lo que crees. Y tu burbuja informativa probablemente se dedique a retroalimentar tu propia visión. Incapaces de discernir entre lo que sabemos y lo que pretendemos saber, en última instancia nos convertimos en víctimas de nuestra propia pereza y falta de honradez intelectual.

CUIDADO: El posicionamiento de una idea o argumento se refiere a cómo se sitúa dentro de un marco conceptual que lo engloba. Para crear un marco conceptual hay que modificar la forma en que las personas perciben, analizan o se sienten al identificarse con esa idea dentro de un contexto.

[/vc_column_text]

[/vc_column][/vc_row][vc_row bg_color=””][vc_column][vc_column_text]

Anexo 3: La ilusión de profundidad explicativa en la polarización

[/vc_column_text][vc_column_text]En otro estudio clásico, realizado por los psicólogos Charles LordLee Ross y Mark Lepper, se presentaban análisis falsos sobre la pena capital a partidarios y detractores de la misma. Uno de los análisis venía a decir que en los estados donde se aplicaba la pena de muerte se había conseguido reducir el número de homicidios; otro decía justo lo contrario. Gracias a este enjuiciamiento selectivo, los participantes estaban más polarizados que al principio después de haber sido expuestos todos ellos a las mismas evidencias: los detractores eran más detractores y los partidarios, más partidarios.

En muchos casos, cuando creemos tener una verdad absoluta en la mano, sólo estamos demasiado confiados sobre nuestras impresiones, esto se llama la ilusión de profundidad explicativa.

La técnica Feynman, que en principio es un sistema de aprendizaje que ayuda a identificar los conceptos que no manejas bien, puede ayudar a demostrar quién tiene razón o cuanto menos, llegar a un consenso a medio camino entre los interlocutores de un debate. La técnica se basa en el rasgo cognitivo de que se aprende mejor explicando.  Ante la situación: si no sabes algo, lo mejor que puedes decir es “no lo sé”, las personas no hacen esto. Dicen lo primero que se les pasa por la cabeza que ha de ser correcto y lo defienden a capa y espada.

En este caso no se ha desarrollado lo suficiente la modestia epistemológica: conciencia de lo poco que sabemos y podemos llegar a saber en proporción al todo.  Si en el problema que debe analizarse subyace el más mínimo tinte político, somos aún más incompetentes aunque las cuestiones requirieran nociones de análisis básico como también refleja este estudio sobre Numeridad motivada y autogobierno ilustrado de Kahan y Peters.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Diseño coherente, consciente, responsable, necesario

La gran mentira a voces del crecimiento infinito, de una obsolescencia programada necesaria, de unos recursos naturales infinitos se implanta en los países occidentales. En los emergentes se vende esa mentira como “desarrollo” y se reivindica el derecho a crecer a cuenta de una igual o mayor explotación de sus recursos como antes hicieron y hacen otros.

Los ciudadanos de unos países huyen de la miseria a países como el nuestro. Nuestros ciudadanos, por su parte, huyen de la pobreza y el paro a países más ricos. Y, curiosamente, los grandes empresarios del primer mundo se desplazan con sus grandes empresas a esos países sumergidos en la miseria para hacer negocios.

emigrantes CRITICA DISEÑO SOCIAL

Ya no hay solo miedo al futuro. Hay resignación. Hay indefensión aprendida. Asimilada. Tatuada. Nos asusta el cambio porque, cuando cambiamos, sabemos lo que perdemos, pero no lo que podemos ganar. Y por eso no solo se necesitan ideas, se necesitan ideas que inspiren a la acción más allá de la reflexión.

Vivimos en una época en la que cada uno de nosotros podemos hacer algo para cambiar la economía y la sociedad, y orientarlas hacia un modelo más sostenible, humano y feliz. De hecho, el reto ya no es cambiar el mundo, es cambiarnos a nosotros mismos y ver si la suma de todos logra el cambio global. Y los diseñadores tenemos mucho que ver en ese cambio. Recordemos que en esta selección también se encuentra Victor Papanek:

personas-que-deberias-conocer

Diseño excluyente, identificativo y necesario

El mundo actual es un mundo de productos que van desde lo funcional a lo totémico. Cada vez menos productos tienen un diseño práctico. Buscan un valor añadido que atribuye el marketing para vender la exclusividad o identidad de la marca por encima del valor útil.

Las desigualdades aumentan en tiempos de crisis. Y también en el diseño. Si hay tres grandes clases sociales, hay tres grandes diseños: el excluyente, el identificativo y el necesario. La necesidad es descendente: los consumidores, que caracterizan la lógica económica de hoy, engordan la clase de los excluidos y desprecian el diseño necesario.

La crisis moral (algunos dicen que también financiera) acelera el proceso de degradación al tiempo que el asombroso desarrollo de la ciencia y la innovación no discurre paralelo al desarrollo social. Y, de repente, a alguien se le ocurre decir que gracias a la innovación, la autoestima de una niña depende de si le brilla el pelo o no. ¡WTF!

El diseño tiene una responsabilidad que debe asumir. Una función social que no puede obviar.

diseño e innovacion socialLa gran mayoría de productos responden al modelo de consumo capitalista, constante generador y abastecedor de “necesidades” de consumo. El principal fin de la producción de objetos es hacer crecer el capital de la industria y las marcas sobre todas las cosas, sin importar si se atenta contra el medio ambiente, si se explota a los trabajadores, si se desplaza a pequeños productores y a la economía local, y sin importar, incluso, la calidad de los mismos productos. No lo tienen en cuenta los productores, pero tampoco, y en esto tenemos gran parte de la culpa, lo tenemos en cuenta los compradores.

Cada uno de nosotros debe ganar su batalla y empezar a vivir una vida más coherente con sus ideales y su ética. Lo que hacemos cada día marca la diferencia. Aquello que compramos y lo que no, cómo tratamos a los demás, qué conversaciones tenemos o qué comentarios consentimos en nuestra presencia, qué ropa vestimos o incluso qué comemos.

“Cuando estoy trabajando en un problema nunca pienso en la belleza. Solo pienso en cómo solucionar el problema. Pero cuando he terminado, si la solución no es bella, sé que es incorrecta”. —R.Buckminster Fuller

La belleza de lo funcional

“Lo que funciona se vuelve hermoso” decía Rafael Marquina. Rafael era de una escuela de pensamiento del diseño en el que si este no responde a una necesidad, no es diseño, es una frivolidad. Nunca le preocuparon las cuestiones estéticas. En el caso de sus famosas vinagreras, que no gotearan, que se pudiera ver el color del líquido que contenían, la cantidad que quedaba, etcétera.

Rafael Marquina, con su aceitera antigoteo. Joan Puig
Rafael Marquina con su aceitera antigoteo. Joan Puig

Rafael creía que lo que funcionaba, se convierte en hermoso. Estaba convencido de que la mente llega a considerar hermoso lo que responde a un planteamiento lógico. Y no es el único:

“Me gustan los números porque con ellos verdad y belleza son lo mismo. Te das cuenta cuando las ecuaciones empiezan a resultar bellas. Ves que los números te acercan al secreto porqué de las cosas”. —Jericho (Enigma, 2001)

Sin embargo, abandonó el diseño porque consideraba que no podía ponerse en contra de la sociedad de consumo. Perdió la batalla. El mercado necesitaba cambiar de modelos para fomentar el consumo. Como diseñador, él no aceptó hacer productos por el simple hecho de surtir al mercado, no le parecía deontológico. Para él, cualquier producto debe obedecer al intento, exitoso o no, de mejorar otro anterior.

En momentos de crisis tendemos a esperar que desde las instituciones políticas o desde las grandes empresas se adopten medidas que produzcan un cambio positivo en nuestra sociedad, sin ser conscientes de que, cada vez más, el poder de cambiar las cosas solo está en nuestras manos. Quizás tengamos poco margen de maniobra, pero es unas responsabilidad explorar al máximo ese margen.

Solo una ciudadanía consciente y comprometida será capaz de hacer frente y resolver los problemas a que nos enfrentamos como sociedad enferma e infeliz. El empoderamiento ciudadano necesita de infraestructuras, educación… pero también de ciudadanos, consumidores y padres valientes.

“Al nivel más fundamental, la naturaleza, por alguna razón desconocida, prefiere lo bello”.  —David Gross, físico

Repensar el diseño y redefinir la innovación

Una de las conclusiones de los estudios realizados por los expertos en innovación y desarrollo social es que no existe una receta perfecta. Cada comunidad tiene sus particularidades y lo que le ha funcionado en a persona en su comunidad no tiene por qué funcionar en otra. No hay fórmulas cerradas y si fuese una fórmula cerrada, no sería innovación.

“Innovación no es evolución. Innovación es romper paradigmas, no avanzar en lo que ya se está haciendo”. —Lotfi EL-Ghandouri

Las personas son el centro de la innovación. Tú eres el centro de la innovación. De ti surgen las ideas, las motivaciones y las ambiciones que dan lugar al cambio social. Los círculos sociales son los vínculos que unen la diversidad de perspectivas de las personas.

La evolución humana está marcada por la innovación. Es el oxígeno de nuestra sociedad. El control del fuego, la agricultura o la democracia son ejemplos de grandes innovaciones que han marcado nuestra historia. La actual crisis económica, financiera y moral es una ocasión única y tenemos que estar a la altura. Debemos pensar y actuar como nunca antes lo hicimos con un único temor: que todo siga igual.


Nos negamos a creer que no hay alternativa para el diseño. Para los diseñadores. Diseñemos un futuro distinto. Construyamos un nuevo presente.

¿Te sumas al reto?

¿Qué puede aprender el Diseño Social del Arte?

Tuvimos la oportunidad de ser invitados a la Feria de Arte Emergente JustMad, la hermana pequeña de la gran Feria de Arte Contemporáneo ARCO. Más fresca, más económica y con un perfil más joven, recibe a aquellos coleccionistas que buscan arte emergente y nuevos talentos. ¿Qué buscábamos nosotros? Inspiración.

En esta edición, menos es más. Pese a contar con solo 33 expositores, la feria ha ganado en calidad y en público. Ubicada en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), JustMad ha pasado «del subsuelo al cielo» de la capital.

Curiosamente, el arte de JustMad es más comprometido con la realidad social que el de su hermana mayor ARCO.

La creatividad no es algo relacionado única y exclusivamente con lo artístico, pero lo artístico es uno de los primeros espacios donde empezamos a acercarnos, sentir y experimentar con lo creativo desde pequeños. Es una forma de comprender y relacionarse con el mundo; una manera de expresar nuestra visión personal, de opinar, criticar, plantear, poner en tela de juicio: a nosotros y a la sociedad de la que formamos parte y construimos.

justmad-justadam-artivismo.jpg

El arte permite buscarse, encontrar nuevos caminos. Ha servido durante siglos para transmitir creencias, modos de vida, ideas; para promover estereotipos y modelos, también para cuestionarlos, denunciarlos y romperlos. De las pinturas prehistóricas a la publicidad, de las pirámides a los retratos de monarcas absolutistas, de las obras de los revolucionarios Románticos a las rompedoras vanguardias.

Comprender el Arte, su iconografía, su lenguaje, sus herramientas, es una manera de análisis, de crítica, de libertad. Experimentando, probando cosas nuevas, buscando qué queremos contar, de qué manera, con qué recursos; encontramos y conocemos el medio y a nosotros mismos y descubrimos otras posibilidades, que podemos replantearlas o incluso podemos crearlas.

Vivimos en la sociedad de la imagen, pero nadie nos enseña a leerla, a comprenderla, a mirarla desde dentro. Recibimos bombardeos constantes de mensajes, que engullimos, sin cuestionar. Crecemos en un medio en el que la Educación Artística y Visual se basa en colorear todos las mismas plantillas, sin salirse; recortar sin salirse; hacer flores iguales; pintar árboles verdes con tronco marrón y vacas blancas con manchas negras, tocar un poco la flauta, bailar sin romper los pasos. ¿Dónde quedan los espacios para imaginar, para resolver, para cuestionar, para probar, para plantear…para crecer y ser? Si la actividad del hombre se limitara a reproducir el pasado, él sería un ser vuelto exclusivamente hacia el ayer e incapaz de adaptarse al mañana diferente.

>> Te puede interesar:
Formación en comunicación y Diseño Social

arte-emergente-comprometido-justmad.jpg

#CUESTIONARTE

Pudimos visitar también CuestionARTE, organizada por Oxfam Intermón en colaboración con Blanca Soto Arte y ArtFairs, su proyecto de Arte LaSede del COAM.

Esta apuesta por el arte se está llevando a cabo dentro del proyecto “Más y Mejor Ayuda”, cuyo objetivo principal es recuperar el respaldo social y político a la política pública de Cooperación al Desarrollo, una de las políticas públicas más recortadas, sin que hubiera una reacción ciudadana en su defensa.

Con esta iniciativa Oxfam Intermón buscaba reivindicar el arte como motor de cambio, un lenguaje libre, transformador y mágico, para trasladar a la sociedad historias que reflejan la importancia de la Ayuda Oficial al Desarrollo, cómo la ayuda funciona: salva y cambia vidas.

boamistura-artivismo-oxfam.jpg

ARTE + ACTIVISMO = ARTIVISMO

El arte contemporáneo está íntimamente ligado a la sociedad, a la evolución de los conceptos sociales, como el mecanicismo y la desvalorización del tiempo y la belleza. Es un arte que destaca por su instantaneidad, necesita poco tiempo de percepción, con oscilaciones continuas del gusto, cambiando simultáneamente: así como el arte clásico se sustentaba sobre una metafísica de ideas inmutables, el actual, de raíz kantiana, encuentra gusto en la conciencia social de placer (cultura de masas).

En una sociedad más materialista, más consumista, el arte se dirige a los sentidos, no al intelecto. Las últimas tendencias artísticas pierden incluso el interés por el objeto artístico: el arte tradicional era un arte de objeto, el actual de concepto. Hay una revalorización del arte activo, de la acción, de la manifestación espontánea, efímera, del arte no comercial (arte conceptual, happening, environment).

Artivist (artivista en castellano) es una palabra “portmanteau” que combina “arte” y “activismo“. El Artivismo se ha desarrollado en los años recientes al mismo tiempo que las protestas en contra de la globalización y los conflictos armados emergieron y proliferaron. En muchos de los casos los artivistas tratan de empujar agendas políticas con la idea del arte. De todas maneras este no es arte político como se ha visto anteriormente, en el sentido de trabajos artísticos con tendencia política.

Os recomendamos visitar: http://actipedia.org

El artivista se encuentra involucrado muchas veces en arte callejero o arte urbano, manifestándose en contra de las publicidades (adbasting – subvertising). Un típico objetivo a corto plazo para activistas es reclamar espacios público pero también podemos encontrar artivistas comprometidos en diferentes medios de comunicación como internet y no solo por acciones que podrían ser descriptas como hacktivismo.

 

Innovación ciudadana: inteligencia colectiva para el empoderamiento global

Hemos colaborado con la Fundación Cibervoluntarios en su libro Innovación ciudadana: inteligencia colectiva para el empoderamiento global que ya está disponible para su descarga gratuita en http://bit.ly/1Eb6PlL (PDF).

Os dejamos el texto íntegro de nuestra colaboración

Comprometida con la realidad (científica, ética y personal), la sociedad puede encontrar soluciones a la pobreza, cura y prevención de enfermedades, e inestabilidad emocional e infelicidad que nos afectan. Y, sin embargo, el sistema establecido aborrece esta realidad y combate sin tregua cualquier alternativa por miedo a perder su hegemonía.

Insistimos en malgastar nuestros esfuerzos exigiendo o suplicando a aquellos que no desean cambiar las cosas que lo hagan, pero ¿por qué no cambiarlo nosotros? Desde sus orígenes, Diseño Social EN+ quiso recuperar el valor del diseño como generador de soluciones y poner este al servicio de las ONG y los movimientos sociales.

Nuestro objetivo era un empoderamiento en el acceso y aplicación de innovación en el ámbito de la comunicación y el diseño. Sin embargo, el primer gran desengaño llegó en 2010, cuando nos dimos cuenta de que, a pesar de todos los éxitos obtenidos, realmente no podíamos ayudar a nadie. Que estábamos, simplemente, poniendo parches a un problema mucho más grave.

gestion del tiempo y toma de decisiones

En nuestra propia formación reglada, universitaria, de postgrado… la forma académica de plantear las soluciones se encontraba la base de los problemas. “Es de locos esperar resultados diferentes haciendo lo mismo” dijo Albert Einstein, y tenía mucha razón. Habíamos escuchado muchas veces esa frase y siempre nos había parecido muy ingeniosa, pero solo ahora la entendíamos. 

Queríamos ayudar a las ONG aplicando soluciones de comunicación, publicidad y marketing que nos habían enseñado en las escuelas de diseño y cuyo objetivo era perpetuar precisamente ese modelo económico, social y moral contra el que pretendíamos luchar. Y como muchas de las agencias de comunicación para ONG, nos estábamos equivocando.

Aplicábamos las soluciones de una comunicación basada en generar necesidades de consumo y un diseño basado en el valor meramente estético y prostituido, en muchas ocasiones, desde su base, por la obsolescencia programada. Decidimos entonces comenzar desde cero. Crear grupos de investigación y colaboración con distintas asociaciones y profesionales para crear procesos de innovación y creatividad aplicada que nos ayudasen a ofrecer soluciones éticas y funcionales. Soluciones reales. Innovación.

En estos grupos de investigación buscamos una comunicación que contribuya a una sociedad más justa socialmente, horizontal y participativa. Buscamos un desarrollo económico basado en pagar un precio justo por las cosas y ofrecer un precio justo por ellas. Un desarrollo basado en el trabajo duro, sincero e innovador que implique un cambio social dirigido a la comunidad y el procomún.

En busca de identidad propia

La asociación la componemos apasionadas de la comunicación y el diseño, pero también toda aquella persona que quiere colaborar y aportar al equipo.

Para algunos analistas, a “diseño social” le sucede lo mismo que al término paz. Cuando intentamos buscar la mejor definición para paz nos suele venir a la mente la respuesta “ausencia de guerra”, pero la paz merece ser descrita por sus atributos propios. De igual modo, “diseño social” debe ser un término que construyamos desde su propia realidad y no en contraposición al diseño orientado a fines comerciales.

“El diseño intenta que las personas compren cosas que no necesitan con dinero que no tienen para impresionar a personas a las que no les importan” escribió el diseñador austro-americano Victor Papanek.

Después de escribir Edugrafología, Victor Papenek pasó a la historia del diseño. Rápidamente comenzó a ser reverenciado por los seguidores de sus teorías y odiado por aquellos que consideraban sus reflexiones como un ataque al oficio de diseñador. Razones no les faltaban a sus detractores, pues llegó a decir que la profesión del diseñador debía desaparecer. En su publicación Muebles Nómadas (1973) ya hacía un llamamiento hacia el mundo itinerante, nómada y reciclado.

victor-papanek-disenosocial

El concepto de Papanek se basaba en que diseñar es un atributo básico del ser humano. Para él, la formación y el trabajo del diseñador deben ser desmitificados y rescatados de las garras de una elitista concepción de las formas y la comunicación. Diseñar es, en esencia, crear soluciones. Según este concepto, se debe revalorizar el diseño “vulgarizándolo” e introduciéndolo en el seno de la sociedad para devolverle su verdadera función social.

Diseñar para crear una solución a una necesidad, no diseñar para crear una nueva necesidad. Se suele relacionar con “sociedad de consumo” a la adquisición de bienes materiales sin valor significante, consumidores poco concienciados y uso irresponsable de los recursos naturales. Actualmente, consumir constituye el interés central de nuestra vida social y nuestros valores culturales.

giradora diseño social

Giradora: lavadora para economizar electricidad y agua

Este consumo no siempre es de bienes materiales, sino también de valores intangibles que un producto o servicio nos ofrece. Es precisamente la irresponsabilidad de la producción industrial, y de los diseñadores, la que ha degenerado en que esta desvinculación entre los usuarios y los productos.

Se ha calculado que el 80% de los productos y materiales que pasan por las manos de un consumidor se convierten en basura a las seis semanas. Resulta desalentador, pero el mundo no es así; lo hacemos así. ¿Qué os parece si empezamos a diseñarlo de otra forma?

El diseño social está basado en la creación de nuevas plataformas de comunicación, interacción, intercambio y desarrollo que huyen de la simple protesta para buscar soluciones a través del diseño.

Sus intervenciones quieren fomentar el debate social, el planteamiento de problemas y, a su vez, dotar de nuevos espacios y herramientas para la participación y empoderamiento ciudadano.

Insistimos en gastar nuestros esfuerzos por exigir o suplicar, a aquellos que no desean cambiar el sistema, que lo hagan. La pregunta es ¿por qué no cambiarlo nosotros?

Necesitamos explorar qué conceptos y métodos podemos aplicar a soluciones concretas, así como qué tipo de metodología debe sustentar el diseño social. Sin fórmulas cerradas.

  • Estamos interesados en:
    ¿Cómo y por qué hacer diseño/comunicación social?
    ¿Qué diseñadores están haciendo y qué?
    ¿Qué motiva a los creadores a unirse y compartir?
    ¿Cómo se diseña el cambio social?

innovacion social y participacion ciudadana voluntariado

Imagen: Paisaje Transversal Blog

Definiendo el diseño social

El concepto diseño social se utiliza indistintamente entre diferentes disciplinas; algunos lo utilizan como el diseño de un mundo mejor y más sostenible y otros se refieren al proceso basado en una metodología de diseño participativa o social.

Este término tiene diferentes interpretaciones según el campo en donde se utilice. Es diseño responsable a partir del entendimiento de un grupo social y que, además de manejar las habilidades normales y mínimas (técnicas y artísticas), se zambulle en otros saberes como los culturales y sociales, para comprender el entorno y dar soluciones o respuestas coherentes con el mismo.

Nuestro trabajo intenta seguir ambas direcciones. Para EN+, diseño social es aquel que lleva integrado una solución como componente clave, no como un fin o un producto derivado. El diseño social debe ser usado, por tanto, cuando su aplicación es la clave para hacer que las cosas sucedan.

Por ejemplo, el diseño de plataformas y procesos que lleva a la gente a participar y contribuir en la creación de una solución buena para el grupo que es mejor que la solución que hubieran aplicado con un interés individual.

En un mundo en crisis, que busca reescribir su historia, su concepto de diseño social, abierto y participativo, resurge de las cenizas de un diseño esclavizado por la sociedad de consumo.

00 Manual Diseno Social 2013-LIBRO

Actualmente, las ideas de Papenek son seguidas por muchos teóricos del diseño muy críticos con la sumisión de esta disciplina a los mercados. Entre ellos destaca John Thackara (que participó en el documental Comprar, tirar, comprar), quien considera visionaria la obra de Papenek. Su ideas se anticiparon a movimientos actuales como la ecología del diseño, el crowdfunding, el Peer-to-peer (P2P), la transparencia de los procesos, el procomún o el concepto wiki.

Pero quizás, de entre todas, rescatamos esta frase de Papanek: “Todas las personas, en su día a día, diseñan. Diseñamos nuestra agenda, nuestras rutas. Diseñamos nuestra comida y nuestro armario. Diseñamos cambios sociales y cambios políticos. Diseñamos nuestras relaciones de pareja. Diseñamos nuestra vida y participamos del diseño de la vida de todos aquellos que interactúan con nosotros”.

El diseño sostenible no debe entenderse como metodología para reducir el impacto de productos desechados. Los diseñadores de productos o servicios deberíamos plantear el diseño sostenible como una responsabilidad social corporativa que no solo preste atención al reciclado de productos o a la producción biodegradable, sino que además debería trabajar el significado del uso de esos productos y la vinculación de las personas con sus bienes de consumo.

Frente a diseño sostenible, muy relacionado con los productos ecológicos, otros términos como el diseño social o social design se han convertido en los últimos años en un término para referirse a prácticas creativas que inciden en la sociedad creando soluciones positivas de cambio social.

DesignThinking

Desgraciadamente, sus enfoques, aunque en esencia no son contrarios, suelen coincidir en estar distanciados de los enfoques comerciales, y muy relacionados con los diseños marginales, las asociaciones sin ánimo de lucro o la nueva oleada de emprendedores sociales. El diseño social ha estado promovido por el “activismo en el diseño”, aunque su historia se remonta al origen mismo del diseño y ha resurgido como respuesta a ciertas situaciones de cambio geopolítico, a condiciones sociales, prácticas económicas y desafíos medioambientales.

El diseño social es plantear una idea constructiva que nos ayude a comunicar y significar un proyecto. Este debe ser coherente con la producción de objetos o servicios útiles a la sociedad y valerse de propuestas éticas y recursos materiales compatibles con el medioambiente y el contexto social.

diseño social españa

El momento es ahora

Puede sonar utópico llevar un proyecto totalmente sostenible de principio a fin en los que intervienen tantos factores, pero más utópico sería terminar de destrozar el planeta y luego empezar a plantearse cómo arreglarlo todo.

Es difícil salvar a una especie en peligro de extinción, pero es imposible intentar salvarla una vez que se ha extinguido. Ya nunca volverá.

¿Qué más estamos dispuestos a perder? Por poco que hagamos, con pequeños propósitos estaremos haciendo más de lo que hacíamos, o no hacíamos, e iremos generando no solo una forma alternativa de trabajar, sino un modo de pensar, actuar y vivir más sostenible.

regala felicidad disenosocialorg

No seas hipócrita: no es racismo, es aporofobia

Hipocresía: Del gr. ὑποκρισία hypokrisía.

1. f. Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.

Es decir, la hipocresía es la actitud constante o esporádica de fingir creencias, opiniones, virtudes, sentimientos, cualidades, o estándares que no se tienen o no se siguen. Y, al parecer, este sentimiento ya lo conocían los griegos, ya le pusieron nombre y, en más de 2000 años, aún no hemos conseguido erradicarlo de nuestras vidas o nuestra sociedad.

Hace unos días nos llegó a través de las redes sociales esta imagen. Era una propuesta sencilla, escribir una historia triste con solo tres palabras. Y esta fue nuestra respuesta:

VERG_UE_NZA

“Somos unos hipócritas”, porque si no lo fuéramos, si realmente quisiéramos ser como el bueno de las películas, como los héroes reales cuyas vidas observamos desde el sillón de casa en los documentales, porque si no justificáramos a nuestros políticos, nuestras compras, nuestras vidas o incluso nuestros actos más ruines, quizás, y solo quizás, la historia actual no sería tan triste. Y, por supuesto, nos incluimos en ese “nosotros” que está permitiendo que el sufrimiento y muerte de millones de personas no sea suficiente para iniciar los pasos del cambio social.

“Pasará mucho tiempo, seguramente, pero seremos juzgados como genocidas y las próximas generaciones se avergonzarán de nuestro comportamiento. Seremos un ejemplo en las clases de historia sobre la inhumanidad de nuestra sociedad y la violación constante de los derechos humanos” —Luis Gonzalo Segura

autor_ferranmartin

Elijan los motivos que crean más acertados. Y, mientras tanto, algunos se siguen llevando las manos a la cabeza preguntándose porqué en un instituto cualquiera, ningún estudiante hace nada cuando los “abusones” maltratan a un otro más débil o simplemente diferente.

¿Racismo? No seas hipócrita, es aporofobia

Ya estamos cansados de escuchar que el problema es el “racismo” o la “xenofobia” o la “islamofobia” o cualquier otra fobia que enmascara la realidad. No seamos hipócritas, no es racismo, es aporofobia.

Aporofobia es miedo a los pobres, pero también, repugnancia u hostilidad ante el pobre, el sin recursos, el desamparado.

Refugiados_EDICRT20150823_0001_13

El término aporofobia fue acuñado por la filósofa Adela Cortina (hay que leer más cosas de esta mujer) en una serie de publicaciones en las que diferenciaba esta actitud de la xenofobia (que solo se refiere al rechazo al extranjero) y del racismo (que es la discriminación por grupos étnicos).

Se trata de un neologismo que la Real Academia Española, curiosamente, no se ha dignado en incluir dentro de su diccionario (y sí, lo recuerdan bien, pechamen, culamen o canalillo sí han sido incluidas recientemente). Saquen sus propias conclusiones aunque este listado de hnombres nos puede ayudar a entender parte del problema.

La diferencia clave entre aporofobia y racismo, según algunos autores, está en el hecho de que hay sociedades que no les importa aceptar a inmigrantes o a miembros de otras etnias siempre y cuando estas cuenten con buenos recursos económicos, fama u otros bienes.

Que no te vuelvan a confundir. No tenemos ningún problema con los petrodólares árabes o los deportistas de raza negra.
No es racismo, es aporofobia.

APORAFOBIA

¿Nos seguimos guiando por el miedo para construir un mundo mejor?

En España nos encanta utilizar refranes para apelar a la “sabiduría universal”. Un refrán es un dicho anónimo de carácter sentencioso que alimenta el imaginario colectivo y el saber popular. Y este “saber popular” nos dice cosas como:

  • Virgencita, virgencita, que me quede como estoy.
  • Más vale pájaro en mano que ciento volando.
  • Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Y como podríamos seguir así hasta aburrir, en lugar de transcribirlos tal cual, interpretemos cómo nos influyen. Estos refranes nos sugieren, entre otras cosas, que más vale que nos sigan robando los mismos de siempre (los de la nobleza, los poderosos, las grandes empresas, los políticos…) a perder ese poder adquisitivo estableciendo un sistema social más equitativo.

Algo así como que prefiero que Endesa o Gas Natural sigan subiendo sus tarifas e inflando los bolsillos de sus inversores a que esas tarifas hubiesen subido porque establezcamos que todo el mundo tiene derecho al acceso a la energía mínima que le permita vivir dignamente. Y seguro que en tu mente surgen más ejemplos similares a este.

Nos daría miedo porque se trata de algo que no conocemos. Y preferimos sostener ese sistema que aborrecemos quizás por la “indefensión aprendida“, o la “teoría del shock” o las “zonas de confort“, o el “síndrome de Estocolmo“… o simplemente porque somos unos cobardes.

Europa-de-la-verguenza

El escritor Sergio Fernández no es santo de nuestra devoción, pero, sin duda, tiene más razón que un santo (otra curiosa secuencia de frases de nuestra “cultura popular”, eh!) cuando dice que: “siempre que tomamos una decisión, debemos elegir si la tomamos desde el amor o desde el miedo”.

Construyamos una Europa, y cuando digo Europa no hablo solo de países, o consejos de estado, o partidos políticos, sino de mucho más, de las pequeñas comunidades de las que todos formamos parte, en las que las decisiones se empiecen a tomar desde el amor y no desde el miedo. No porque los refugiados, los parias o los pobres lo merezcan. Porque nuestros hijos lo merecen.

 

 

__________________

Por respeto, hemos usado solo viñetas gráficas para acompañar el texto (pinchando en ellas podrás acceder a sus creadores). No hemos querido incluir en este artículo las terribles imágenes o vídeos de refugiados en nuestras fronteras, ni tampoco las de compatriotas europeos a los que excluimos socialmente privando de educación, sanidad, vivienda y trabajo dignos. Esas imágenes ya deberían estar grabadas a fuego en nuestros ojos. Ahora solo queda que se graben en nuestros corazones.

Besando a los de arriba y pateando a los de abajo

Bastante preocupados por cómo la gente más “egoísta” llega a altas cuotas de poder, hace poco os mostrábamos los posibles efectos del sesgo cognitivo Dunning-Kruger. Vayamos un paso más. En este genial artículo de El Confidencial nos recuerdan una expresión inglesa que nos puede ayudar a entenderlo: Kiss up kick down.

Es muy difícil traducirla pero sería algo así como “besando a los de arriba y pateando a los de abajo“.

Pero, ¿por qué muchas veces los políticos o empresarios con menos ética son los que llegan a cotas más altas de poder?

¿Realmente el poder corrompe?

Cada vez más investigaciones y libros intentan identificar si son los rasgos positivos o negativos los que llevan a una persona a convertirse en un líder de éxito y, curiosamente, pisotear a los demás no aparece estar entre sus consejos:

7-habitos-gente-altamente-efectiva-infografia

Y, sin embargo, casi todos hemos observado en algún momento de nuestras vidas cómo las peores personas que conocemos suelen llegar muy lejos, mientras que las más amables parecen tener problemas para prosperar económicamente (felicidad a parte).

Solemos quejarnos ante esta situación que consideramos injusta, pero ¿realmente hacemos algo para impedirlo?

Según muestran las investigaciones realizadas por el profesor de la Universidad de Ámsterdam Gerben van Kleef, las personas más odiosas no solo parecen más poderosas, sino que su comportamiento les ayuda a prosperar:

La igualdad es insultante para los poderosos

En la era de la crisis de la autoestima, el narcisista es el rey. El hombre enamorado de sí mismo, imbuido de unos encantos de origen casi divino, es una figura recurrente desde la Grecia clásica. No se trata de algo nuevo, pero si de una tendencia que vuelve a tomar fuerza.

Es el caso, por ejemplo, de The Narcissism Epidemy (Free Press), que bajo el subtítulo de la era de las exigencias, defiende la idea de que el humano contemporáneo ha creado una sociedad egocéntrica y egoísta a base de considerar su libertad individual y éxito personal como los mayores éxitos posibles. A día de hoy, en psicología clínica, el narcisismo es considerado una patología que se relaciona con los delirios de grandeza y la distorsión de la realidad.

narcistas plaga social

Aaron James, autor de Assholes: a Theory (es decir, Gilipollas: una teoría), va un paso más allá y considera que los assholes reúnen tres cualidades que los diferencian de los psicópatas y que les permiten prosperar a pesar de su carácter:

  1. De forma sistemática, se permiten establecer determinadas ventajas sobre los demás;
  1. lo hacen porque creen que se lo merecen;
  1. les da igual lo que piensen los demás. Al contrario que los psicópatas, saben que los demás tienen derechos y sentimientos, pero les da igual.

Lo que les distingue es esa certeza sobre la moralidad de sus actos. No se están saltando las normas, simplemente están actuando como les corresponde. Desde esa perspectiva, la misma idea de igualdad, el hecho de que alguien pueda estar a su altura, resulta insultante para los asshole.

Aaron James define a los asshole como “esa clase de tipos que se creen autorizados para gozar de ventajas especiales en la vida cooperativa a partir de un sentido de la legitimación que les inmuniza contra las quejas de los demás. Y en tanto están inmunizados sienten que no tienen que respetar a los demás”.

gente exitosa bondad

Estas personas se saltan los límites de la convivencia, pueden saltarse una cola, no pagar impuestos o tratar mal a los demás, pero siempre con la sensación de que tienen todo el derecho de hacerlo porque son especiales, justificándolo porque son superiores, porque ocupan un lugar destacado en la sociedad o porque los poderosos no deben rendir cuentas a gente sin cuotas de poder.

Debemos recordar que tenemos derecho a ser tratados como iguales y, por tanto a ser oídos, y no deberíamos ceder a las pretensiones del asshole. Eso sí, es más fácil decirlo que hacerlo, porque suelen ser tipos cuya capacidad de manipulación es muy alta.

Lo que parece evidente es que los asshole existen y están cada vez más de moda y socializados en culturas que les empujan hacia actitudes más insensibles.

Desigualdad-720x364

De la “gilipollez” a la psicopatía

El periodista británico Jon Ronson en su libro ¿Es usted un psicópata? Un viaje a través de la industria de la cultura nos advierte que la psicopatía es más frecuente en las altas esferas ya que considera que muchos de los psicópatas de cuello blanco no solo no cometen crímenes, sino que llegan a ser tremendamente exitosos en sus profesiones.

Según el autor, la búsqueda del éxito es un rasgo común a la psicopatía, pero este no tiene por qué traducirse necesariamente en la búsqueda de una gran fortuna, sino de poder y puede limitarse a tener aterrorizada a una pequeña oficina, lugar de trabajo o familia.

“Vivimos en una época histórica en la que el único método para triunfar en la vida es la manipulación de los demás. Nos utilizamos unos a otros como si fuésemos las piezas de un tablero que, cuando dejan de servir a nuestros fines, simplemente los dejamos de lado”.

¿A quiénes estamos educando?. Los señores de la #guerra, #magnates del #petróleo, la energía, el #narcotráfico, la #prostitución, los grandes políticos, agentes de bolsa, grupos de inversión, altos cargos de distintas multinacionales… están muy #bieneducados. En las mejores universidades. En las mejores familias. En los mejores contextos. Y sin embargo, no parece que se muestren muy partidarios de la paz, la #solidaridad, la ecología, la #interculturalidad, la empatía… que le presuponemos a la #educación y a la formación recibida. Llevar la educación a zonas en conflicto o “desarrollo”, sin duda ayudará a la paz en esos territorios y comunidades pero: ¿por qué los países que estamos “tan bien educados” seguimos promoviendo guerras, #xenofobia, dolor, esclavitud…? Todo ello me hace recordar los principios del “#sueñoamericano” en los que no se ofrece un mundo de #justiciasocial, sino la promesa de que cualquiera, puede estar en la parte alta de esa pirámide de desigualdades. Me recuerda al libro “Cómo hacerse rico” de #DonaldTrump, y los miles de libros escritos en esa misma línea y que ofrecen como clave del éxito, el poder transformar en esclavos a otros: “Tristemente, el sueño americano está muerto. Pero si fuera elegido presidente, lo traería de regreso más grande, mejor y más fuerte que nunca y haríamos a Estados Unidos grandioso de nuevo”. D. #Trump. El gran sueño americano se ha #globalizado y toda la clase media mundial parece tener clara su aspiración: con mucho trabajo, conseguiré escalar en esta pirámide de #desigualdadsocial. Y también parecen tener claro cuales son “los #enemigos” en esta lucha legítima por ascender socialmente: los otros pobres que también aspiran a lo mismo.

Una foto publicada por DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) el 24 de Jun de 2016 a la(s) 12:59 PDT

También describe así los mecanismos de movilidad social, la psiquiatra y psicoanalista Marie-France Hirigoyen, autora del ensayo El abuso de la debilidad. Conocida por su anterior bestseller llamado El acoso moral, en este nuevo ensayo nos recuerda que “la manipulación se ha profesionalizado y globalizado” en todos los ámbitos de la vida pública y privada, desde el político y financiero, hasta el empresarial e, incluso, familiar.

Por tanto, su lectura de la crisis no es tanto económica, sino de “falta de confianza en el prójimo”. Y, por ende, la confianza en el prójimo podría ser la solución.

Los abusos de debilidad son una forma de violencia psicológica que, debido a su repetición sistemática, se acaban convirtiendo en una forma de abuso moral o coacción traspasando las fronteras de lo aceptable.

La ética personal y social como solución

Esta realidad descrita por la autorase basa en el ímpetu cortoplacista de obtener resultados inmediatos en lugar de pensar en el largo plazo. Como consecuencia, la ciudadanía vive en una manipulación permanente que lo único que acaba produciendo es una “insatisfacción global de toda la ciudadanía“.

Aunque Hirigoyen reconoce que es difícil salirse del camino marcado, propone como parapeto que cada uno defina muy bien su personalidad y su ética para saber decir basta cuando llegue el momento.

“No podemos aceptar lo que nos echen en cara, debemos negarnos cuando sea necesario e imponer nuestro criterio. De este modo, podremos construir una especie de defensa contra la manipulación”. El estatus de víctima no es irreversible y puede superarse con la voluntad de afrontar el problema.

A pesar de este escenario, la autora es optimista con el futuro porque, dice, ya hemos empezado a identificar estos excesos y, poco a poco, se están implantando mecanismos correctivos.

“Hay muchos políticos y empresarios que quieren comenzar a gestionar con otras formas y la sociedad también se está dando cuenta y, en un tiempo no muy lejano, acabará reaccionando”.

Nosotros, nos quedamos con esta gran frase:

frase-beethoven

¿Por qué somos incapaces de erradicar la Violencia de Género?

El siempre polémico debate sobre la “violencia de género”, sus matices, cómo debería denominarse, que leyes deberían aplicarse, que leyes deberían quitarse… tiene una cita anual en su Día Internacional pero una cita casi diaria en las noticias: maltratos, violaciones, asesinatos… ¿por qué seguimos permitiendo/alentando que la violencia machista forme parte de nuestra sociedad?

Aunque no somos expertos en violencia de género, siempre hemos estado muy sensibilizados con un aspecto de la violencia que aunque no es igual para todos, se da en todos los países, religiones o estatus sociales.

Ni tan siquiera íbamos a escribir sobre él pero hoy me tocaba regresar en tren desde Sevilla precisamente de entrenar a la selección andaluza de rugby femenino (colaboro con la Federación Andaluza de Rugby), un deporte, que según el “famoso” alcalde de Valladolid ni siquiera deberían jugarlo las mujeres.

Ante tal paradoja y mientras intentaba terminar de leer el libro de Albert Canigeral sobre consumo colaborativo, en los asientos de “tarifa mesa” del tren se habían unido distintas personas que no se conocían de nada pero que empezaron a hablar entre sí hasta desvelar sus más profundos secretos. Cómo somos los españoles de sociales. Me encanta 🙂

En una de las mesas, una de las mujeres hablaba de lo criticada que era porque había dejado la custodia de sus hijos y su casa a su marido. El motivo era que los niños habían decidido quedarse con el padre pero lejos de entender esa situación evidente, su entorno seguía presionándola para que se quedara con sus hijos porque los niños con quien tienen que estar es con su madre.

En el asiento de enfrente, un caso completamente distinto. Una mujer se había separado de su marido pero a los tres años había vuelto con él porque no quería que estos niños se criaran sin madre como le había ocurrido a ella (su madre murió cuando ella era niña).

No sólo era infeliz en su matrimonio sino que su marido la maltrataba verbalmente, no la dejaba salir y los niños, que ya había crecido, habían aprendido esos comportamiento. La censuraban si llevaba escote o la ropa muy ajustada y opinaban sobre su aspecto o cómo debía ejercer su labor como “ama de casa” o mejor dicho, como “criada de casa”.

Toda la mesa intentó convencerla de que dejara a su marido y que esos niños no se merecían el sacrificio que estaba haciendo por ellos: perder su vida y su juventud. Pero entonces dijo algo que me estremeció:

“he dedicado toda mi vida a esa familia y ahora no tengo ni trabajo ni ningún lugar a donde ir”.

Ya no sólo hablamos de violencia de género, es también violencia estructural. El desempleo en España (y en el resto del mundo) provoca situaciones como la de esta mujer, esclavizadas en un hogar que las desprecia porque la sociedad no les deja un lugar a donde ir.

Paradoja de una España que a pesar de ser de las más tolerantes del mundo, consiente que cada año decenas de mujeres sean asesinadas. Si cualquier movimiento ideológico hubiera sido el causante de 757 muertes en los últimos 10 años, toda la población, políticos y policía se echarían a las calles para acabar con ese “terrorismo” que debiera ocupar todas las portadas nacionales ante cada nuevo caso. Pero no es así.

Aún queda mucho por recorrer y parece que lejos de avanzar lento, al menos en España, hemos retrocedido en cuanto a igualdad de género, fallando a todas esas luchadoras que dejaron su vida por conquistar los derechos de los que ahora disfrutamos… y todas esas mujeres que murieron y mueren en vida por nuestra ineficaz lucha contra la violencia de género.

No somos expertos en este campo y no tenemos más soluciones que ofreceros más allá de la educación y sensibilización consciente y responsable para paliar una de las mayores lacras sociales que seguimos padeciendo. Pero si en lugar de buscar soluciones puedes ofrecer respuestas y estás desarrollando iniciativas en este sentido, no dudéis en escribirnos y colaboraremos en la medida de lo posible con tu proyecto.

___________________

ANEXO:

Maltratadores que no necesitan pegar

Un día le escuché a Miguel Lorente -que de esto sabe mucho- decir que no existen diferentes tipos de maltratadores. Que los maltratadores físicos son, simplemente, maltratadores ‘poco eficientes’. Que los ‘buenos’ maltratadores son los que maltratan tan bien, que no necesitan pegar.Y es que no hay diferentes tipos de maltrato. Sólo hay grados.

Evidentemente, las mujeres que sufren torturas físicas en su pareja están expuestas a una brutalidad extrema que pone en peligro sus vidas. Pero las mujeres asesinadas a manos de sus “compañeros” son sólo una muestra ínfima -por intolerables que sean las cifras del feminicidio– de la situación de tortura a la que se encuentran expuestas muchas mujeres en el espacio de seguridad y complicidad que debería ser la pareja.

Los maltratadores someten a sus compañeras a un desgaste psicológico tal, que ellas llegan a creer que tienen lo que se merecen, que todo es culpa suya, que nunca, nadie -que no sea su torturador- las va a querer.

Los maltratadores que no necesitan pegar torturan psicológicamente a sus compañeras, les minan la autoestima hasta hacerlas creer que él es el único hombre que podría aguantar a una mujer inútil, insoportable y carente de todo atractivo, como ellas. Insultan, humillan en público, desprecian a sus compañeras, hasta hacerlas creer que no valen para nada.

Esos hombres que no necesitan pegar alejan a sus compañeras de todas las personas que las quieren. Las enfrentan a su familia, a su gente, encuentran argumentos para desprestigiar y espantar a cualquiera que pueda querer a su presa.

Su estrategia es, precisamente, hacer creer a su compañera que está sola, que nadie la quiere, que necesita su protección. Pero, a cambio, se quedan con su libertad. Y esta sociedad que legitima el binomio hombre-protector, mujer-protegida da cuerda a ese juego.

Y así, las mujeres que viven con un maltratador que no necesita pegar, no encuentran el momento exacto en que poder decirle a su gente, al teléfono contra el maltrato, a la policía, que están viviendo en una situación de tortura. Porque esta sociedad que identifica la violencia contra las mujeres con muertas y ojos morados, no es capaz de ver las heridas que te hace quien dedica cada día a hacerte creer que le necesitas para vivir, pero te hace la vida imposible. ¿Cómo explicar que te ha dejado sin libertad, sin autoestima, sin vida?

Las mujeres que viven con un maltratador que no necesita pegar, como las que viven con uno que las pega, no son tontas. Son mujeres fuertes, optimistas y sensibles, que -influidas por la forma en que esta sociedad desigual ha inventado e impuesto el amor- se aferran a ese hombre seductor y detallista que las convenció de que sería un buen compañero. Recuerdan esos tiempos, antes del primer insulto, del primer silencio impuesto, de la primera mirada intimidatoria, del primer desprecio, cuando todavía no habían entendido que ése que grita, insulta, humilla, desprecia es, en realidad, el hombre que han elegido como compañero.

Asumir que el hombre al que has elegido como compañero es un maltratador es muy difícil. Pero es mucho más difícil explicárselo a un entorno que te preguntará: ¿pero, alguna vez te ha pegado?… Pues no, nunca me pegó. No le hizo falta.

Irantzu Varela es periodista, feminista, experta en género y comunicación, y (de)formadora en talleres sobre igualdad en Faktoría Lila.

En honor al ThinkDif (Primer Festival de Innovación Disruptiva)

Actualización: tienes hasta el 20 de Octubre para presentar tu idea 😉

Hoy que, en medio de la crisis/estafa social/económica, volvemos los ojos esperanzados hacia los emprendedores sociales como parte de una solución que anhelamos, hoy que buscamos fórmulas novedosas para la creatividad y nos apasionamos con las ideas de innovación abierta o crowdfunding, no debemos olvidar de dónde parte toda innovación y todo éxito humano: de nuestras ideas, sí, pero también, y sobre todo, nuestro valor para ponerlas en práctica.

Para quienes todavía no lo conozcáis, os invitamos a participar en el Disruptive Innovation Festival (DIF). Se celebrará desde el 20 de octubre al 14 de noviembre de 2014 organizado por Ellen MacArthur Foundation y que se podrá seguir online ofreciendo una mezcla de eventos del mundo online y del mundo real.

El DIF se encargará de explorar ideas como la innovación empresarial, replanteamiento de las ciudades, consumo colaborativo, pensamiento sistémico y ciencia del Siglo XXI. Participantes de todo el mundo pueden asistir a sesiones que se desarrollan a través de múltiples formatos y zonas horarias, además de contar con la posibilidad de postularse para presentar su propia sesión como parte del programa ‘Micrófono Abierto’ que se desarrolla durante el festival.

idea-compartida-vale-por-dos

CONCURSO DIF

Para poner nuestro pequeño granito de arena (ya sabes: ¡piensa globalmente, actúa localmente!) hemos decidido lanzar un sencillo concurso de ideas en el que os pediremos un pequeño texto de entre 100 y 300 palabras de presentación de una idea que consideréis esencial para el cambio social en cualquiera de los ámbitos de innovación disruptiva.

El concurso busca darle una voz a agentes de cambio activos, es decir, todas aquellas personas que dan una mirada al estado actual de la realidad, piensan que las cosas podrían estar un poco mejor, y motivados por ese pensamiento deciden inspirar a otros para crear un mejor futuro colectivamente.

Seguir leyendo En honor al ThinkDif (Primer Festival de Innovación Disruptiva)

Historias que realmente importan

Desde hace años, desde Diseño Social hemos estado preocupados sobre la importancia de qué noticias son las que se transmiten y qué influencia social tienen en nosotros. Por eso nos hemos sumado al proyecto Muhimu: para poder contar y difundir aquellas historias que realmente importan.

infografia analisis campañas ong ngo.jpg

Muhimu es un adjetivo de la lengua suahili que significa “importante”. También se puede utilizar como adverbio para referirse a “significativamente” o “de modo significativo”. En otras palabras, empezar a compartir sólo las historias que realmente importan.

Seguir leyendo Historias que realmente importan

Periodismo ciudadano, procomún y ética hacker. Reflexiones

Las nuevas tecnologías han generado la idea de que cualquier ciudadano con conexión a internet puede ser periodista. ¿Cualquiera? Os dejamos un post repleto de preguntas para construir respuestas entre todos.

El periodismo ya no es territorio limitado a sus profesionales, ni se ejerce solo en los medios de comunicación. El cambio de paradigma tecnológico, la emergencia de la Sociedad Red y las prácticas culturales que esta lleva de la mano han propiciado la apertura de espacios “periodísticos” insospechados. Una especie de periodismo expandido que parece desafiar lo establecido.

Nuevos actores, metodologías, narrativas y experiencias toman el espacio discursivo con la pretensión explicita, implícita e incluso no manifiesta de “hacer periodismo” y empoderarse para plantear sus demandas al poder: la “periferia” desafía al centro.

A finales de los años 70, identificaron una serie de fenómenos vinculados a las nuevas tecnologías de la información (aunque no determinados por estas) que desafiaban al paradigma del industrialismo.

Aunque unos y otros se refirieron a aquel cambio con diferentes nombres, “post-industrialismo“, “tercera ola“, “informacionalismo“; todos coincidieron en señalar lo que Este implicaba en esencia: una re-escritura de las normas que hasta aquel momento habían vertebrado la sociosfera o el ADN social.

1. ¿Realmente estamos ante una economía “desmasificada”?

Destacan la multiplicación de las esferas públicas periféricas, es decir, de los foros de debate paralelos al central, más institucionalizado. Esto nos permite, por primera vez, lanzar el desafío: el centro informativo puede ser cuestionado por la periferia.

La capacidad de interconexión y visibilidad con los que las nuevas tecnologías, y en concreto internet, han dotado a estas esferas periféricas les permite, en la práctica, comunicarse entre ellas (investigar, difundir y poder acceder a ella) y constituirse en pequeños lobbies formados por ciudadanos autorepresentados capaces de visibilizar sus discursos e interactuar con el poder sin necesidad de mediadores.

Está haciendo su aparición un contracódigo: nuevas reglas básicas para una nueva vida que estamos construyendo, al menos en apariencia, sobre una economía desmasificada, sobre medios de comunicación desmasificados, sobre nuevas estructuras familiares y corporativas. Esto ataca directamente gran parte de aquello que se nos enseñaron en la segunda ola. Pone en tela de juicio la presunta eficiencia de la centralización y la profesionalización.

Nos fuerza a reconsiderar nuestra convicción de que lo más grande es mejor y nuestras nociones de concentración.

Estos cambios se sitúan en el contexto de una “economía en red” (networked economy) en la que las acciones de los usuarios cobran una importancia trascendental. Señala la emergencia de una “esfera pública en red” (networked public sphere) que estaría desplazando a la esfera tradicional en la que la opinión pública creía verse reflejada.

prensa-ciudadana-disenosocial

2. ¿Aumentan las “fuentes” de información?

Internet ha alterado los modelos clásicos de comunicación. Es un hecho. Pero no ha irrumpido como una fuerza destructora sino constructora. Es una herramienta de metamorfosis. Lo que parece claro es que los medios tradicionales se convertirán en medios especializados y los periódicos se reducirán a las élites sociales y estarán muy relacionados con la educación.

Sabemos lo que se va a transformar, pero no sabemos en qué. Si tú lo sabes, no dejes de aportarnos tu opinión en los comentarios de este post.

La noción de apertura resulta especialmente interesante, sobre todo su evidente conexión con la emergencia de los públicos tecno-ciudadanos. El espectador ya no acepta la unidireccionalidad, se ha transformado en co-creador o matizador. Los espacios de producción, difusión y distribución también mutan y comienza a configurarse una red de laboratorios y espacios experimentales que se presenta como alternativa y complemento a los espacios profesionalizados y tradicionales.

Anexo: Noticias Positivas

3. ¿Hay más “control” sobre las noticias?

Nadie duda de las virtudes que entraña esta forma de acceder a la información. Es inmediata, rápida y capaz de burlar las censuras más férreas, pero acarrea riesgos. No hay posibilidad de verificar las fuentes, la información no viene avalada y abre el camino a la insolvencia y a la intoxicación. Los mensajes que cuelgan en las redes sociales circulan a toda velocidad, aunque a menudo proceden de identidades equívocas o directamente engañosas.

Dicen que en una inundación lo más difícil de conseguir es agua potable. Quizás por ello, ante la avalancha de noticias que nos llegan, lo más complicado sea distinguir la “información potable”.

compartir-noticias

Esta recién conquistada cuota de libertad permitiría a los individuos cooperar y organizarse entre sí en formas que mejoran la experiencia democrática, la justicia y el desarrollo de una cultura crítica y, en general, promocionan una gran variedad de prácticas y valores asociados al procomún y la ética hacker.

5. ¿La era de la información no debería ser también la era del periodismo?

Si la educación puede producirse desde cualquier fuente y en cualquier lugar, no sería descabellado argumentar que, ahora que las herramientas de producción y difusión de la información se han “democratizado”, lo mismo podría ocurrir con el periodismo.

El problema ya no es el acceso, es la selección. En un mundo en el que la información es infinita resulta difícil distinguir el buen periodismo del simple ruido. La tecnología evoluciona y ahora, además, lo hace más aceleradamente que en otros periodos de la historia. Mientras algunos perciben la tecnología como la causa del problema, otros encuentran en ella la solución. Pero la tecnología es solo como cualquier otro instrumento para un fin, y el fin sigue siendo la narración de las historias.

Internet está aquí y es obvio que ha venido para quedarse. Se ha visto en Irán, donde los internautas “han burlado los tradicionales mecanismos de la censura” lanzado al ciberespacio, a través de redes sociales como Twitter, imágenes de las protestas callejeras cuestionando la limpieza electoral.

Pero estas bondades tienen su contrapunto. La información no viene avalada por nadie. Es la no indentificación del mensajero. Internet ofrece mucha información, pero también abre un camino a la insolvencia y la intoxicación. Para un profesional de la información es imprescindible saber quién te habla, pero en internet, el llamado periodismo ciudadano es, por definición, anónimo.

La solución, por tanto, no pasaría por dar igual valor a la información “anónima” frente a la procedente de fuentes de información tradicionales. Pasaría por recuperar el valor del periodismo profesional y la confianza en la fuente. Para ello, la fuente de ingresos de los medios debería regresar al usuario final que demanda esa información frente a las empresas que se “publicitan” en ella.

ramonet-disenosocial-periodismoetico

6. ¿Qué ha cambiado en estos años? 

¿Se puede establecer una frontera entre el viejo y el nuevo periodismo? Muchos creen que, en esencia, no. Entre otras cosas porque es uno de los pilares sobre los que descansan las sociedades democráticas y es bueno preservarlo.

El periodismo no es solo una técnica, sino una función social de servicio. Con la popularización de las tecnologías digitales ha aparecido un periodismo participativo y cívico. Aunque estrictamente hablando el nombre no le cuadre del todo. El periodismo exige una serie de labores de contraste y técnicas de veracidad a la hora de exponer con rigor y equilibrio un relato. Existen muchos ejemplos de periodismo ciudadano que no se ajusta a ese modelo.

La confluencia de nuevos actores, metodologías, narrativas y experiencias que, con la pretensión no siempre explícita de hacer periodismo toman el espacio discursivo plantea un sinfín de interrogantes.

Nadie duda de que el oficio de informar ha cambiado radicalmente en los últimos años y no son pocos los que creen que está obligado a reinventarse. Los medios han perdido la capacidad de intermediación, un fenómeno que hace que surjan “periódicos de trinchera”. Augura que el ejercicio del oficio se encamina hacia la autonomía profesional. Los blogueros son el prototipo. Las redacciones, como aparatos organizativos que son, se están minimizando.

Es complicado saber hasta qué punto las prácticas y valores adoptados por estas comunidades concuerdan con aquellos de los movimientos de software libre y su ética, la ética hacker, que según un gran número de autores estarían permeando todas las vertientes de la sociosfera.

disenosocial-periodismo-etica

7. ¿Periodismo objetivo o subjetivo?

La tecnología tiene ventajas, pero hay carencias que no es capaz de cubrir. Las informaciones que fluyen desde los teléfonos móviles no explican, ni analizan, ni contextualizan. Para eso están los medios profesionales. En el nuevo escenario mediático, ¿deben desempeñar un nuevo papel?

Las imágenes que acompañan una crónica, los hechos que se seleccionan en ella, su secuencia, la manera de contar, son el rastro personal-subjetivo de quien relata, pero ¿puede evitarse el rastro personal? ¿Queremos noticias planas como las instrucciones de uso de una lavadora? ¿Contradice esto la veracidad de la información?.

Para organizaciones como Oxfam Intermón es necesario un periodismo comprometido, es decir, un periodismo de investigación que sitúa en el centro de la noticia a las personas más vulnerables, que profundiza en los temas y parte de unos principios éticos.

Más allá de si es posible, los expertos han abierto un debate sobre si el periodismo debe ser aséptico o debe, al menos intentarlo, contar los hechos sin adornos ni aderezos ideológicos, o si ha de complementarse con las propias ideas. ¿Debe ser sin partidismos o ha de tomar partido?

En lugar de imparcialidad, algunos creen que el periodismo contemporáneo lo que tiene que ofrecer es transparencia. Otros piensan que no debe influir en las creencias ideológicas de los lectores, pero sí ha de darles la información necesaria para que configuren sus propias opiniones políticas. Es la encrucijada en la que la profesión se debate a sí misma. Un dédalo con múltiples opciones.

disenosocial-periodismociudadano

Bill Keller, un reputado columnista del diario estadounidense The New York Times, y Glenn Greenwald, exreportero del británico The Guardian en cuyas páginas destapó el escándalo del espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de EE. UU. (el llamado caso Snowden), se han enzarzado en un cruce de opiniones sobre el oficio.

– El primero se inclina por el periodismo “imparcial” que deja para las páginas de opinión la defensa de posiciones ideológicas.

– El segundo define que los seres humanos no son máquinas impulsadas por la objetividad y que verter “opiniones subjetivas” no impide el buen periodismo.

Anexo: Manipulación Mediática

disen%cc%83o-social-periodismo-ciudadano

8. Periodismo e Inteligencia Artificial

Más allá de la mera transformación digital, para asegurarse su supervivencia, los medios de comunicación investigan cómo innovar, cómo transformar sus propios procesos y cómo aprovechar la tecnología para todo ello.  Por ello, los órganos directivos de los principales medios escritos están incorporando a su plantilla a tecnólogos para elaborar la estrategia y dirigir los esfuerzos de automatización e integración de la inteligencia artificial, la realidad virtual y aumentada o los drones.

El objetivo es que la labor del periodista sea cada vez más especializada y menos repetitiva. Hay muchas tareas que pueden automatizarse, como por ejemplo la transcripción o la conversión automática a texto de informes que siguen una estructura concreta, como informes financieros o los resultados deportivos.

Pero no sólo hablamos de automatizar tareas repetitivas o sencillas. También se está utilizando la tecnología para el análisis de grandes bases de datos o usar el aprendizaje automático para hallar patrones. Tareas que requerirían incontables horas de investigación y que ahora se pueden hacer mucho más rápido.

Algunas conclusiones

Los valores periodísticos de la veracidad y la credibilidad son los valores esenciales que configuran la profesión, debe ser militante solo de su independencia y de la objetividad de la información. No debe orientar la noticia, solo contrastarla y darla. De hecho, el filtro de investigación es el más importante para no depender filtraciones o agencias de comunicación. Debe, en la medida de lo posible, investigar por los propios medios y eso exige, escapar de los teletipos de agencia, de las tertulias, lo que conlleva la necesidad de que la empresa dote de medios materiales y económicos que luchará, además, contra el problema de la “inmediatez”.

jlori-twitter-disenosocial

Cada vez más, se prima la noticia de “actualidad” frente a la noticia analizada y puesta en contexto, lo que obliga a dar información sin profundizar en ella y sin tiempo para la investigación o contraste.

La clave del periodismo no es la objetividad, porque en un futuro la profesión no deberá estar tan obsesionada por una objetividad aséptica, sino por la intencionalidad. Deberá responder al sentido de las cosas.

Están caducando algunas de las categorías del periodismo: la objetividad, la generación de la información o de la opinión. Y están naciendo otras nuevas: la argumentación, la especialización de la información. Los géneros de información se convierten en géneros de análisis; se impone el periodismo de precisión o de investigación frente a la inmediatez.

Es decir, a nuestro humilde entender el periodismo profesional no debería competir en “quién informa antes”,  sino en “quién informa mejor“.

El periodismo ciudadano es complementario del profesional. Antes el reportero te buscaba a ti, ahora la red facilita que tú le encuentres. Se experimentó recientemente con el terremoto de Haití, las bombas de Boston o los atentados de Londres… El acceso es rápido para cualquiera, así que cualquiera puede ser valioso para elaborar mejor información. Pero no hay que confundirlos ni tiene por qué ser opuesto: el periodismo ciudadano es asistente del profesional. Por sí solo no es nada pero juntos, podemos ser muy poderosos.

¿Podemos afirmar que el periodismo ha emprendido el camino hacia su constitución como un bien común de código abierto? Y, si así fuera, ¿cómo y bajo qué formas lo está haciendo?